Ir al contenido principal

Mi espíritu latinoamericano


Alexandra Botto [Mexico]

Hace un par de semanas recibí un correo de la poetisa mexicana Alexandra Botto, a la que conocí hace unos años en EDITA, en Punta Umbría, en el que me me hacía llegar una declaración de escritores y artistas latinoamericanos por el respeto de los Derechos Humanos y la paz mundial... en ella se hablaba de los tristes sucesos de Oaxaca que acabaron con las vidas de Beatriz Cariño [cooperante] y Jyri Jaakkola [observador internacional finlandés], de los asesinatos de los poetas salvadoreños Roque Dalton, Lil Milagro Ramírez, Claudia María Jovel y Arquímedes Cruz; de los ingentes asesinatos y desapariciones en Colombia o de las últimas leyes discriminatorias promulgadas el pasado abril en el Estado de Arizona [USA]... inmediatamente respondí al correo que Alexandra me adjuntaba [el de Darien Giraldo] para adherirme a la declaración a pesar de que no soy latinoamericano y el encabezado cerraba esa opción. Darien me contestó con urgencia aceptando mi firma de adhesión y cambió algunos términos de la declaración para hacerla universal y que la pueda asumir cualquier persona del mundo de la creación sin fronteras o idiomas. Me sentí muy bien por haber podido formar parte activa de este movimiento, por ser parte viva de esta sensibilidad que llevo en los genes por un azar eléctrico [y también por historia personal].
A pesar de mi origen español, siempre, desde muy jovencito, sentí una atracción mágica por Latinoamérica... mis lecturas me hacían pensar en aquellas tierras como en un paraíso que mis antepasados habían intentado destruir con saña y por pura ambición... y sentía con fuerza que debía hacer algo -nunca supe con nitidez qué- por aquellas gentes hermanas... en 1975, mientras cursaba mis estudios universitarios en Salamanca, frecuentaba grupos de la izquierda radical española que luchaban contra el régimen fascista de Franco y, con ellos, a personas de Nicaragua, Chile, Argentina, Perú, El Salvador... que estaban en situaciones difíciles de exilio de sus países por razones políticas [especialmente tuve una larga relación con un grupo de sandinistas, con los que nos reuníamos en un localito que estaba detrás del masacrado Teatro Bretón salmantino]... fue entonces cuando empecé a comprender que el camino que buscaba debía partir de la amistad intercultural y del conocimiento de los orígenes y las culturas de mis amigos... y todo sobrevino como un coctel absurdo y doloroso... Salvador Allende, Somoza, Daniel Ortega, Videla, Pinochet, el Subcomandante Marcos... y las imágenes míticas de El Ché, Zapata, Sandino, Bolivar, Víctor Jara... figuras que recibían el adorno o los golpes de todos los cantautores de la época, entre los que destacaban Mercedes Sosa, Luis Pastor, Raimon, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, Noel Nicola, Pablo Guerrero... así se fue afianzando en mi cabeza el mito de una Latinoamérica profundamente unida a España y mi estado de ciudadano de ese lazo de mundos diversos atados por un mismo idioma y por un ansia inagotable de lucha por la libertad y los derechos civiles... recuerdo que por entonces asistía con frecuencia a conferencias prohibidas, a conciertos ‘peligrosos’, a reuniones nocturnas en las que el miedo se mezclaba con las ganas de hacer algo para arreglar el mundo...
Después llegó un tiempo de calma personal [aunque no de olvido] en el que centré mi vida con una familia y un trabajo, pero pronto volvió el prurito y me impliqué en política tomando una representación pública en el ayuntamiento de mi ciudad [una experiencia dura y contradictoria que me enseñó muchísimo]... y, de ahí, a volver de nuevo a buscar aquellos orígenes del 75... junto a mi colega Juanito militamos en la cooperación internacional, pasando por un par de ONG’s y realizando algunos proyectos directos en África [exactamente en Tanzania, en la zona de Mangola Chini] y otros indirectos en Latinoamérica bajo las siglas del MPDL [del que fui presidente en Castilla y León durante unos años]... de aquel recuperar mis raíces me han quedado dos hijos adoptivos africanos, Youssouph y Malick, y el nuevo camino de unos proyectos difíciles, propios y empeñados en Gambia, Senegal y Perú... los dos primeros por ser en los territorios de mis hijos adoptivos y el de Perú por ese lazo indestructible que llevo en la cabeza y en el corazón, un lazo genético que me empuja con fuerza... y también intento mantener el tono en el terreno literario, pues mantengo amistades fuertes y constantes con escritores y creadores latinoamericanos, colaboraciones literarias y ediciones conjuntas [la última realizada fue la edición de la antología de poesía mexicana actual “21 Balas”, que tiene su homólogo en México editada por el sello “Solar Servicios Editoriales” que dirige Alejandro Zenker... todos los fondos obtenidos con esta edición van a formar parte del montante económico para realizar nuestro centro de acogida infantil en Alto Moche (Perú)].
Y así me siento bien, intentando hacer un poquito, participando en todo para lo que se me reclama, manteniendo contactos constantes con amigos de allá y reforzando mi ilusión por poder decir bien alto que esa tierra es también mi tierra, que es parte de mí, una parte fundamental y profundamente enriquecedora.
Agradezco a Alexandra que se haya acordado de mí otra vez [me cuida mucho mi amiga] y a Darien Giraldo que le haya hecho un hueco a mi voz para que así me sienta un poquito más latinoamericano. Un abrazo fuerte para ellos.

Darien Giraldo [Colombia]

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …