Ir al contenido principal

Sara



Uno se siente felizmente mayor cuando asiste a la explosión de vida que supone el que un crío al que has visto crecer y desarrollarse desde chiquitillo, con el que has jugado y al que has querido y adoras, al que has visto hacerse hombre y tomar un lugar en el mundo, tenga una hija divina que te muestre con sonrisas deliciosas lo que supone el salto generacional, que te enseñe el camino del final desde su mismito principio...
Ahora miro las fotos antiguas de familia y recuerdo a mi Miguel Ángel pizpireto y siempre ocurrente, listísimo y tocado durante unos años por el jodido universo celíaco, delgadito y siempre sonriente, dormidino en el sofá de la abuela o hablando por teléfono con aquella forma suya de hablar tan linda a los tres o cuatro años... Miguel Ángel es, quizás, el sobrino más cariñoso y afectivo que tengo [el que da más señales exteriores de cariño, por lo menos]... tengo un montón de fotos de años distintos, y algunos tan cercanos como 2009, en las que aparece Miguel Ángel sentado sobre las rodillas de su padre, Antonio, abrazándole y besándole... el caso es que mi Miguelete [que de chico le hacía ‘netilos’ a todo el mundo –el ‘netilo’ era un vocablo suyo que correspondía a la acción de agarrarte los mofletes y apretártelos hasta dejarte la boca de piquito, mientras él decía netilo, netilo, netiloooooooo–] tiene una hija deliciosa que se llama Sara y tiene trece mesecillos, una Sarilla que hasta hace dos días se echaba a llorar a moco tendido, asustada, cada vez que me veía, con esta barba y esta cara de malo maloso que tengo... pero de pronto le canté aquello de los cinco lobitos que tiene la loba, le hice unas carantoñinas y empezó a tolerarme sin llorar e incluso me permitió que la besase en sus mofletes glotones... y bien que lo hice... y que luego me hinché a hacerle fotos para celebrar ese acercamiento lindísimo de una generación nueva a esta otra mía declinera y caediza... y que me siento un poco abuelete, pero en positivo, y que se me cae la baba de ver a mi reinita sonreír, intentar pasitos, comerse galletinas maría con dos deditos o bañarse desnudina en la bañerita hinchable que está junto a la piscina... y que envidio a Antonio y a Nena por esa abuelía gozosota que están pasando y que me alegro mucho de que tengan a ese bombón para subirles el ánimo hasta donde haga falta.
Un beso gordo para ellos y todo mi amor entero para esa chiquitilla que lo está cambiando todo en un montón de vidas, esa Sairucha capaz de trocar cada lágrima en una montonera de risas fresquitas.
Muacsssss, Saruca.


Comentarios

  1. A Sara le encantará tener un tío-abuelo tierno y gatinino. Qué gozada de criatura.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …