Ir al contenido principal

Savonarólica tecnochacinera



Diario de un Savonarola, 2 de junio de 2010-06-02

Ando de Tecnochacinera, hecho un tocinote con chaquetita de mediovestir y pantalones de tela azul marino recién planchados… todo un panorama visual para no perdérselo… aunque la verdad es que paso bastante desapercibido, pues el ganao que por aquí pasa es variopinto [sobre todo pinto]…
Ayer quedamos en que había que vestirse de romano para la inauguración [a cargo del Presidente de la Junta y de la Presidenta de la Diputación de Salamanca], pero mis colegas se presentaron de chichiná… Pablo, con una camisina de gasa blanca a lo ibicenco bejarano, y Ricardito con americana ajustada que abrochada le marca culete… unos traidores donde los haya… en fin, que aquí ando poniendo carita de carnero degollao cuando llega algún fulano a preguntarme por los productos que comercializamos.
Arranqué la mañana haciendo unas tarjetas propias de urgencia [se me había olvidado que necesitaba tarjetas, fíjate tú] y, luego, a cuarenta en la furgona para poner unos vinilos que me habían contratado en un stand… y a sudar, coño, que a los diez minutillos ya tenía tortillas grandes en la axilera… lo que me dejó impedidito para quitarme la chaqueta en un buen rato… en fin.
La mañana transcurrió bastante tranquila con el asuntillo de las autoridades que, por cierto, se saltaron pasar por el pabellón donde tenemos nuestro stand y fueron directamente a la manduca/lunch que tenía preparada la organización… ya se sabe… los políticos, como siempre… y cansados de esperar a que pasase el presi para hacerle una foto con nuestra marca al fondo [bobás de standeros], nos fuimos a comer a eso de las tres y media… el bareto era algo caótico por eso de que estaban atendiendo a la vez el luncheo, la barra y el comedor, y tardaron en servirnos un buen ratote [el cocinero es colega y terminó resarciéndonos con unas alubias riquísimas, revueltito de setas, carne, lubina y un postrecete… y un montón de azafatonas comiendo al lado que terminaron siendo el barullo de los coleguetas vendedoreros y la pura risión de los que allí reponíamos fuerzas.
Y que la tarde se nos metió en un calor cabrón, pero el paso de clientes por nuestro stand fue aminorando la sensación de ahogo y como que medio se me alegró la pajarita al percibir que hay opciones nítidas de negocio.
Así que contento.
Y en los ratitos de ocio, mientras escuchaba a Dayna Kurtz [explico que la musiquita de la feria la he grabado yo de mi colección de música preferida], me daba por pensar en el azar que termina siendo esto de los negocios… hay que ver la cantidad de chorraditas que se inventan y se comercializan… suelos rasposos que no levantan polvo, cerdos y jamones de plástico, bolsones mochileros para chorizos y jamones , cuerdas trenzadas… y que también hice algunas fotinas y me entretuve en tunearlas con mi portátil para matar el tiempo.
Me queda hasta el fin de semana [incluido].






Comentarios

  1. Luis Felipe, pero ahora en qué andas metido??

    (Hay que joerse con este hombre, si es que... cómo no le voy a admirar, leches!, si saca fuerzas -y las transmite- por to´los poritos de la piel... cago en la mar!!)

    Un beso grande-grande.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco he entendido muy bien qué era esa feria chacinera y qué chacinas exponías en tu stand, pero me he reído mucho con tu traje, los políticos que no llegaban, los tuneos y las canillas al aire

    ResponderEliminar
  3. Es fácil, chavalillas... por eso de diversificar, para intentar espantar un poquito a la sombra de la crisis, mi empresilla ha llegado a un acuerdo de colaboración con una gran fábrica de cajas de cartón... es la razón por la que estoy con un stand en la Feria Tecnochacinera de Gj. ... intentando vender cajas de cartón... otro lío más del que salir o con el que salir de ésta.

    Un abrazote a ambas dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …