Ir al contenido principal

Crac-catacrac...





Seamos sinceros, se cascan los segundos como nueces y oímos sin inquietarnos cada crac-catacrac y sabemos que el político tal no puede vivir como vive de una puta pensión y que encima es un cachocarne, un incapaz que no está formado para nada, que ni sirve para ser hijo de barbero o mantenidita... pero le ponemos a voto partido en el derecho a hacer con lo de todos... y todo se le vuelve plata y todo se le hace juntarse con otros de su medida y talla... así es la sociedad del ocaso, la última sociedad imposible dirigida por tórtolos a los que les huele el carnero a nido ajeno... crac-catacrac... la Gran Puta [y cito a Conrad Aiken] es orfebre y garrula, dicta los intereses que se queda y presta a los intereses que le salen de su coño opresivo, y sus efebos son lampiños, leporinos de nalga y no saben de piedad ni de problemas de otros... la Gran Puta [y sigo citando a Conrad Aiken, por si alguno se queja de que el término es poco literario] alimenta a sus memos herniados con migajas y se queda con todo mientras los viola a oscuras, bajo sus tendederos de billetes, sobre los mostradores y tras los cajeros automáticos... sabe de vinos viejos y afrutados, come manjares nubios y se deleita entre tetas novicias que el Estado le paga en esa bulla de dinero puesto para que nada se mueva un ápice, para que nada grite o cuente o quite... crac-catacrac... la puerca sin pestañas ni párpados [y mantengo la cita de Conrad Aiken, por si alguno se quisiera quejar en este punto de que me estoy tirando al barro] es quizás la peor criatura de todo este llorar... pues todo lo hace público a su antojo, juega al sesgo, arruina, pudre, mata a palabras y a imágenes, niega lo que no le produce beneficio mientras hace sus números de porno sucio sin que se entere Ágata [la pobre, perdida en sus colores y sus lavas]... crac-catacrac... y el resto es puro desván, y allí estamos nosotros, los hombres digeridos, sin saber ya llorar, porque hasta esa flexión nos han robado, como desamparados con los ojos abiertos [ya casi muertos todos], como descomponiéndonos despacio en el vacío eterno que nos han construido.
En ese camposanto del altillo aún hay alguien que quiere prestarle nueva voz a las palabras, alguien que dice a tientas que hay que empezar a usar los términos correctos con cada uno, que no hay vocabulario que no sea permitido si define... así el ladrón es ladrón y no político, el banquero es un hijo de puta y no un banquero, el massmediano es justamente el cerdo y no el periodistazo que presume... y nos llega la sal hasta la boca... decidlo en alto, fuerte, y sentiréis que aclaran las mucosas y el temor se evapora y empieza a despertarse algo en vosotros: “ladrón... cerdo... hijo de puta...”... y aparece la magia que amanece ese ‘algo está cambiando’ necesario para que todo comience a empezar de nuevo y de otra forma... notaréis como un trote aunque no quede pan en la despensa, veréis que las gaviotas ya no vuelan tan alto ni tan altas, sabréis que tienen huesos y que crujen, que comen en el fango peces muertos, que matan en los juncos a otras aves y que sus alas son como tijeras de podar, que huelen mal porque vienen de lo podre e inmundo... crac-catacrac... no esperemos más, coño, empecemos a llamar a cada uno por su nombre, en alto, fuerte, que hay tumbas para todos y no sería bonito que ocupasen las suyas sin que sepan a voces qué pensamos de ellos... dejemos de magullarnos las rodillas y de mantener doblado el espinazo, que hay que podar el césped para que crezca fuerte, que hay que poder volver a mirar al mar a los ojos con la cabeza alta, que las gaviotas son carroñeras y crueles y ambiciosas [sigo citando a Conrad Aiken], y esperan quitarnos de la boca cada pescado nuevo.

•••

Y unas imágenes de hace un ratito de mi ciudad congelada...

















•••

Sentencias del Ninja Savonarola [© lfcomendador]:

Comentarios

  1. Genial, todo genial jajaja, con la ventana emergente todo funciona jaja, bss.

    ResponderEliminar
  2. Ñooo¡¡ Cabreo habemus...
    Razones no faltan...
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…