Ir al contenido principal

Canillas al aire...


Se nos echó encima el calor como una losa itinerante y puñetera... y me calcé las chanclas como un fakir. Mis pies salieron lívidos del trance hasta la calle, casi enfermos de purito palor... y el tipo de la mercería me miraba con ojos gansos desde su statu de calcetines negros y zapatos de lengüeta, que yo creo que su media sonrisa nadaba entre el sarcasmo y la envidia [una mezcla rara de cojones]... y otra vez el clap-clap como banda sonora allá donde vaya, el sudor en la contra de los hombros y hasta en las ingles mismas, las canillas medio golosas de sol con sus heridonas antiguas, la desgana de hacer y deshacer, el pelo sucio a la justa hora de haber salido del agua, el dormir a pelo sobre la sábana bajera... y esa mirada de verano tan descuidera y feromónica...
Y que llegó mi negro también con sus chancletas y nos hicimos una fotino junto a Paco enseñando perneta [los blancos somos cuarto y mitad, a lo que se ve en la imagen]... y que volverán las noches de Coke con hielo al raso, la música en la calle a pesar de los morcillones con crisis, el crack de los polos de hielo, el bañete a las cinco y unas cañitas luego... ese pensarnos purita Sodoma entre short’s y corpiños, entre los nalgamentos estacionales y las despechonalizaciones estivales...
No me gusta el verano, sobre todo porque pierdo concentración y me desinflo... aunque sí me gusta el verano si recupero algún texto de Faulkner junto a un blues perdulario de algún viejo bluesero que hace años que es malvas y murciélagos.
Tumbarme es lo mejor en estos grados... y también turbarme... tumbarme ‘bocarriba‘ e imaginarme muerto, leyendo algún tebeo o buscando un poema de calor que se sostenga en términos como zinc, gato, fuego, sofoco, blando, huerto, flotando, inapetente, absurdo, nocherniego... y blindarme en el hielo de un café solo en vaso o dejarme llevar hasta ese lugar neto que no existirá nunca, el lugar donde crezco...
Y otra vez todo es fiebre de islas, manos ciertas y sábanas...
Dos cuerpos apretados exprimen su sudor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…