Ir al contenido principal

Los avisos bancarios...



:: viernes, 12 de marzo ::

No niego que estoy algo irascible últimamente –tengo montones de razones para estarlo–, pero hay gotitas que colman vasos y cabrean... el viernes pasado me llamaron de La Caixa para decirme que no había saldo suficiente para pagar el recibo de uno de los créditos de la imprenta... yo contesté que pasaría por allí a poner la cuenta al día en cuanto pudiese, y que si no podía el mismo viernes, lo haría el lunes [debo explicar que lo que había que ingresar ascendía a 167 euros de nada]... la cosa es que hasta el martes por la mañana, a primera hora, no tuve tiempo para acercarme hasta la oficina de LC [que ando muy apretado con algunos trabajos de diseño y confié en que mi amigo del alma, que es dire de esa oficina, no haría saltar alarma alguna por mi corto retraso]. Como digo, apoquiné el martes a primera hora y me volví tranquilito a mi curro. Bien, pues hoy, viernes, recibo dos cartas en mi domicilio particular, una a mi nombre y otra al nombre de Ángeles, intentando acojonarnos como avalistas de ese crédito por haber dejado impagado ese recibo a su vencimiento [repito que ya estaba pagado el martes]... llego a la imprenta y hay otra carta en los mismos términos a nombre de la sociedad... y mi socio me dice que ha recibido otras dos, una a su nombre y otra al de su esposa –que también son avalistas–, con el mismo amenazante contenido... y me cabreo un montón, me cisco en LC y en todo el puto sistema bancario... sobre todo cuando explico que ese crédito procede de una cuenta de crédito anterior que LC se negó a renovar en su día, obligándonos a transformarla en un crédito con esa historia del no poder hacer otra cosa que poner la pasta de golpe o aceptar sus condiciones, con esa mierda adherida de tener que hacer un seguro [no es obligatorio, te dicen siempre... pero te obligan a hacerlo], con unos intereses poco competitivos y nada parecidos al euríbor del día.
Los bancos y cajas son una mierda pinchá en un palo [todo a pesar de que en ellos trabajen como sicarios algunos amigos grandes, de siempre y míos... amigos que se tuercen a veces y a días]... se dedican a lincharnos y a acojonar a nuestras familias por cuatro putos euros [es más, estoy seguro de que nos van a cobrar las cinco cartas enviadas y la jodida llamada del viernes], no nos dan trabajo [todo lo hacen en sus imprentonas y con sus equipazos de diseño... y seguro que explotando al personal], le quitan curro a muchos de sus clientes autónomos vendiendo de todo lo imaginado... vajillas, cámaras fotográficas, ordenadores, juegos de toallas, marcos digitales, impresoras, televisiones de pantalla plana... y fomentan que sus empleados te den palmaditas en la espalda [‘puñaladas’, diría yo] cuando te ven por la calle.
Así que hoy, a pesar de mi amigo grande y de siempre con mando en plaza, me cago en las putas madres de todos los banqueros [a algunos bancarios sumisos también les toca], en sus consejeros de administración, en sus cargos intermedios... y me limpio el culo con sus corbatas horteras y con la puta gomina que se ponen en el pelo... son la casta más rastrera de todo el conjunto social, la más sucia, la más pérfida y la más dañina... peor que las ratas.
Debieran aprender de una vez que un hombre no está hecho de frío papel moneda, que el humanismo se gesta en el cuidado de los sentimientos propios y ajenos, que existe una palabra que ellos aún no conocen y que se escribe así: ‘dignidad’, que cada hombre nace y muere [ellos han de morir también, y les va a joder quizás algo más que a mí el desaparecer], que la confianza es la mejor apuesta para hacer negocios decentes [yo jamás les he fallado... ¡jamás!... y se han llevado buenas cantidades de mi bolsillo, en comisiones, en mis casi treinta años de autónomo... y ahora me envían estas cartitas de aviso... ¡cabrones!]... y las buenas maneras.
Estamos en una dinámica en la que nos quieren hacer creer que son omnipotentes, que son los únicos capaces de manejar el mundo y hacer que funcione... y el vulgo se lo cree, se acojona ante ellos, los teme y los respeta, entra por cada aro que ellos montan sin rechistar... pero todo se acaba... todo.

•••
:: hoy, a las 18:36 horas ::

Llevo el fin de semana en una vorágine pintora para quitarme el mal rollo enterito de mi calidad de fracasado empresarial... he pillado un cuaderno de actas antiguo que me regaló Antonio Gómez y me he puesto a dibujar mujeres con esa gula de quien se las quisiera comer enteras... y a todas las estoy acompañando con textos desatados, procaces, burros... me encanta hacer estas cosas cuando estoy en tensión y a puntito de estallar... dejar que la mano corra a su bola y se libere de toda la mierda contenida, de la presión de los bancos y las instituciones cobradoras, de los clientes rijosos que quieren humillarte porque no tienes salida... en fin... dejo aquí unas deformaciones informáticas del cuaderno, pues aún no quiero mostrarlo en su dimensión real, ya que pienso reintervenir en las páginas ya realizadas...
Oye, que me sienta bien hacer estas cosas, eh.














Comentarios

  1. Sugiero tímidamente: ¿por qué no tuneas las jodías cartitas de La Caixa con unas cuantas barbaridades y se las devuelves con mucho cariño?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Molan mazo las macizas! Un beso morillejo.

    ResponderEliminar
  3. No hay forma de no cabrearse con este tipo de gente, si se le puede decir gente a esta mierda de seres humanos, los que trabajan allí por ser cómplices, escondiendo su responsabilidad detrás de la necesidad de trabajar pero no sirve para nada, por otro lado, están los infelices dueños de esos bancos, hijos de una gran puta que solo viven para ser usureros y joder a la gente, y después estamos nosotros que jugamos sus juegos, pero hay que ser idiotas para seguirles el juego (decir que esas son las reglas del sistema y no se puede vivir por fuera, no es suficiente) no podemos seguir quejándonos por esto y seguirles la onda, es de enfermos (si, ya se, estamos bastantes enfermos).

    No te olvides que esta gente debe cientos de miles de millones de dólares y los gobiernos les prestan plata con nuestros impuestos, es decir, les pagamos dos veces por arruinarnos, por robarnos. Somos realmente enfermos, idiotas, retrasados mentales.

    Me dan asco, yo te digo que juntes las cartas documento y se las devuelvas, con una carta tuya diciendo que el pago se efectuó el martes, que te cobren los intereses pero antes devuelvan toda la plata que se llevaron por usura y desperdiciaron en negociados que solo sirvieron para que sus poderosos dueños siguieran arruinando al pueblo.

    Espero pase la calentura.

    Un abrazo.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  4. Comparto el sentimiento e identico asco, ya que estoy viviendo una situacion muy parecida con bancos, cuentas corrientes y tarjetas de credito, de las cuales ya no me queda ni una activa y estoy pagando miles solo en intereses de deudas.Lo unico, como no puedo canalizar mi ira tan artisticamente, me dediqué a crear un supercop ultraviolento que me ayuda con la gastritis mejor que el pantoprazol.Besos mil.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…