Ir al contenido principal

Nostalgia de África


Hoy, sin quererlo, mi Guille me trajo de golpe toda la nostalgia de África... había encontrado entre mis cosas del estudio de Colón un cochecito tallado en madera que traje de mi viaje a Tanzania... lo encontró desbaratadito [tanto Felipe como él han jugado mucho con esa pieza cuando eran chiquitos] y le hizo un arreglo completo antes de darme la sorpresa... se presentó en el salón de casa y me dijo: ‘mira, papá, te he arreglado el coche que nos trajiste de Tanzania; llévatelo a tu estudio para que no se pierda’. Yo tomé el cochecito con mis manos y besé a mi chico con fuerza antes de que la memoria volviese a mí por el tacto de ese trozo de madera con forma de juguete... hacía calor en Arusha y era mi anteúltimo día de estancia en Tanzania... solo me quedaba comprar algunos regalos para la familia y para los amigos, y dediqué ese día a visitar la zona de mercado del centro de la ciudad para ver qué podía adquirir... recuerdo que empecé buscando una tanzanita engastada en un anillo, pero los joyeros indúes que visité [todos los joyeros de Arusha eran de procedencia indú] me pedían precios demasiado elevados para mi presupuesto, así que acabé comprando un granate, una pequeña pieza de lapizlazulí y un ópalo de un tamaño considerable... luego me dediqué a buscar algunos batik distintos a los que llevaban los vendedores de calle, que eran todos iguales y no me daba fiabilidad de que hubieran sido realizados por la técnica de ceras y anilinas típicas de la zona... y encontré la tiendita de un pintor tanzano que resultó ser uno de los más conocidos artistas del batik de Tanzania [recuerdo que el tipo se llamaba Kirita]... allí me dejé gran parte del dinero que me quedaba, adquiriendo doce piezas únicas y magníficas que hoy se reparten por las casas de amigos y familiares... y terminé en el mercado de calle con ese rifirrafe del regateo [ahí se movía mucho mejor que yo mi amigo Juanito, y le dejé hacer], del que salí con collares masaai de semillas, separadores de libros en piel con forma de animales africanos, máscaras de diversos tipos y tamaños, pañuelos, amuletos de la zona de Karatu y este cochecito que ahora tengo en mis manos y que no es otra cosa que un juguete muy al uso entre los niños de las tribus de la zona del Monte Meru y los territorios de Ngoro-Ngoro [eso sí, uno de los juguetes caros a los que pueden aspirar aquellos niños]... junto a ellos, me traje bombas volcánicas que recogí en Kambi a Simba, tres estromatolitos grandones que pillé en el lago Manyara y una botellina de ‘cognagy’ que me regaló Carlitos [el viceministro de deportes tanzano], además de mi diario manuscrito y unas cuantas picaduras de mosquitos enormes...
Así que hoy tengo nostalgia de los baobabs de Mangola Chini y de los árboles botella del camino hacia Longuido, de los jacarandás y las bugambilleas en las avenidas enormes de Arusha, de la tierra roja de Karatu y los Dk-dk siguiendo a nuestro coche, del miedo caliente en el Río de los Mosquitos, del gallo vivo que me regalaron en Kambi a Simba [el Campo del León], del huevo de avestruz del que salieron 18 tortillas, de los jodidos padres espiritanos y de los niños persiguiéndome allá donde fuera, gritando siempre su hermoso: ‘mzungu, zucari’.
Es chuli... y quiero volver.





Comentarios

  1. Se nota que te impactó,no me extraña, y la memoria que demuestras...más que envidiable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …