Ir al contenido principal

¿A quién quiero yo?...


Mientras mi Guille sale del cole y pisa charcos, los controladores aéreos de AENA ganan de media por encima de 50.000 euros al mes, la OMS le ha hecho el caldo gordo a las farmacéuticas con lo de las vacunas porcineras, quiebra JAL [la primera aerolínea de Japón], Rato se garantiza seis años en la dirección de Caja Madrid y Holanda concluye que la guerra de Irak fue ilegal... pero a Guille todo esto le trae al fresco, pues él lo que quiere es pisar charcos o que nieve para deslizarse con su hermano por las cuestas que llevan a nuestra casa. A Guille le interesa eso y que le lleve algún cómic de Superlópez para leerlo en la cama antes de dormir o que su hermano quiera competir con él en ese juego de la PS2 que tanto le gusta... pero a Guille le encantaría ganar 50 euros al mes para gastarlos en sus cosinas, que no le pusieran vacunas ni inyecciones aunque lo mande la OMS, tener una flotilla de naves del Imperio para luchar contra el lado oscuro [de esas que se construyen con piecinas encajables de LEGO y no entran en quiebra], que Caja Madrid le de una camiseta para los Juegos Escolares [como el año pasado] y que, como mucho, las guerras sean espaciales y de robots [y en tres dimensiones, claro]... desea poco mi chico, además de que vayamos juntos todas las noches a tirar la basura al contenedor [entonces jugamos a pisarnos las sombras] o que miremos juntos la tele abrazadotes y metidinos en una manta para quitarnos el frío de estos días...
Para Guille el mundo está bien, aunque siempre dice que le faltan algunas cosas. Le molesta que en las pelis se den besos [se tapa siempre los ojos y se pone colorado] y menos que salga alguna tetilla desnuda y despistada [eso le perturba bastante] y que en los telediarios salgan muertos de atentados o niños del Tercer Mundo con caritas tristes [se le encienden los ojos de lágrimonas]... él quiere ser jefe de imprenta cuando sea mayor [eso si no le sale lo de piloto de avión o lo de dibujante de cómics], aunque a veces me cuenta que fliparía siendo probador de juegos para la Wii o para la DS... a veces se pone a dibujar de pronto, lleno de interés, con sus gafinas negras cayéndosele hacia la punta de la nariz, y yo me quedo extasiado mirando cómo da salida a su universo riquísimo con figuras realmente hermosas que nacen de su mano con verdadera pericia... siempre dibuja naves espaciales o robots supermetálicos de aleación ligera... y de pronto me dice... “papi, ¿me traes una galletina?”... y yo se la llevo en plan sorpresa y se alegra mientras se la come... entonces le pregunto... “¿a quién quiero yo?”... y él sonríe y contesta... “a Guillermo Comendador”.
A Guillermo le gusta ir al supermercado y escoger las galletas y los yogures para mí... yo hace tiempo que le di carta blanca en ese tema y siempre me sorprende, aunque debo decir que a veces trae cosas para mí que realmente son para él, sobre todo las golosás que llevan chocolate... le encanta que hagamos juntos experimentos culinarios [casi todos los hacemos con leche condensada] y se relame mientras me ve en pose científica echándole chorros de leche condensada a las mouses o a las delicias de queso fresco... yo le hago rabiar y pruebo antes que él mis experimentos... entonces me mira y me dice... “parrooooon, que me vas a dejar sin na”... y yo le pringo la nariz y le paso la golosería para que se aplique en ella... Guillermo solo quiere vivir feliz, aprender cosas que le gustan y sentirse querido por quienes formamos su entorno chiquinín, pero el mundo está en otra historia y no guarda sensibilidad para tonterías como la vida de los niños como mi Guille, al mundo solo le importa ganarlo para su causa estúpida, hacer de él un imbécil más, devorarlo y cepillarse su vida en constantes ganas de tener que le dejarán realizado como un insatisfecho más... el mundo quiere utilizarlo para que consuma y se consuma, para que no intente realizar sus sueños con emoción y su historia se quede solo en querer tener y en creer que no va a morir nunca... yo intento enseñarle algún camino que le pueda servir un día de vía de escape, pero me da rabia, porque no sé si sé qué debo enseñarle... y Gui me mira detrás de sus gafas negras con gesto interrogativo y me dice... “tranqui, parron, que estoy pensando en ser tenista y te compro un coche rojo y nos vamos p’ahí los dos juntinos, como cuando estuvimos en Huelva, ¿te acuerdas, parron?, en el faro, que tú salías a leer al balcón del hotel y yo me reía desde el balcón de la otra habi... jo, qué bien nos lo pasamos... allí vamos a ir con el cochote rojo... o con el Jeep, que es más chulo, y así vamos antes, parron, que lo de ser tenista, no sé yo, ¿eh?... además, tengo la hucha de la yaya a rebosar, si yo creo que ya hay dinero hasta para el coche ese..”... y le engancho por la tripina y lo levanto como un fardo, que el tío pesa lo suyo, y le beso hasta que se mediomosquea y le hago cosquillinas...
Yo creo que merece la pena cabrearse y luchar, ¿o no?


•••

Imprimir artículo

Comentarios

  1. Buenas tardes, Luis Felipe Comendador:

    ¡Qué bonito!.

    Saludos. Gelu

    ResponderEliminar
  2. Oiga, que escribir así bonito del niño de uno es maravilloso. Que estas líneas deberían ser de obligada lectura para muchos padres. Que se me escapan lagrimillas y lo mismo va a ser del frío de la estepa mesetaria. Y que leñe, que el mundo es de esos loquitos y a ver como se lo dejamos. Que se merecen mucho y más y a veces no lo sabemos ver.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Felipe, este texto es realmente hermoso. Guillermo puede estar bien orgulloso de su padre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Nos enseñaron a ser hijos...
    Nadie nos enseña a ser padres.
    Tierno y acido trabajo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Me he emocionado, oiga...que bonito escribe usted.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …