Ir al contenido principal

Deshecho y paticorto...

Día 28 de septiembre
Andaba ya deshecho y paticorto... y llamaron a la puerta de la imprenta... ‘¿quién coño será a estas horas?’, me dije –las 22:49–... y era Pablo con un hermoso detalle de Bernardo, un cliente jamonero, que me hizo salivar como un perrete... jamoncito, chorizo ibérico de bellota, morcilla negra y farinato.
A veces los días se arreglan a última hora de la noche y justo por la parte del estómago.
•••
Día 29 de septiembre
Estamos de huelga, pero aquí no hacen huelga ni los delegados sindicales [bueno, algunos sí, que era un decir]... aquí solo se ha notado el asunto por las noticias generales y por un grupo reducido de personas manifestándose por la calle a eso de las doce del mediodía... y es que esto está hecho como a destiempo en múltiples facetas. En primer lugar se hace una huelga sobre hechos consumados [siempre se deben hacer antes, coño, cuando se negocia y hay margen para forzar algún cambio], circunstancia que ofrece pocas posibilidades de cambio... fuerzan las huelga quienes no han sabido llegar a un acuerdo social [y siempre con la espada de Damocles de la subvención constante por parte de quien recibe la huelga, el gobierno, en un extraño juego de morder la mano que te da de comer... que conste que no comprendo lo de la subvención a sindicatos, a partidos políticos y a fundaciones políticas], entre otras cosas porque el que tenían enfrente no es más que un cascarilla despidepersonas y un tragaldabas empresarial [debiera darle vergüenza al colectivo empresarial estar representado por ese bluf]... y luego está esa cosa demodé del movimiento sindical, una estructura que quiere llegar a soluciones actuales con parámetros de la primera era industrial... y ya no hablo de los “piquetes informativos”, que es para mear y no echar gota, empeñados en doblar la voluntad de quienes ya están informados y han tomado sus decisiones para bien o para mal.
El asunto es que la máquina sindical juega con demasiadas dependencias y muchas veces trabaja más en mantener sus prebendas que en solucionar los problemas reales [por eso sería magnífico que desaparecieran los ‘concordatos’ sindicales con el gobierno... y también el de la Iglesia, claro]... es decir, se necesita ‘independencia’ de todos los poderes, sean del tipo que sean.... y otra estructura adecuada a los nuevos tiempos, como ya he dicho.
El caso es que esta huelga no iba demasiado conmigo, y me explico, pues ya consideraba yo que el sacrificio entregado en los dos últimos años como pequeño empresario venía demandando cierta solidaridad por parte de otros sectores sociales que venían haciéndose medio de crisis a pesar de que esa crisis no se veía en sus haberes ni en sus teneres... oye, y que no es mala baba ni nada parecido, que es solo que a mí se me ha reducido el sueldo hasta la tasa de no haber cobrado un duro desde octubre del año pasado hasta junio del presente [ni uno, lo juro], que he pasado por un duro embargo de crédito de Hacienda [y lo he superado como un campeón junto a mi gente y sin ayuda sindical], que he estado jodido con un ERE [del que también hemos salido adelante sin los sindicatos] y que la banca me ha negado durante un año y medio ese famoso circulante que tanta falta nos hace... y nadie ha movido un dedo si no ha sido para hacer más sangre, ahora, eso sí, se me acercaban tipos con sueldo fijo sin merma hasta hace un par de meses y me hablaban compungidos de la crisis, no te jode... y ahora se me vienen contando historias de ‘solidaridad’ (?) y de unión de trabajadores para hacer fuerza contra el gobierno... oye, pues que no tengo ganas, coño... que me apetece más centrarme en mi gente y en lo que considero la verdadera lucha social necesaria [que no es la de que le rebajen un dos un cinco por ciento de sus sueldo a los que ganan para vivir con dignidad y siempre], la de intentar poner fuerza al lado de quienes realmente sufren necesidades por la mala cabeza de nuestro primer mundo.
Me pondré en huelga cuando alguien decida hacerla para acabar con los mercados y los mercaderes, cuando alguien proponga acabar con la Bolsa y sujetar a la banca en manos públicas, cuando se decida echar al fuego a los traficantes de medicinas y de armas, cuando de verdad alguien proponga un reparto justo de la riqueza entre todos... pero ahora, que solo se sale por intereses particulares a dar cuatro voces y que a cada uno le importa un pimiento el de al lado, y menos el que está al otro lado del mar pasando hambre y penalidades, que no me pidan ni un solo gesto.
El mundo está ahí cada amanecida para que intentemos hacerlo mejor o peor, y todo es cuestión de actitudes [primero individuales y luego colectivas]... de nuestro paso quedarán solo nuestros actos [que es nada], y parece que las previsiones son de pura mierda sobre mierda.
•••
30 de septiembre.
Guille: “Papucho, ¿te acuerdas cuando fuimos de vacaciones a Huelga? Tenemos que volver.”.

Comentarios

  1. Ja ja... Bravo por Guille.
    Yo también tengo mi forma particular de entender las huelvas ;-)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Comparto todo tu artículo al 100%. Se hace huelga para pedir no se sabe qué, a no se sabe quién, sabiendo que ni el "qué" es posible, ni el "quién" va a hacer nada de lo que pedimos.

    Propongo coger las subvenciones a sindicatos, partidos políticos, etc. y dárselas a fundaciones como SBQ u otras, de las que sí le dan buen uso a la pasta. Y no a esta panda de golfos piji-progres que nos están llevando a la ruina.

    Un placer leerte. Saludos.

    http://idealesyvalores.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Nadie como los gobiernos de hoy en diaq y los poderosos para seguir manteniendo la balanza de su propio lado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Así es que Guille ya ha estado en huelga ¿no?
    Qué bueno! Qué feliz vive todavía!
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …