Ir al contenido principal

¡OTRO MAYO ES POSIBLE!

© Ana Muñoz.


Mi cabreo viene de bastante atrás y se empezó a llamar ‘indignación’ cuando leí a Stephane Hessel [al que he recomendado leer en estás páginas en varias ocasiones]... y también he dejado montones de páginas escritas en esta bitácora al respecto de la revolución necesaria y de la urgencia de tomar la calle. Pues bien, ayer, después de leer todas las noticias alrededor de las protestas ciudadanas en varias ciudades españolas, me dije: “Felipe, no puedes quedarte quieto ahora, debes ser consecuente con tus ideas y con tu discurso”, y me tiré a la calle solo, con mi paquete de Chester, un paraguas y un cartel que rezaba “OTRO MAYO ES POSIBLE”. Estuve sentado solo durante tres horas en la Plaza de España bejarana, hasta bien entrada la noche, y os juro que me sentí bien, me sentí gozosamente pleno y lleno de una satisfacción particular que poco a poco se iba transformando en la alegría de ‘ser’ y ‘estar’.
No sé hacia dónde nos llevará esta protesta ciudadana y cívica que crece cada día, no sé si terminará siendo manipulada, sofocada o se convertirá en el futuro necesario... pero sé a ciencia cierta que es una luz que individualmente estaba buscando desde los últimos años, una luz de ‘desgálibo’ que me dice que hay esperanza y que hay que estar al pie del cañón, intentando dar ejemplo a quien quiera tomarlo, porque el futuro está en nuestras manos, solo en las nuestras.
Durante mi sentada pacífica y silenciosa tuve la visita de algunas personas que se solidarizaron con mi postura, algunos paseantes me hicieron fotos y un par de jóvenes muchachas me acompañaron en la sentada durante un ratito... también me visitaron tres agentes de paisano de la comisaría bejarana y me rogaron que me identificase con amabilidad, cosa que hice con la misma amabilidad que ellos tuvieron conmigo.
Esta mañana, al ir al trabajo, aún estaba mi cartel colocado en la fuente como una señal inequívoca de respeto hacia lo que decía [aún sigue allí bien visible y son ya las tres de la tarde]. Ya en el trabajo recibí la visita de otros tres agentes de la comisaría distintos a los que me identificaron por la noche... querían saber si iba a hacer más protestas, cuándo y de qué manera... les indiqué con educación que me manifestaría justo cuando me apeteciese y donde me apeteciese, y que siempre lo haría pacíficamente y en silencio.
Ahora estoy satisfecho y con ganas de hacer lo que me pida el cuerpo.


Ahí quedó mi cartel anoche y ahí sigue a esta hora.

Comentarios

  1. Me encanta. Cuanto te dé la realísima gana: Béjar toma la calle que con Felipe ya es bastante.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. http://www.4ojos.com/blog/?tag=15m
    Le mando una alternativa creativa a todo este caer de brazos temporal.


    salud, mosquetero

    ResponderEliminar
  3. Qué ganas de correr a hacerte compañía. Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  4. Puede ser otro, o, quizá lo esté siendo ya, pero, si no lo es, queda constancia de que la gente está despertando. Por lo menos, alguna.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    No estabas solo, la escultura no se separó ni un momento de tu lado; y muchos hemos estado -de pensamiento- apoyando en todas las manifestaciones pacíficas en las que se ha querido demostrar la hartura del ciudadano de a pie.
    Creo, que los agentes de la comisaría –al menos los segundos- también querían acompañarte y de ahí su interés en informarse de los horarios y demás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Jaaaaaaaaaaaaaa!! Lo sabía!!
    Sabía que estarías encantado con toda esta movida... y tampoco sé cómo acabará -espero que la cosa no se tuerza hacia ningún lado- pero, hasta ahora, está siendo realmente precioso.
    Ah, y lo tuyo es muy fuerte, LF, estás di-vi-na-men-te-piraooo.
    -Qué raro lo de los polis, no??-
    Bsssss

    No-no, no me marcho aún, que se me olvidaba preguntar por Sinda ¿sabes algo de ella? ¿están bien? -de los demás ya sé, por medio de sus blogs-.
    Au revoire, LF, que me voy a dar un "tetazo" (a la nena, digo)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…