Ir al contenido principal

Mi memoria lítica


Oye, que fui a pillar mi ejemplar de “En busca del bien y del mal” de la estantería de mi estudio y, de pronto, me di cuenta de que tengo una extensa memoria lítica dormida junto a mis libros... mis dos estudios están llenos de rocas y de fósiles, y en mi casa hay bastantes pedruscos desperdigados por los muebles... y es que siempre que viajo suelo pillar alguna roca de la zona por la que camino, y hasta varios amigos acostumbran a traerme algún pedazo de mundo de sus viajes... el caso es que no había caído en la cuenta de que tengo una memoria de más de cien pedacitos del mundo... trocitos del Valle de los Reyes egipcio, geodas de Tanzania, estromatolitos del lago Manyara, fósiles de no sé dónde que un día me regaló Jaio, trozos de mármol de edificios emblemáticos derribados, lava volcánica del Etna y del Vesubio, bombas volcánicas del Monte Meru o de Kambi a Simba, arena del Sahara en un botecito y una rosa del desierto del mismo lugar, un nido de avispa fosilizado y pillado en Canarias, un canto rodado de Paracas y el trocito del Cañón del Colorado que hace unos días me trajo Joselín... y un montón de rocas más que me van a obligar en estos días a hacer memoria.
Quizás el dedicarle unas horas a mis rocas me vuelva a traer ganas de poesía otra vez.

Canto rodado de la playa de Barra (Aveiro, Portugal). Regalo de Guadalupe.

Mármol del desaparecido Teatro Bretón salmantino.




Fósil regalo de Jaio.

Trocitos del Valle de los Reyes.


Geoda.

Bomba volcánica de Kambi a Simba

Estromatolito del Lago Manyara.

Rosa del desierto del Sahara.

Fósil regalo de Jaio.

Lava del Vesubio.

Bomba volcánica del Monte Meru.


Comentarios

  1. Te cuento, mi querido Luis Felipe. Esos dos fósiles proceden de la Sierra de Urbasa, el lugar al que yo huyo cuando la ciudad me aprieta y necesito cargar pilas. Esa sierra es la mayor extensión de hayedo 'paseable' de esta parte de Europa, lo tengo fotografiado en todas sus posturas, está a 900 m. sobre el nivel del mar y 50 kilómetros tierra adentro, y es un yacimiento de fósiles marinos impresionante.

    La zona donde me los encontré, es un lugar de triste nombre, lo llaman "El balcón de Pilatos" porque desde allí despeñaban a los republicanos durante la guerra civil. No obstante, es un lugar bellísimo.

    También yo tengo esa costumbre, la de llevarme una piedra del lugar que visito. ;-D

    ResponderEliminar
  2. Te equivocaste, Flanagan. En la primera foto, DONDE DICE "canto rodado de Paracas", DEBE DECIR "canto rodado de la playa de Barra (Aveiro, Portugal)". Te la traje yo, lo recuerdo perfectamente, así como la cara de estupor que me pareció ponías. Por esta vez te perdono.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Magullada ya del reposo amniocentésico al que me estoy viendo obligada, vengo y me marcho sin decirte nada... pero qué arissssca y geoda me estoy volviendo, cawoenla...!!

    bsosbsoss

    ResponderEliminar
  4. Flaquea mi memoria lítica, Adu... perdona el lapsus [ya lo subsané]. Mi canto rodado de Paracas tiene agujeritos y es amarillento...

    Un beso gordote y mucho ánimo, amiga.

    •••

    Vaya embarazo que llevas, Donce... te deseo lo mejor, de verdad de la buena, eh?

    Otro besote.

    ResponderEliminar
  5. Creo reconocer, también, a la extraña formación que tienes entre la piedra del valle de los reyes y la geoda. También te la envié yo, me parece, porque es escoria de Altos Hornos, lo que flotaba cuando el hierro era caldo, que se usaba para hacer los adoquines de la calle. ¡Y me parece bellísima!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …