Ir al contenido principal

Definición de poesía... definición de poema.




Corre por ahí un chascarrillo que me parece absolutamente adecuado para definir los conceptos actuales de ‘Poesía’ y ‘poema’, veamos:

Una profe de Lengua y Literatura de 3º de ESO, durante una de sus clases, pregunta a sus alumnos sobre el tema que ha impartido durante la semana. Después de preguntar a varios alumnos, se acerca a Currito, un chiquillo de raza gitana, y le inquiere:
- A ver, Curro, defíneme la Poesía.
- ¡Ay!, señorita, llegaron a mi casa por la noche dando voces –que nos despertaron a todos– y lo pusieron todo patas arriba... se quedaron con las bolsinas de los polvos blancos, le dieron unos meneos a mi papa y se llevaron a mi hermano Joselito con las manos atás por detrás, mientras le pegaban con las porras...
- No, Curro, eso no es la Poesía... ay... te voy a dar otra oportunidad y a ver si la aprovechas... ¿Qué es el poema, Curro?
- El poema, señorita, es a ver cómo sacamos a mi hermano Joselito de la cárcel.

Es la hostia, ¿no? Jamás me había topado con unas definiciones tan bien adaptadas, tan preclaras, tan nítidas, tan gráficas, tan en su sitio... es que así es la poesía de ahora, coño, una retorta de confusión y lumpen, de no saber y de hacerse el sabio, de no tener, en fin, ni puñetera idea de lo que va la cosa, pero contestar con absoluto ‘conocimiento de causa’. Antológico, ¿a que sí?
•••


Y que me tiré a la calle corpusitarra para poner viñetas a mis palabras de ayer –que luego el personal dice que exagero–... y que se me cayeron las nalgas de tanta zorolada nazional/religiosa pagada con las pelas de todos –y en tiempos de crisis, que ya nos vale–. En el foro bejarriguense se mezclaban los santurrones con las beatas, los socialistas con los peperos, los guardiaciviles con los curitas integristas, los jefes de la guripa con los rebeldes pasaos de la plaza, los cantamañanas de flor en solapita y traje nuevo con las solteronas de puro secano, los turistas con los ancianitos mamamargaritos, los bejaranos ausentes con los probejaranos impotentes, los constructores con sus exobreros en paro... y los bares a tope, y las terrazas petaítas, y un pretendido izquierdero humillando a la bajopaliada con la bandera española, y flores colgadas por todas las esquinas, y saludos militares, y risas cómplices, y niños de comunión con caritas agotadas, y hombres y mujeres de musgo sudando como sevillanos en agosto...
¿Hasta dónde vamos a llegar, coño?... que el cura decía en alto sus kyrieseleisones mientras miraba al alcalde con cara de humillarle, que parecía como si tirase a dar.
Estoy harto de tanta gansada, de tanta fiesta sacra y de tanto negocio de falsos puros, de falsísimos castos y de tanta mascarita de buenas personas.
A la mierda.








Comentarios

  1. Mi querido poeta: qué bonito es que a veces tú también comprendas.
    La frivolidad no solo afecta a la Poesía, sino a muchos más aspectos de la actualidad. O tal vez es que (casi)cualquier cosa pasada nos parece mejor. Aunque lo más probable es que sea que el tiempo ejerce de filtro y lo banal se acaba olvidando... No estoy segura, yo no estoy segura de casi nada, poetartista, solo de que a veces tú también me pegas unos palos que me dejan planchada pero no debes darte ni cuenta... menos mal que ya te conozco y no me lo tomo muy en serio... sí, sí, qué bonito...
    Besas tardes, dear.

    ResponderEliminar
  2. Sobre el Corpus, las fotos lo dicen todo.
    Más besas.

    ResponderEliminar
  3. La foto del "Notario" es cojonuda.Pena no poder recrear su ascensión a los cielos,en plena calle y revestido de moho,sumun excellsius.

    ResponderEliminar
  4. Ehhhhhh, que ya estoy aquíí. Qué ratico más rico he pasado leyéndote, hasta parece que me has refrescado la noche (carajo, qué caló...!)
    Y que se casa tu-Youu, oleeeeee, pues que sea "pa bien"! y lo de tu maniquí es para mearse de risa ("noté tenso a mi maniquí..." jaaaaaaaaaaaaaaa, este hombre qué cosas tiene!).
    Ah, y que me gusta mucho eso de los colores de tus fotos, ¿a qué me recuerdan? ¿puede ser a Ouka Lele? no sé...
    Un besito, Sr. Comendador.

    ResponderEliminar
  5. Como dice Adu, las fotos lo dicen todo. Son las mismas, las de todos los años. Nada parece haber cambiado desde cuando yo figuraba allí de monaguillo. Me veo saliendo por la puerta de El Salvador, junto al palio… Quizás es que nada ha cambiado desde aquellos Corpus franquistas de Béjar hasta este Corpus democrático.
    De muy buena gana habría salido contigo y con Antonio a tomar un vino (aunque luego resultara fallido) y a hacer de voyeurs. Siempre te sale tu mejor vena cuando pintas esta Béjar procesional, rancia y clerical (recuerdo otra descripción tuya de la Semana Santa).
    ¡Cráneo privilegiado! No te pongas estupendo…

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …