Ir al contenido principal

Noche de San Juan




Fui al fuego y se me tacharon unas cuantas palabras en la boca... todo fue asombro hasta el punto de sentirme el místico perplejo de la noche... olía a catedral y a dispensario [aquél pequeño y sucio de Longuido], a gente y a calor, a Faulkner casi... y me dejé llevar por el morbo ancestral del ritual pagano, por esa comunal proposición de quemar todo el tiempo pasado con sus cuitas pequeñas y sus falsas miserias... sentí el fuego como un algo genético y me dieron ganitas de saltar sobre las brasas con el pecho pelado... olía a humo viejo y a tarde de cebada, a frenazo y a cueva, a sinrazón y dioses, a sacrificio cruento en una huaca antigua peruana... imagine vestales danzando ante las lenguas, descalzas y entonando un ‘hare’ repetido e hipnótico... imaginé la sangre de las presas recientes dejando cuajarones sobre lo ceniciento, imaginé un vudú y un incensario, un rito de Satán y una misa cantada en gregoriano... estaba en primera fila y el calor era intenso, pero no me importaba, me sentía animal y poseedor de la clave perfecta para el salto zoológico... olía a la camarera de Gorfan y a baobab templado justo en el mediodía, olía a campo de cebollas y a sambusa picante, a mercado ilegal y a crematorio...
Y salieron de pronto los breves saltimbanquis con sus raros tatuajes, unos llevaban pelo de Cochise, otros de Milton y uno de último mohicano... al principio dudaban y ayudaban sus saltos de garrocha y mieditis, pero en cinco minutos le pillaron el punto a la fogata y dejaron que lamiera sus muslos y sus biceps como una amante mantis y caliente.
Yo me olvide de este ser lo que soy y comencé a saberme esa exacta prehistoria que cabalga en mis genes.
El fuego me fascina y, en un instante lúcido, me hizo entender que hay algo para llamarlo ‘Dios’ en ese crepitar entre las llamas.


























Comentarios

  1. colasónnnn que tengo que hablar ocntigo, que me pasan cosas muy buenas y quiero que se te contagien... ¿me llamas, plis?

    besísimos desde este Norte

    ResponderEliminar
  2. Envíame tu telef al mail... felipe@lfediciones.com... que no lo encuentro.

    besotes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …