Ir al contenido principal

Sara



Uno se siente felizmente mayor cuando asiste a la explosión de vida que supone el que un crío al que has visto crecer y desarrollarse desde chiquitillo, con el que has jugado y al que has querido y adoras, al que has visto hacerse hombre y tomar un lugar en el mundo, tenga una hija divina que te muestre con sonrisas deliciosas lo que supone el salto generacional, que te enseñe el camino del final desde su mismito principio...
Ahora miro las fotos antiguas de familia y recuerdo a mi Miguel Ángel pizpireto y siempre ocurrente, listísimo y tocado durante unos años por el jodido universo celíaco, delgadito y siempre sonriente, dormidino en el sofá de la abuela o hablando por teléfono con aquella forma suya de hablar tan linda a los tres o cuatro años... Miguel Ángel es, quizás, el sobrino más cariñoso y afectivo que tengo [el que da más señales exteriores de cariño, por lo menos]... tengo un montón de fotos de años distintos, y algunos tan cercanos como 2009, en las que aparece Miguel Ángel sentado sobre las rodillas de su padre, Antonio, abrazándole y besándole... el caso es que mi Miguelete [que de chico le hacía ‘netilos’ a todo el mundo –el ‘netilo’ era un vocablo suyo que correspondía a la acción de agarrarte los mofletes y apretártelos hasta dejarte la boca de piquito, mientras él decía netilo, netilo, netiloooooooo–] tiene una hija deliciosa que se llama Sara y tiene trece mesecillos, una Sarilla que hasta hace dos días se echaba a llorar a moco tendido, asustada, cada vez que me veía, con esta barba y esta cara de malo maloso que tengo... pero de pronto le canté aquello de los cinco lobitos que tiene la loba, le hice unas carantoñinas y empezó a tolerarme sin llorar e incluso me permitió que la besase en sus mofletes glotones... y bien que lo hice... y que luego me hinché a hacerle fotos para celebrar ese acercamiento lindísimo de una generación nueva a esta otra mía declinera y caediza... y que me siento un poco abuelete, pero en positivo, y que se me cae la baba de ver a mi reinita sonreír, intentar pasitos, comerse galletinas maría con dos deditos o bañarse desnudina en la bañerita hinchable que está junto a la piscina... y que envidio a Antonio y a Nena por esa abuelía gozosota que están pasando y que me alegro mucho de que tengan a ese bombón para subirles el ánimo hasta donde haga falta.
Un beso gordo para ellos y todo mi amor entero para esa chiquitilla que lo está cambiando todo en un montón de vidas, esa Sairucha capaz de trocar cada lágrima en una montonera de risas fresquitas.
Muacsssss, Saruca.


Comentarios

  1. A Sara le encantará tener un tío-abuelo tierno y gatinino. Qué gozada de criatura.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…