Ir al contenido principal

¡OTRO MAYO ES POSIBLE!

© Ana Muñoz.


Mi cabreo viene de bastante atrás y se empezó a llamar ‘indignación’ cuando leí a Stephane Hessel [al que he recomendado leer en estás páginas en varias ocasiones]... y también he dejado montones de páginas escritas en esta bitácora al respecto de la revolución necesaria y de la urgencia de tomar la calle. Pues bien, ayer, después de leer todas las noticias alrededor de las protestas ciudadanas en varias ciudades españolas, me dije: “Felipe, no puedes quedarte quieto ahora, debes ser consecuente con tus ideas y con tu discurso”, y me tiré a la calle solo, con mi paquete de Chester, un paraguas y un cartel que rezaba “OTRO MAYO ES POSIBLE”. Estuve sentado solo durante tres horas en la Plaza de España bejarana, hasta bien entrada la noche, y os juro que me sentí bien, me sentí gozosamente pleno y lleno de una satisfacción particular que poco a poco se iba transformando en la alegría de ‘ser’ y ‘estar’.
No sé hacia dónde nos llevará esta protesta ciudadana y cívica que crece cada día, no sé si terminará siendo manipulada, sofocada o se convertirá en el futuro necesario... pero sé a ciencia cierta que es una luz que individualmente estaba buscando desde los últimos años, una luz de ‘desgálibo’ que me dice que hay esperanza y que hay que estar al pie del cañón, intentando dar ejemplo a quien quiera tomarlo, porque el futuro está en nuestras manos, solo en las nuestras.
Durante mi sentada pacífica y silenciosa tuve la visita de algunas personas que se solidarizaron con mi postura, algunos paseantes me hicieron fotos y un par de jóvenes muchachas me acompañaron en la sentada durante un ratito... también me visitaron tres agentes de paisano de la comisaría bejarana y me rogaron que me identificase con amabilidad, cosa que hice con la misma amabilidad que ellos tuvieron conmigo.
Esta mañana, al ir al trabajo, aún estaba mi cartel colocado en la fuente como una señal inequívoca de respeto hacia lo que decía [aún sigue allí bien visible y son ya las tres de la tarde]. Ya en el trabajo recibí la visita de otros tres agentes de la comisaría distintos a los que me identificaron por la noche... querían saber si iba a hacer más protestas, cuándo y de qué manera... les indiqué con educación que me manifestaría justo cuando me apeteciese y donde me apeteciese, y que siempre lo haría pacíficamente y en silencio.
Ahora estoy satisfecho y con ganas de hacer lo que me pida el cuerpo.


Ahí quedó mi cartel anoche y ahí sigue a esta hora.

Comentarios

  1. Me encanta. Cuanto te dé la realísima gana: Béjar toma la calle que con Felipe ya es bastante.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. http://www.4ojos.com/blog/?tag=15m
    Le mando una alternativa creativa a todo este caer de brazos temporal.


    salud, mosquetero

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas de correr a hacerte compañía. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Puede ser otro, o, quizá lo esté siendo ya, pero, si no lo es, queda constancia de que la gente está despertando. Por lo menos, alguna.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    No estabas solo, la escultura no se separó ni un momento de tu lado; y muchos hemos estado -de pensamiento- apoyando en todas las manifestaciones pacíficas en las que se ha querido demostrar la hartura del ciudadano de a pie.
    Creo, que los agentes de la comisaría –al menos los segundos- también querían acompañarte y de ahí su interés en informarse de los horarios y demás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jaaaaaaaaaaaaaa!! Lo sabía!!
    Sabía que estarías encantado con toda esta movida... y tampoco sé cómo acabará -espero que la cosa no se tuerza hacia ningún lado- pero, hasta ahora, está siendo realmente precioso.
    Ah, y lo tuyo es muy fuerte, LF, estás di-vi-na-men-te-piraooo.
    -Qué raro lo de los polis, no??-
    Bsssss

    No-no, no me marcho aún, que se me olvidaba preguntar por Sinda ¿sabes algo de ella? ¿están bien? -de los demás ya sé, por medio de sus blogs-.
    Au revoire, LF, que me voy a dar un "tetazo" (a la nena, digo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …