Ir al contenido principal

De una presentación entrañable y unas fotos robadas...

Ramón Hernández Garrido, Reynaldo Lugo y Marino González Montero durante la presentación de "El Principe que leía el Tarot y soñaba con mujeres".


Fue una presentación entrañable la que hizo Ramón Hernández Garrido del libro de Reynaldo Lugo, una presentación llena de referencias a un tiempo vivido aquí y entre algunos de los que estábamos presentes en el acto. Me gustó mucho y me hizo volver atrás en el tiempo durante unos minutos, cuando peleábamos con uñas y dientes por conseguir papeles a inmigrantes de diversas nacionalidades y de diversos estadios culturales. Recuerdo aquellos días como tramos vividos de verdadera aventura, escondiendo a nuestros amigos en pisos bejaranos, buscándoles trabajos esporádicos para que consiguieran algo con lo que sobrevivir y haciendo intentos con embajadas y comisarías de sus países para lograr encajarlos en la ley de inmigración... más de una vez nos la hemos jugado seriamente con esos trámites y con algunos actos decididos que sabíamos previamente que eran ilegales, pero era el hombre contra una ley absurda, y así lo entendíamos.
De aquellos días me quedó una impronta hermosa sobre el valor de la posibilidad y de la lucha [todos, absolutamente todos los inmigrantes que se pusieron en nuestras manos, lograron conseguir sus papeles y hoy viven entre nosotros con dignidad, trabajando y cotizando en España, con sus viviendas y hasta con sus pequeños lujos occidentales]... con casi todos mantengo una relación cercana y entrañable [solo una familia argentina –quizás de ahí vengan mis recelos con los argentinos, y pido por ello públicas disculpas– rompió los lazos en cuanto tuvo arreglada su situación, y no puedo negar que me dolió y aún me sigue doliendo cuando lo recuerdo... le pedí al cabeza de familia que asistiera a un acto público que organizamos sobre inmigración y me contestó que él no pertenecía a esa clase de gente y que no pensaba mezclarse más en esos temas... me pareció un gesto absolutamente ingrato con todos los que habíamos echado el resto por su familia durante más de un año y corté la relación... ahora creo que ese tipo tiene un puesto ejecutivo en una gran empresa y vive mucho mejor que cualquiera de nosotros... el puto egoísmo es verdaderamente cabrón... y hace daño... siempre hay alguna oveja negra, coño].
Cuando terminó la presentación, tuve la oportunidad de hacerle, por fin, algunas fotos a mi amigo José Manuel Andrino, que nunca se deja... y lo hice justo para poder hablar de él en esta bitácora con justicia y desde el gran afecto que le tengo. En la vida hay tipos grandes por donde se los mire, independientemente de su statu o de su trabajo. Mi amigo Andrino es director de una sucursal bancaria [‘cajaria’ sería mejor término], circunstancia que ya hace dar un pasito atrás a cualquiera y ponerse a la defensiva, pero él es uno de esos tipos especiales con verdadera capacidad humanista y con un alto valor sobre la amistad... generoso, siempre positivo ante cualquier circunstancia, con capacidad e intención constante de poner solución a cualquier problema y con una mirada muy tranquila al mundo [siempre me recuerda a ese ‘hombre tranquilo’ que tan bien plasmara en su día el gran John Ford bajo los gestos de John Wayne, que en la película hacía el papel protagonista de Sean Thornton... no sé por qué Andrino siempre me trae la imagen de Sean]... el caso es que saqué una ristra de imágenes que hablan por sí solas del valor de este tipo grandón y absolutamente generoso, unas imágenes que voy a dejar aquí para que os lo digan todo a partir de su mirada y de sus gestos.
Josema, gracias por ser mi colega, compañero.
Un abrazo fuertote y mil perdones por las fotos robadas.











Comentarios

  1. Pues sí, Pipe, tienes razón, yo tb puedo hablar de la generosidad de Andrino, pero sólo él y yo sabemos por qué.

    No puede estar en el acto de la presentación del libro, el vértigo me tuvo atada a la cama todo el día, desde por la mañana...una pena.

    Besos campeón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…