Ir al contenido principal

Que el más allá es justo el minuto que viene...


¿Una endoscopia?... mal comienzo para una buena relación médico/paciente... que te pongan mirando a La Meca y el plástico penetre como un bárbaro por donde se supone que anida la vergüenza y se pierde el orgullo... no es la mejor solución para una nada, y menos para un todo.
Yo siempre pienso en parámetros de hombre en extensión, con sus signos tranquilos de vejez y sus percentiles... la esperanza de vida digna, el final de la posibilidad reproductiva, el descenso físico notorio, la baja de las capacidades [visual, auditiva, sensitiva...]... hasta el punto de que he llegado a la conclusión de que cada día que pasa, desde que cumplí cincuenta tacos, es un hermoso regalo que debo disfrutar y no sufrir... por eso no entiendo esa manía de endoscopizarnos y colonoscopizarnos que tienen los galenos, ni esas preguntas que dejan caer a lo tonto, con las gafas columpiándose en la nariz... “¿tiene usted algún pariente que haya padecido cáncer?”... “pues claro, hijo de puta, como casi todo el mundo... y tengo cientos de miles de parientes que han muerto, algunos hasta sin padecer enfermedad alguna... ¿o las armas de fuego son una enfermedad?”... y el tipo te mira perplejo, se siente insultado y pone carita de estar molesto... “yo no le he dicho...”, contesta... “no me ha dicho, pero ha sembrado dudas, que es peor”. Y uno, que pasa de esa galenitis crónica que es un verdadero drama de nuestro tiempo humano, le contesta al fulano con bata que recete específico a voleo, como se ha hecho siempre, y que pase de mingadas que hacen que a uno se le apriete el culo... “deme algo que me ponga aceptable en unos días, y olvídese, por favor, de mi futuro... y sonría, coño, sonríame y hágame salir de aquí con la ilusión de que lo que tengo es despreciable, que esa es labor ancestral de chamanes y de médicos de cabecera...”.
¿Que te vas a morir?... pues claro, coño... aquí te vas a quedar, no te digo... que la muerte es norma, y norma inexorable, y que lo que a mí me interesa es pasar el tiempo con las menos molestias posibles y sin estar todo el puto día atento a mi salud... ya digo... de los cincuenta hasta aquí, cada día un regalo hermoso... y, encima, con esa cosita chula de que cada jornada me importa un poco menos la economía, el mercado, la política, los funcionarios y los agentes de seguros... que sé que no pasa nada si a mí no me pasa nada y que el mundo se acaba solamente si yo me acabo... y que es mejor un buen polvo que una jodida endoscopia... y que uno pilla enfermedades sobre todo porque cumple años... y que hay que dejar que el cuerpo modere o se acabe sin ponerle demasiados impedimentos para lo uno y para lo otro... que cuando toque, pues que toque, coño, y ya está... qué le vamos a hacer... pero que nadie se empeñe en amargar días pendientes que no deben ser amargos, y menos metiendo mieditis galénico... que para eso ya están los curas, para ponerlo todo negro y hablar constantemente de sacrificio, martirio y muerte... que el más allá es justo el minuto que viene, y lo mejor es bebérselo.

Comentarios

  1. Jo. ¡Ja! Yo llevo 3 litros y medio bebidos en esta tarde. Y el medio ese que me queda se lo voy a meter a él por ahí. Mañana me sodomizan a las 9. Ja. Estoy contigo. Y con Montaigne cuando decí aalgo así: "La muerte natural es la que sucede a lo largo de la vida ;-)... lo natural es morirse de una enfermedad, de un accidente... Lo antinatural es durar hasta que ya no eres capaz de razonar, de vivir o de dejar vivir".

    Enigüey, pide que te seden. Que a pelo es una jodienda chunga. Y si no te sedan... niégate a firmar el consentimiento.

    Besísimos.

    ResponderEliminar
  2. A mí no me pillan, jeje... suerte emasculante, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo,,,,hasta la muerte jajajaja, un post inteligente y simpático.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  4. Pues yo, si no hubiera sido por una endoscopia, quizás no estuviera disfrutando de este minuto, que en otro tiempo fue futuro.
    Eso sí, siempre con sedación, si no, no te dejes pillar.
    Besos

    PS: No recordaba que eras del Barça.
    Que digo que algún defecto tenías que tener. Jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Si ser del Barça es mi defecto...
    ¡pardiez!, debo ser perfecto.

    Un beso, Sindita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…