Ir al contenido principal

A mayores...



Andaba yo esta mañana cabreadillo de puro agotamiento mezclado con esa jodida sensación de haber perdido un sábado al completo y parte del domingo [de camino a la imprenta ya llevaba encima el peso de tener que descargar todos los libros que llevé ayer al mercadillo solidario y volverlos a colocar en sus estantes], cuando al abrir las puertas me di de bruces con unos enormes charcos de agua en la entrada que continuaban a lo largo del taller... y me llevaron los demonios hasta ponerme a decir improperios a gritos y en soledad... en PdT había una avería y el agua se había embalsado en el falso techo de la imprenta, buscando salida por cualquiera de los agujeritos que encontrase [la suerte es que no había caído sobre ninguno de los equipos informáticos y tampoco había afectado a la red eléctrica, con las consecuencias que eso podría acarrear]... así que tiré de fregona para quitar el agua encharcada, puse cubos a diestro y siniestro para que fueran recogiendo el agua y tapé con plásticos todos los equipos [antes había dado la voz de alarma en PdT para que buscasen el origen de la avería]... y luego a descargar libros y a la tediosa tarea de colocarlos en orden en sus estanterías. Después de un par de horas de curro, pude ver todo un poco colocado y me decidí, agotado, a intentar relajarme, intento que requería una lata de coke y buena música... y que me acerqué hasta el bazar de Aurora a comprar una latita fría de ese bebedizo que me vuelve manso... allí había delante de mí una de esas viejitas bien vestidas de las familias ricas bejaranas comprando el pan y unas revistas... pidió la cuenta con parsimonia y abrió el monedero para sacar de él un billete de veinte euros. Aurora tomó el billete y fue hasta la caja para buscar el cambio mientras la señora le decía... “bonita, hoy es el último día que compro el pan, ya no me lo guardes”... “¿Y eso?”, preguntó Aurora... “Que ya me voy a Madrid a pasar el invierno y es probable que no vuelva”... “Volverá”, apuntó Aurora con seguridad... “No creo, hija, ya tengo noventa y un años y me toca morir”... “Nos toca morir a todos, mujer, pero no sabemos cuando, así que no diga esas cosas”, respondió Aurora... “Si lo quieren la Virgen del Castañar y Dios bendito, pues sí que volveré”... y salió despacito del bazar mirando al suelo para no tropezar.
Yo pillé mi Coke y me quedé pensando en esa dirección segura hacia el final que debe verse como un vértigo a los noventa años, hayas sido de familia rica bejarana o de grey paupérrima del cuerno de África... y pensé de nuevo, como siempre en los últimos meses, en el concepto de ‘futuro’ que nos han metido por todos los resquicios del cuerpo quienes dirigen el mundo y los que gobiernan los espíritus... y pensé en Dios y en la Virgen del Castañar como parte de ese futuro que siempre es promesa y solo promesa... y me cisqué en todo lo que se mueve... y piqué el “Aberdeen Mississippi blues” de Bukka White en mi iTunes en el modo repetición... y así llevo más de una hora, fumando Chester y mirando al cielo raso de mi estudio.


Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …