Ir al contenido principal

Darte de Baja en un servicio Movistar...



Arranqué la mañana intentando dar de baja mi contrato Movistar de internet móvil, asunto que ya había acometido sin éxito el viernes pasado [y con el saldo de un cabreo que no veas]. Arranqué a las 9:30 a.m. con mi primera llamada al 609, que yo creo que me puso en contacto con algún país de Sudamérica desde el que me hablaba una chiquita atentísima [contra la que no tengo nada, pues reconocí enseguida su calidad de explotada por una compañía internacional ávida de beneficios fáciles]… me pidió la razón de mi llamada y el número de mi teléfono, no sin antes informarme de las últimas ofertas del sector… nada más que le dije la palabra ‘baja’, me indicó amablemente que debía derivarme a otra oficina, que esperase… música cañera para la espera [unos cinco minutos]… y esta vez me atiende un varón [también latino] que me llama por mi apellido y me vuelve a hacer las preguntas anteriores junto a la petición de mi número de carnet… se lo doy y me dice que no es asunto de su oficina y me debe pasar con otra oficina [siempre muy amable y esas cosas]… otra vez la misma música cañera y tres interrupciones del concierto heavy para explicarme que está intentando comunicar, pero que las líneas están ocupadas… fueron como 12 minutos de espera hasta que me dio la noticia de que era imposible la comunicación y que debía volver a llamar en otro momento. Le dije que si podía llamar gratuitamente desde un teléfono fijo, pues a mi móvil se le estaba agotando la batería, y me indicó que lo hiciera al 1485. Dije gracias y colgué.
Llamé a los diez minutos al 1485 y me atendió un contestador automático, no sin antes hacerme digerir un mensaje de dos minutos sobre la calidad de la compañía y que me iban a grabar la conversación… el contestador robotizado me indica que si el asunto es con un contrato Movistar que marque 1, y yo marco 1, y me dice que el número es equivocado, me da las gracias y cuelga la llamada sin más… vuelvo a intentarlo y esta vez me da paso al siguiente estadio de comunicación marcando el uno, indicándome que explique de forma breve mi consulta… yo digo: “dar de baja Internet móvil”… y el robot me contesta que no entiende mi respuesta y cuelga… yo me cisco en todo lo que se mueve y vuelvo a llamar dos veces a ese número con el mismo resultado –cambiando mi frase por las de "dar de baja una línea" y "dar de baja un teléfono"… soy incapaz de que me atienda una voz humana y real.
Cabreado, vuelvo a marcar desde el móvil, ahora enchufado al cargador, el 609, y sale otra chiquita latina –distinta de la anterior, y quizás desde otro país de las tierras pacíficas a las que iré pronto– y me vuelve a colocar el rollo publicitario y a pedirme los datos de las anteriores conversaciones… se los doy… y me contesta que no es cosa suya, que tiene que pasarme con otro departamento… otros cinco minutos de música cañera y vuelta a la voz masculina latina, que me repite las preguntas y me explica que no debo darme de baja, porque no será bueno para mí… yo me cabreo bastante y le digo que sea ágil y me tramite la baja, a lo que me contesta que no es su trabajo, que tiene que derivarme a otra oficina… otros diez minutos de músicas con interrupciones de mensajito de espera, hasta que vuelve la voz del tipo para decirme que no puede contactar con la oficina al caso, que llame más tarde.. y yo me cabreo y le hablo con mi voz más seria, le explico que estoy hasta los mismísimos cojones, pues ya son las 11:45 a.m. y empecé mis llamadas a las 9:30 a.m., que me dé su nombre y su identificador para que tramite una queja a la empresa y una denuncia formal a la Oficina de Atención al Usuario del Ministerio de Industria y a la Oficina de Atención al Ciudadano del Ministerio de Sanidad y Consumo [que ya venía yo informado de casa por si acaso]… y me dice que disculpe y que aguarde –sin darme su nombre ni su identificador, claro–… dos minutos de concierto y me atiende por fin una voz española femenina… me vuelve a pedir todos los datos e intenta disuadirme de mi voluntad de baja ofreciéndome, es la hostia, seguir con el contrato pagando 7 euros al mes en vez de los 68,44 euros que me vienen cobrando… entonces yo me cisco en todo lo que se mueve y le digo que son unos auténticos ladrones y que voy a elevar una queja a quién sea pertinente… la mujer intenta calmarme y me dice sin más que tramitará la baja, pero que para hacerla efectiva debo enviar una carta al apartado de correos de Movistar 151124, 28080 de Madrid, y que junto a ella debo incluir una fotocopia completa de mi DNI, el número de contrato y un texto breve explicando mis razones para la baja… pero lo mejor es que me explica que la dirección –que ella no me la había proporcionado– me la dictará un robot que solo la repetirá tres veces, y si no logro tomarla, deberé volver a iniciar el proceso llamando de nuevo al 609… yo me cabreo más y la mujer se despide mientras hablo del caballo de Espartero y del toro que mató a Manolete... tres minutos de concierto y aparece la voz del robot con la dire, que la tomo a la primera porque, todo hay que decirlo, estoy vivo y preparado para cualquier circunstancia [papel, boli, pluma, lápiz, más papel...].
Ya hice la puñetera carta y le sume mis fotocopias de carnet… y en un ratito echaré la carta al buzón de la oficina de Correos de Béjar.

Así que para cualquier usuario que quiera darse de baja de algún producto de Movistar, dejo aquí la clave para que no se cabree con montones de llamadas inútiles:

Envía una carta en la que figure el número de la línea que quieres dar de baja, tu nombre completo y una fotocopia de tu carnet por las dos caras, y todo con un breve texto argumentando las razones de tu decisión de baja, y lo envías a la dirección que sigue:

MOVISTAR
APT: 151124
28080 MADRID

Y en menos de 48 horas tu baja será efectiva… eso sí, quédate con copia por si tienes que reclamar.
Tampoco estaría mal que, aunque no te quieras dar de baja de un servicio, llames para hacerlo, pues te bajan el precio en cuanto subes la voz un poquito más de la cuenta.


Comentarios

  1. Perdona, pero aunque no debiera, no he tenido más remedio que reirme de tu situación grotesca que "es la de cualquiera de nosotros" que lo haya intentado antes...tienes razon, es alucinante lo de los robots telefónicos,tomaremos tus apuntes para intentar reducir el tiempo de espera en la gestión, o que nos reduzcan la tarifa, jejejeje.

    ResponderEliminar
  2. Frustrante, asfixiante... en algunas cosas creo que vamos "p´atrás" como los cangrejos...
    y sí, yo el jueves pasado también llamé a telefónica y me redujeron el precio justo-justo a la mitad, por un año, que tampoco está nada mal.
    (Este tema me pone de mala leche, grrrrrrr)

    Un besito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …