Ir al contenido principal

El dulce paso de la inevitabilidad



Me levanté esta mañana como queriendo ver nieve en el espacio que acota mi ventana, pero no, solo hacía un frío implacable y el cielo se mostraba de ese azul insultante que en primavera es puro gozo [no ahora, claro]… me duché como pude, que el jodido frío no me dejaba actuar con fluidez, y, ya con el albornoz puesto y apretado, me dio por pensar en las distintas formas de limitación que nos acucian cada día –unas que proceden de la imposiblidad, que es la peor manera de estar limitado en lo absoluto, y otras que proceden de nuestro proceso moral y del de los demás–. La imposibilidad, para mí, tiene como placebo a la incertidumbre, a ese plantearse tontas dudas como: “… ¿y si al final fuese inmortal?... porque, por lo que veo, hasta ahora solo se mueren los demás”… ya sabemos todos del absolutismo de la muerte, claro, pero no nos viene mal dudar alguna vez, como no nos viene mal tenerla presente en todo momento, ojo.
Así, contra la imposibilidad, y sobre todo contra las limitaciones, hay un concepto mágico que –a mí por lo menos– nos ayuda a seguir, y ese concepto no es otro que ‘la ilusión’, a la que podemos convertir en un estado de uso cuando no encontramos salida…
La ilusión es un proceso hacia el futuro, pues quien se ilusiona lo hace en base a que algo puede suceder y que propicie un cambio a mejor. No está mal, por tanto, atacar a las limitaciones a lo inexorable con una buena dosis de ilusión, coño, que para cuatro días que estamos…
Otra forma de ataque a lo que es o nos parece imposible es el olvido [peligroso siempre], que viene a cumplir de forma leve el papel de la muerte y que en algunas ocasionas puede propiciarnos un estupendo trampolín de salida hacia lo nuevo, hacia lo distinto… pero se debe constituir el olvido en materia de crecimiento, no en campo de decepción –en esta trampa caen muchos hombres, pues el olvido que camina junto a la decepción no es olvido verdadero, y mucho menos es un empuje hacia la positividad–, pues nos encontraríamos presos de la depresión [términos encontrados y curiosamente juguetones].
También podemos dejarnos deslizar por eso que se llama ‘la inevitabilidad’, dedicándonos a exaltar cada una de las cosas que nos son propicias y dejando que las inevitables sucedan sin más, a su jodida bola, como siempre lo hacen… este formato no es malo, pues no se gastan fuerzas en luchar contra lo que no se puede luchar [aunque no se debe abusar de la resignación].
El caso es que me vestí a toda velocidad, pues no está el tiempo para meterse en lentitudes, me embufandé y me tiré a la calle… inmediatamente me di cuenta de que el frío de hoy es una de esas circunstancias inevitables [también pasajera, claro], así que me ‘resigné’ y me escondí junto a la estufita a escribir esto… que no pasa nada si a mí no me pasa nada… o algo así.

Comentarios

  1. ¡Qué listurruca soy! ya lo tengo pensado... pero eso te lo diré si me los tocas jajajajajaja.
    Venga parriba corazón.
    Otro beso y ya son dos.

    ResponderEliminar
  2. ¿¿¿¿¿LF, estás bien?????

    Que sepas que este año sólo compré un décimo de lotería -ando desganaíta perdía- y que no me tocó. Sniff por el SBQ.... porque había prometido darle un pellizquito.

    Un besazo (y da señales de vida, leñe!)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …