Ir al contenido principal

Sábado de feria... y agotado.




Día 5 de junio de 2010 / Feria Tecnochacinera de Guijuelo

Desde el recinto ferial guijuelense [hoy tengo turno completo] aprovecho que me he traído mi portátil y utilizo los tiempos vacíos para volver un poquinín al tono de combate.
De entrada, aseguro que mi mirada utópica ideológica busca cierto ideal de carácter socialista [quizás podría hasta llamársele marxista] que me pide a gritos el final del capitalismo, pero de vez en cuando tengo la mala costumbre de pisar el asfalto y las aceras, y eso me trae enseguida a la lógica aplastante de que mi mirada ideológica y sus deseos son, como ya indiqué, pura utopía... así las cosas, convencido de lo que quiero que sea el mundo y convencido también de que no lo conseguiré ver así jamás, creo que la mejor solución posible en la actualidad pasa, sin lugar a dudas, por intentar reformar el capitalismo atacando en masa [democrática, por supuesto] sus bases más perniciosas, entre las que destaca de manera irritante el ‘mercado financiero’.
Los ciudadanos, que somos a la postre quienes sufrimos las consecuencias del juego de los mercados con el que se regodea el capitalismo, unidos en intención y en uso democráticos, debemos forzar a nuestros gobiernos a tomar decisiones tendentes a controlar esos mercados justo hasta que el control sea suficiente para que cada estado sea capaz de dirigir su economía y decidir sobre ella a base de ‘gestión pública’, eliminando así el poder superior a lo nacional que ahora es capaz de modificar políticas en base al movimiento libre del dinero y las divisas [para que nadie me tache de nebuloso, simplemente apunto a lo que ya casi todos conocemos... controlar los mercados con gravámenes duros en las transacciones y fortalecer paulatinamente el sector público frente a los mercaderes internacionales –globales–].
Debemos ser conscientes de que las crisis del capitalismo consisten fundamentalmente en la disminución de ganancias [no en las pérdidas] sobre las previsiones, lo que nos lleva a que la salida de las crisis deben estar asentadas en que las ganancias de los grandes capitalistas respondan a sus presupuestos al precio que sea [eso solo sucede si quien controla el poder y la capacidad de acción está por encima de la voluntad de los hombres de la calle, representados democráticamente en los gobernantes que han escogido mediante sufragio, que es exactamente lo que ahora sucede: el gran capital no solo está fuera del control de los estados democráticos, sino que es capaz de manejarlos con el consecuente lógico de la pérdida de libertades y, por tanto, del mismo concepto democrático].
Así las cosas, no se debe permitir de forma alguna que la obtención de ganancias suceda siempre en las espaldas de los trabajadores... no se puede sostener que los déficit de los estados precisen de créditos procedentes de lo privado a intereses cambiantes y destructivos... no se puede entender que lo público sostenga a lo privado bajo amenaza constante...
Y ya da la horita de cierre en la feria y estoy cansado. El día de hoy [sábado] ha dado para muy poco en lo referente a contactos con nuevos clientes y me ha quedado sensación de día perdido. Estar expuesto a la corriente de la puertona de entrada al recinto, me ha traído un severo ataque de cistitis que me tiene los nervios de puntina.
Y que os dejo unas fotos de hoy con la gente maja que he conocido en el asunto de intentar vender... cada día estoy más convencido de que el general de la gente es fundamentalmente bueno [un abrazo fuerte para todos esos compañerines ferieros... y que haya negocio].









Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…