Ir al contenido principal

Perros abandonados, algún no y una hermosa sorpresa de Sonia y Pepe que se llama Eila



La calle se va poblando de perros con mirada de perro, perros tristes que hace nada tuvieron su collarito al cuello y un cuenco de comida a las horas de siempre, perros abandonados por tipos que no tienen conciencia ni saben asumir responsabilidades... hay uno de color canela frente a la imprenta que está desconsolado y busca con los ojos una caricia y algo que echarse a la boca... hace unos días le di un par de galletas que había en mi oficina y ahora se conoce mis horas de salida y me espera tumbado en la acera de enfrente para que le dé algo de comida... y me da tristeza, pero no puedo tener un perro, no sabría tener un perro entre las cuatro paredes donde habito... mirándole a los ojos adivino sin dificultad alguna su tremendo drama... nacido entre algodones, cuidado y enseñado con paciencia, siempre fiel a su dueño... y ha sido abandonado en un absurdo acto traicionero, dejado a un destino de calle que no promete mucho... me da rabia.
Tomamos de la trama natural a sus criaturas, las sacamos por puro capricho de contexto y las convertimos en seres inútiles que ya no pertenecen a su medio... escuchaba hace un momento por la tele al director de la reserva natural de Doñana y me quedé medio atontado en mi silla... hablaba de un plan director del agua que aplicar en la reserva, un plan de control del extrarradio de la zona protegida que ha requerido un estudio profundo del entorno por un grupo de científicos que ha durado varios años... hablaba el tipo de un plan de recuperación de la calidad del agua que tendría su final en unos veinte años de acción correcta en los cauces... ¿y para eso tanto estudio y tanto científico pensante, tanto plan director y tantas hostias que, seguro, habrán dejado una buena cantidad de eurillos en los bolsillos de los estudiosos... y la seguirán dejando?... si un río se recupera solo si le dejan tranquilo y a su bola... y quizás lo haga en un tiempo cortito por su naturaleza cambiante... somos la hostia [los hombres] en nuestro afán centrípeto, hasta el punto de ‘ordenar’ territorios y cauces con líneas sobre planos, hasta el punto cabrón de configurar usos por parcelas y jugar al absurdo del esto es mío o tuyo, sin pensar, por supuesto, que intentamos tomar posesión de algo que nos posee a nosotros sin saberlo... ¿un plan director?... ¡qué bueno!, algo que estaba antes de nosotros y que seguirá estando cuando ya no seamos... y no somos conscientes de que solo se posee lo que se puede matar o destruir [siempre, claro, desde el punto de vista del hombre], que solo puede ser nuestro lo que somos capaces de gastar o de agotar... ¿transforma el hombre a la Naturaleza o es la Naturaleza la que transforma al hombre?... si nuestro poder es un verdadero absurdo, si nuestra capacidad de sobrevivir es mínima, si dependemos de un grimio margen de tres grados en nuestro cuerpo para dejar de ser o seguir siendo... nuestra capacidad de dañar a la Naturaleza es ínfima, pero su potencial destructor hacia nuestra especie es infinito... y, sin embargo, dala que dale en el empeño de poseer el mundo... el hombre es un lobo para el hombre, solo eso... y cuando seamos capaces de entenderlo, puede que empiecen a cambiar muchas cosas...
Y que me acerqué hasta mi banco para pedir algo de pasta a crédito con el fin de sanear un poco la tesorería de mi mundo irreal/real... el tipo que allí reina es un colega de siempre, desde chiquitillos, y puedo decir en alto que lo tengo por uno de mis más grandes amigos... enseguida me puso carita de carnero degollao para negarme el crédito y se deshizo en excusas [no se me oculta que, si por él fuera, tendría acceso a ese dinero, aunque fuese en condiciones leoninas] para que no me cabrease como un mandril [que yo ya no me cabreo por estas cosas]... y que me fui de allí con la sensación de que mi amigo es más esclavo que yo, aunque gana mucho más dinero, un esclavo triste de vida cómoda y casi acabada [rematada, hecha]... y del ‘no’ con excusas a una comida de trabajo con gente importante de la comunidad para cerrar proyectos que darán trabajo a personas tangibles que lo necesitan, para revisar el estado de unas cuentas que tienden a mermar como jerseys antiguos mal lavados... y allí un resumen del mundo entre gente que vive bastante bien y, desde su existencia sin problemas, una mirada al mundo que se cae con ojos de a mí no va a pillarme... no saben lo equivocados que están, encebollados en proyectos, avales y justificaciones de gastos... viven en una nube que va a deshacerse bien prontito... pero hice mi trabajo en ese decorado [consistía tan solo en estar] mientras me olvidaba del ‘no’ cabrón de mi colega... y de camino a casa, una señora hablaba por la radio de que su hijo, que es catedrático en una universidad, no va a poder llevar a su nieto a estudiar arquitectura porque le van a quitar 180 euros de la nómina por el ‘sinvergüenza de Zapatero’... para flipar en colorines... tener que escuchar a esta altura de la milonga, cuando el que suscribe va ya casi para los dos añitos de crisis gorda, a la madre de un tipo al que le van a quitar 180 euracos en unas semanas y por primera vez [lo que implica que pasará de los tres mil al mes], a la madre de un tipo con un trabajo asegurado de por vida... así es la mierda solidaria del hombre que solo piensa en sí mismo, quejándose porque le van a detraer 180 miserables euros de los más de tres mil que se mete al mes en sus alforjas... no te digo...
Y que me escondí un ratito en mi estudio y estuve leyendo un poquitillo de “Haiku. The poetic key to Japan”, de Mutsuo Takahashi, Hakudo Inoue y Kayuza Takaoka... me lo paso estupendo intentando volcar del inglés al castellano –con un traductor de internet– esos rizos orientales de palabras... salen sorpresas hermosas que nada tienen que ver con los haikus originales y que me sirven para intentar nuevos poemas traídos de esos azares traductores... oye, y que abro el correo y me llega la felicidad... Sonia y Pepe, de los que no sabía nada desde hace unos cuantos meses, me envían las fotos de su cachorrilla Eila recién nacida... un amor seguro para este par de personas enormes y enteritas, unos tipos a los que quiero un montón y a los que vi crecer como pareja hermosa desde los primeros tiempos solidarios de nuestro MPDL particular, dos pedazos de pan, buena gente donde la haya, luchadores, trabajadores constantes y con una mirada al mundo envidiable... ahora me doy cuenta de que nunca he tenido palabras para Sonia y Pepe, quizás porque mi sensación al decir siempre iba a quedarse corta. Os quiero mucho, amigos... y también admiro vuestro estar en el mundo y esa mirada generosa –nada práctica– que siempre tenéis hacia los demás. Espero que Eila os colme y os llene de esa felicidad que merecen los justos, los verdaderamente solidarios, los buenos sobre todas las cosas... mi abrazo fuerte, amigos.



•••

Realidad poética (trailer) from ariel luque on Vimeo.


Os dejo este trailer del corto del director argentino Ariel Luque, en el que he participado con mis poemas y la voz en off... un verdadero placer trabajar con Ariel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …