Ir al contenido principal

Apuntes de lectura [notas de mi libreta desde el día 3 de diciembre de 2009]


No puedo negarlo, me encanta la estética de la derrota, pues en ella encuentro fertilidad y desde ella veo cierta luz de futuro.

Resistir es fundamental en este tiempo anodino, pero resulta muy difícil si no se sistematizan los modos de resistencia.

Saber el estado de tus ruinas te construye.

Todo lo suficiente siempre es escaso, pues adormece al hombre.

Cuando escribo, borro de mi cabeza.

Siempre juego a desinteresarme, por eso me interesan tantas cosas.

Os necesito para ser... y me molesta tanto.

Si mi poema no lo lee nadie... ¿es poema?

¿Quién hace el poema?... quien se emociona con él, claro.

¿Puede ser la poesía un arma de la lucha de clases?... ¡coño!, debe serlo.

Lo mejor de la poesía es que no encuentra mercado.

¿Cómo se debe ganar la vida un poeta?... siempre con otra cosa.

Me gusta pensar en la poesía como estimulación del otro.

Los poetas deben hablar más de la vida y menos de su novia.

Lo que me subyuga de la poesía es que me hace indagar en las facetas posibles e imposibles de cada cosa que miro.

El poema es rendición de mí y redención del otro... y viceversa.

Decir “soy poeta” es como decir “soy imbécil”.

Rechazar los valores establecidos ya es algo. Ponte a ello.

No existen expresiones nuevas... lo nuevo es ahora y ya está vencido.

El poeta debe buscar los espacios no ocupados para desocuparlos.

¿Poesía para llenar o para vaciar la vida?... cualquier opción vale siempre que se busque comprender.

Poesía para lo que me falta.

Lo excepcional siempre viene de la desdicha... es triste, pero es así.

Poesía para rechazar el mundo hecho [me quedo con el Burroughs que deseaba eliminar ‘la máquina’].

Poesía siempre contra la superficialidad.

Poesía para la insatisfacción.

Poesía más allá del jodido hedonismo.

Poesía para la desaparición del poeta [el poeta es el mal de la poesía].

Poesía espontánea para conocer los problemas humanos, para contarlos, para buscarles solución....

Poesía para darle en las narices a José María Castellet.

Poesía hasta que la Tierra del hombre sea de verdad redonda.

Que deje de importar el resultado y que vuelva el riesgo.

Poesía contra los administradores de la tristeza.

¿Qué es la nostalgia de lo que no se ha vivido? [pregunta que le hago a los jóvenes de ahora].

Quien no amenaza... no existe.

Los sistemas se hacen siempre con el veto de los poderosos... así no llegaremos nunca.

No es poesía aquello que genera desesperación, estimula represión y desalienta la libertad.

La poesía de hoy es una auténtica estafa histórica.

Vivimos en un sistema que castiga a sus víctimas... ¡de puta madre!

El capital pretende que el Tercer Mundo coma de aplausos y sonrisas [sonreirán cuando aplaudan en sus caras fofas].

Despreciamos a los pobres que nos dan de comer... esto tiene muy mala pinta. El valor está en quien siembra y recoge, no en quien se lo come.

El mal del hombre de hoy radica en despreciar la vida para adorar a las cosas.

Hemos pasado de ‘ganar el tiempo’ a ‘pasar el tiempo’. Mal asunto.

La sociedad de consumo tiene como objeto último consumir a sus individuos.

¿Qué sistema tendrán los dictadores para que los adore el pueblo?... de descubrirlo, podría utilizarse para vender poesía.

¿Es noble el sentido de la gratitud... o es interesado?

¿Por qué el poder siempre nos hace creer que es distraído?

Que los hombres mueran en África, en Latinoamérica o en Oriente Medio nos asegura el sueldo... lo malo es que nos deja en los bolsillos sucios rastros de sangre.

Me gustaría conocer los niveles de colesterol de los niños mineros del Perú.

Sigue sin aliviarme el tener trabajo... y mira que lo necesito.

Aprendí en el ejército que las banderas no se lavan nunca... ni se queman. Yo me ducho todos los días y estoy bastante quemado, pero me estoy escribiendo un himno.

Habría que haber llamado al hombre ‘paradojo’ en vez de ‘hombre’.

Los pobres, que antes eran fruto de las múltiples injusticias del mundo, ahora han pasado a serlo por ineficientes... la lengua tiene soluciones perfectas para el poder... y también excusas.

En la moral actual ya no se habla de justicia o injusticia... se habla de triunfo o fracaso.

Miraba en la tele una escena de terror en un país africano y solo se me ocurrió pensar... qué sitio más hermoso para vivir... ¿qué me está sucediendo?

Cuando los pobres se cansen de engullir promesas, quizás empiecen a comerse a los políticos enteros.

Encauzar es dar forma a algo que fluye... qué mala hostia.

Nadie le mira el culo a lo bueno... y todo acaba como acaba.

Comiendo moral termina uno estreñido.

Si el capitalismo origina siempre el fascismo... dime, ¿de qué cojones te ríes?


•••

Imprimir artículo

Comentarios

  1. Si escribir es vivir...
    La poesía es un orgasmo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Luis Felipe Comendador:
    Quiero decirte: ¡¡¡POETA!!!.
    Pero si prefieres te digo: ¡imbécil!.
    ¡¡¡POETA!!!
    ¡Resiste!.
    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  3. Hola Pipe. Vengo, leo, me divierto o te entiendo...depende del día que hayas o hayamos tenido.
    Hoy llego, despues de varios días y veo un blog recién salido de la pelu. Ha quedado chulo. Pero dime ¿Por qué me has castigado sin recreo? ¿estamos enfadados y no me he enteraoooooooo? ¿Cuándo me vas a descastigar?. Jo

    ¿No puede ser tan malo? ¿o sí?
    Jo, de nuevo.

    Bueno te dejo un beso tímido, porsi.

    ResponderEliminar
  4. Marina, lo siento, no te he castigado sin recreo, je... solo que al cambiar el template pierdo los artefactos y al recuperarlos se pierden cosas... ya está tu blog puesto de nuevo en su sitio.

    Un besote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …