Ir al contenido principal

Sábado de feria... y agotado.




Día 5 de junio de 2010 / Feria Tecnochacinera de Guijuelo

Desde el recinto ferial guijuelense [hoy tengo turno completo] aprovecho que me he traído mi portátil y utilizo los tiempos vacíos para volver un poquinín al tono de combate.
De entrada, aseguro que mi mirada utópica ideológica busca cierto ideal de carácter socialista [quizás podría hasta llamársele marxista] que me pide a gritos el final del capitalismo, pero de vez en cuando tengo la mala costumbre de pisar el asfalto y las aceras, y eso me trae enseguida a la lógica aplastante de que mi mirada ideológica y sus deseos son, como ya indiqué, pura utopía... así las cosas, convencido de lo que quiero que sea el mundo y convencido también de que no lo conseguiré ver así jamás, creo que la mejor solución posible en la actualidad pasa, sin lugar a dudas, por intentar reformar el capitalismo atacando en masa [democrática, por supuesto] sus bases más perniciosas, entre las que destaca de manera irritante el ‘mercado financiero’.
Los ciudadanos, que somos a la postre quienes sufrimos las consecuencias del juego de los mercados con el que se regodea el capitalismo, unidos en intención y en uso democráticos, debemos forzar a nuestros gobiernos a tomar decisiones tendentes a controlar esos mercados justo hasta que el control sea suficiente para que cada estado sea capaz de dirigir su economía y decidir sobre ella a base de ‘gestión pública’, eliminando así el poder superior a lo nacional que ahora es capaz de modificar políticas en base al movimiento libre del dinero y las divisas [para que nadie me tache de nebuloso, simplemente apunto a lo que ya casi todos conocemos... controlar los mercados con gravámenes duros en las transacciones y fortalecer paulatinamente el sector público frente a los mercaderes internacionales –globales–].
Debemos ser conscientes de que las crisis del capitalismo consisten fundamentalmente en la disminución de ganancias [no en las pérdidas] sobre las previsiones, lo que nos lleva a que la salida de las crisis deben estar asentadas en que las ganancias de los grandes capitalistas respondan a sus presupuestos al precio que sea [eso solo sucede si quien controla el poder y la capacidad de acción está por encima de la voluntad de los hombres de la calle, representados democráticamente en los gobernantes que han escogido mediante sufragio, que es exactamente lo que ahora sucede: el gran capital no solo está fuera del control de los estados democráticos, sino que es capaz de manejarlos con el consecuente lógico de la pérdida de libertades y, por tanto, del mismo concepto democrático].
Así las cosas, no se debe permitir de forma alguna que la obtención de ganancias suceda siempre en las espaldas de los trabajadores... no se puede sostener que los déficit de los estados precisen de créditos procedentes de lo privado a intereses cambiantes y destructivos... no se puede entender que lo público sostenga a lo privado bajo amenaza constante...
Y ya da la horita de cierre en la feria y estoy cansado. El día de hoy [sábado] ha dado para muy poco en lo referente a contactos con nuevos clientes y me ha quedado sensación de día perdido. Estar expuesto a la corriente de la puertona de entrada al recinto, me ha traído un severo ataque de cistitis que me tiene los nervios de puntina.
Y que os dejo unas fotos de hoy con la gente maja que he conocido en el asunto de intentar vender... cada día estoy más convencido de que el general de la gente es fundamentalmente bueno [un abrazo fuerte para todos esos compañerines ferieros... y que haya negocio].









Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …