Ir al contenido principal

Tan solo hay tiempo...

17 de octubre de 2010.
El termómetro digital de la puerta de Lamagrande marcaba 29 grados centígrados a las diez y veintisiete, aunque mi coche, algo mejor puesto al día, marcaba ocho grados... pero no importaba, porque la verdad es relativa en un mundo científico que basa sus parámetros en acuerdos unánimes... ¿qué más dará 29 que 8, si el cuerpo siente exactamente lo que siente?... y llegué hasta mi estudio con ganitas de hacer y las manos mojiconas [estoy preparando algo para exponer en NOTESALVES allá por diciembre]. La verdad es que no tengo trabajo elaborado presentable y me va a tocar darle un empujón de forma a lo que haya, y ese trabajo debe ser fruto de un juego largo de acierto/error enredando con técnicas distintas y mezclando procesos o descontextualizándolos. El caso es que me lo estoy pasando bien en este proceso enreda, y además tengo visitas frecuentes de Albertito [que me animan mucho]. Ya he decidido que, si se vende algo de obra, todo lo recaudado irá íntegramente a los fondos de SBQ, así que pondré precios baratitos y asequibles a cualquier bolsillo.
La verdad verdadera es que tengo bastante miedo escénico a medida que se acerca la fecha de exponer, pues sé quién soy y lo que hago, y ese saber me llena de pudor [que a ratitos se mezcla con gotitas de vergüenza] y eso me ha llevado a intentar en un par de ocasiones que la exposición se anule, con la respuesta constante de mis amigos notesalveros de que tengo que exponer y basta... en fin, ellos sabrán lo que hacen y por qué lo hacen.
El caso es que he vuelto como loco a las tintas aguadas y a los cuerpos femeninos desnudos, pero esta vez buscando tamaños mayores y presentaciones distintas sobre fondos lisos de cartón prensado... y juegos de grafías con o sin sentido, que me encanta emborronar lo que parece acabado... y junto a todo ello, la picadura cabrona de una araña en la espalda, cierta doblez de riñones por persistir en una posición complicada para trabajar, tos a ratos [restos del naufragio pequeñino de salud de hace un par de días] y tabaco a manta.
Y en el entremedias, una conversación sobre la palabra ‘blando’ unida al trabajo creativo [tan jodidamente redonda como ‘glande’ o ‘muslos’], las cuatro voces de Arturo para decirme que salió uno por la tele diciendo que hay que trabajar más y cobrar menos... y llevaba americana y gafas.
•••
18 de octubre de 2010.
Me desperté asustado por el sonido insistente del teléfono... era mi hija, que llamaba desde Helmántica con una voz de ultratumba para decirme que había pasado la noche fatal, vomitando constantemente, y que se sentía mal. Noté que estaba asustada e intenté animarla. Corrí a resolver mis cosas de primera hora y a dejar a Gui en el cole, volví a llamar a mi reinita para ver si evolucionaba a mejor y tomé la decisión de salir por pies a buscarla y a traérmela a casa. El viaje fue cabrón, porque cuando no estoy preparado para viajar, y tengo que hacerlo, lo paso fatal. Corrí como nunca por la autopista nueva y en un poquito más de media hora ya estaba abrazando a mi chica, que tenía mala carucha. Nos tomamos un café calentito y vinimos a Béjar, donde la sentí mejor, debe ser porque aquí se encuentra arropada y percibe seguridad. Le hice una sopa calentita para que comiera algo y se tumbó a dejar pasar la tarde en el sofá.... pero lo peor es que me enteré de pronto de la muerte de Emilia, la esposa de Polo, una mujer linda y encantadora que se nos ha ido con 47 años y dejando a dos hijas preciosas e inteligentísimas. Confieso que se me saltaron las lágrimas al conocer la noticia.
La vida a veces es verdaderamente cabrona y nos da golpes duros y nada soportables.
Mi abrazo más emocionado para Polo y sus hijas, y todo mi afecto envuelto en este sentimiento de rabia e impotencia que me nada ahora mismo por dentro.
No hay Dios... tan solo hay tiempo.

Comentarios

  1. Yo creo que no hay ni dios ni tiempo, pero somos materia y energía y espero sinceramente que para diciembre tenga materia suficiente para ir a Béjar, a ver tu expo (no a la inauguración: mucho jaleo...)
    Energía ya tengo; mejor dicho, ganas.
    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …