Ir al contenido principal

Perros abandonados, algún no y una hermosa sorpresa de Sonia y Pepe que se llama Eila



La calle se va poblando de perros con mirada de perro, perros tristes que hace nada tuvieron su collarito al cuello y un cuenco de comida a las horas de siempre, perros abandonados por tipos que no tienen conciencia ni saben asumir responsabilidades... hay uno de color canela frente a la imprenta que está desconsolado y busca con los ojos una caricia y algo que echarse a la boca... hace unos días le di un par de galletas que había en mi oficina y ahora se conoce mis horas de salida y me espera tumbado en la acera de enfrente para que le dé algo de comida... y me da tristeza, pero no puedo tener un perro, no sabría tener un perro entre las cuatro paredes donde habito... mirándole a los ojos adivino sin dificultad alguna su tremendo drama... nacido entre algodones, cuidado y enseñado con paciencia, siempre fiel a su dueño... y ha sido abandonado en un absurdo acto traicionero, dejado a un destino de calle que no promete mucho... me da rabia.
Tomamos de la trama natural a sus criaturas, las sacamos por puro capricho de contexto y las convertimos en seres inútiles que ya no pertenecen a su medio... escuchaba hace un momento por la tele al director de la reserva natural de Doñana y me quedé medio atontado en mi silla... hablaba de un plan director del agua que aplicar en la reserva, un plan de control del extrarradio de la zona protegida que ha requerido un estudio profundo del entorno por un grupo de científicos que ha durado varios años... hablaba el tipo de un plan de recuperación de la calidad del agua que tendría su final en unos veinte años de acción correcta en los cauces... ¿y para eso tanto estudio y tanto científico pensante, tanto plan director y tantas hostias que, seguro, habrán dejado una buena cantidad de eurillos en los bolsillos de los estudiosos... y la seguirán dejando?... si un río se recupera solo si le dejan tranquilo y a su bola... y quizás lo haga en un tiempo cortito por su naturaleza cambiante... somos la hostia [los hombres] en nuestro afán centrípeto, hasta el punto de ‘ordenar’ territorios y cauces con líneas sobre planos, hasta el punto cabrón de configurar usos por parcelas y jugar al absurdo del esto es mío o tuyo, sin pensar, por supuesto, que intentamos tomar posesión de algo que nos posee a nosotros sin saberlo... ¿un plan director?... ¡qué bueno!, algo que estaba antes de nosotros y que seguirá estando cuando ya no seamos... y no somos conscientes de que solo se posee lo que se puede matar o destruir [siempre, claro, desde el punto de vista del hombre], que solo puede ser nuestro lo que somos capaces de gastar o de agotar... ¿transforma el hombre a la Naturaleza o es la Naturaleza la que transforma al hombre?... si nuestro poder es un verdadero absurdo, si nuestra capacidad de sobrevivir es mínima, si dependemos de un grimio margen de tres grados en nuestro cuerpo para dejar de ser o seguir siendo... nuestra capacidad de dañar a la Naturaleza es ínfima, pero su potencial destructor hacia nuestra especie es infinito... y, sin embargo, dala que dale en el empeño de poseer el mundo... el hombre es un lobo para el hombre, solo eso... y cuando seamos capaces de entenderlo, puede que empiecen a cambiar muchas cosas...
Y que me acerqué hasta mi banco para pedir algo de pasta a crédito con el fin de sanear un poco la tesorería de mi mundo irreal/real... el tipo que allí reina es un colega de siempre, desde chiquitillos, y puedo decir en alto que lo tengo por uno de mis más grandes amigos... enseguida me puso carita de carnero degollao para negarme el crédito y se deshizo en excusas [no se me oculta que, si por él fuera, tendría acceso a ese dinero, aunque fuese en condiciones leoninas] para que no me cabrease como un mandril [que yo ya no me cabreo por estas cosas]... y que me fui de allí con la sensación de que mi amigo es más esclavo que yo, aunque gana mucho más dinero, un esclavo triste de vida cómoda y casi acabada [rematada, hecha]... y del ‘no’ con excusas a una comida de trabajo con gente importante de la comunidad para cerrar proyectos que darán trabajo a personas tangibles que lo necesitan, para revisar el estado de unas cuentas que tienden a mermar como jerseys antiguos mal lavados... y allí un resumen del mundo entre gente que vive bastante bien y, desde su existencia sin problemas, una mirada al mundo que se cae con ojos de a mí no va a pillarme... no saben lo equivocados que están, encebollados en proyectos, avales y justificaciones de gastos... viven en una nube que va a deshacerse bien prontito... pero hice mi trabajo en ese decorado [consistía tan solo en estar] mientras me olvidaba del ‘no’ cabrón de mi colega... y de camino a casa, una señora hablaba por la radio de que su hijo, que es catedrático en una universidad, no va a poder llevar a su nieto a estudiar arquitectura porque le van a quitar 180 euros de la nómina por el ‘sinvergüenza de Zapatero’... para flipar en colorines... tener que escuchar a esta altura de la milonga, cuando el que suscribe va ya casi para los dos añitos de crisis gorda, a la madre de un tipo al que le van a quitar 180 euracos en unas semanas y por primera vez [lo que implica que pasará de los tres mil al mes], a la madre de un tipo con un trabajo asegurado de por vida... así es la mierda solidaria del hombre que solo piensa en sí mismo, quejándose porque le van a detraer 180 miserables euros de los más de tres mil que se mete al mes en sus alforjas... no te digo...
Y que me escondí un ratito en mi estudio y estuve leyendo un poquitillo de “Haiku. The poetic key to Japan”, de Mutsuo Takahashi, Hakudo Inoue y Kayuza Takaoka... me lo paso estupendo intentando volcar del inglés al castellano –con un traductor de internet– esos rizos orientales de palabras... salen sorpresas hermosas que nada tienen que ver con los haikus originales y que me sirven para intentar nuevos poemas traídos de esos azares traductores... oye, y que abro el correo y me llega la felicidad... Sonia y Pepe, de los que no sabía nada desde hace unos cuantos meses, me envían las fotos de su cachorrilla Eila recién nacida... un amor seguro para este par de personas enormes y enteritas, unos tipos a los que quiero un montón y a los que vi crecer como pareja hermosa desde los primeros tiempos solidarios de nuestro MPDL particular, dos pedazos de pan, buena gente donde la haya, luchadores, trabajadores constantes y con una mirada al mundo envidiable... ahora me doy cuenta de que nunca he tenido palabras para Sonia y Pepe, quizás porque mi sensación al decir siempre iba a quedarse corta. Os quiero mucho, amigos... y también admiro vuestro estar en el mundo y esa mirada generosa –nada práctica– que siempre tenéis hacia los demás. Espero que Eila os colme y os llene de esa felicidad que merecen los justos, los verdaderamente solidarios, los buenos sobre todas las cosas... mi abrazo fuerte, amigos.



•••

Realidad poética (trailer) from ariel luque on Vimeo.


Os dejo este trailer del corto del director argentino Ariel Luque, en el que he participado con mis poemas y la voz en off... un verdadero placer trabajar con Ariel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…