Ir al contenido principal

Economía de guerra...


Esta puta economía de guerra me tiene la cabeza loca y el cuerpo herido, pues cada día es un continuo de tapar agujeros inmediatos, reponer el ladrillo recién destruido y esperar a que la jodida espada de Damocles baje su intensidad pendular y aminore la asfixia... y todo anda en cositas como que el niño necesita gafas nuevas y en un ‘pues que le pongan los cristales baratos sobre la montura vieja, esos que dan reflejos y son jodidamente quebradizos’... ‘pero tú también necesitas gafas nuevas’... ‘pues que me jodan y a mirar de envés, como el doctor Cid’.
La cosa va de acumular unos cuantos productos básicos en casa... harina, aceite, arroz, azúcar... y sentarse a esperar a ver por dónde te van a venir los golpes y si la institución local decide darte algún trabajillo y no dejarlo todo en manos de los ‘suyos’ [siempre te has dicho a ti mismo que pagas tus impuestos como los demás, pero eso parece que no sirve en el mercado político pequeño... e imagino que tampoco sirve en el grande]... o si los mil fulanos que te deben, tienen el detallito de pagarte algo.
Y el jodido Damocles moviendo la espada como un botafumeiro... hoy una nota del juzgado para pagarle cinco mil napos a Seguros Bilbao por un accidente que tuvo un tipo con la furgoneta de empresa y bien cargadito de grado alcohólico, ayer buscar tres mil quinientos de vellón para no tener que devolver los seguros sociales, mañana intentar atender un par de pagos gruesos de proveedores y pasado mañana buscar debajo de cada baldosa para poder apoquinar la pasta del despido a un empleado recién despedido, acumular para el IVA y el trimeste de renta y lo que se vaya terciando... vamos, un lujo nubio para un pequeño autónomo... y luego aguantar toda esa miserable idea de los ‘sueldofijos’ de que somos ladrones, sinvergüenzas, defraudadores... para qué hablar, si se me van a calentar la boca y la cabeza.
Pero la economía de guerra también te hace fuerte, te enseña a priorizar y a apretar el culo, te educa en el aprecio de lo que consigues y, si eres un tipo normal, te enseña a entender a la gente y echarle una mano en sus problemas... y su sesgo cabrón es que te acostumbra al impago y te enreda en el descarte de quien apenas puede rozarte [no pagas al que no puede hacerte daño, es decir, pagas a la administración y a la banca... y a quienes realmente lo necesitan, los dejas en bragas y hasta sonríes por ello]... así, la economía de guerra te hace cabrón y huraño, egoísta e injusto... y te menoscaba como hombre, y te destruye como persona si no sabes trazarla en la necesaria cadena del apoyo en y con los demás.
Y lo peor de todo es que te destruye como hombre social y, al destruirte, te deja en manos de quienes propician tu estado de mierda humana, sin posibilidad alguna de reacción, sin ganas de tirarte a la calle para gritar y morder a los verdaderos responsables del desastre.
Vamos, que pienso hasta en que esta situación de economía de guerra forma parte de la estrategia de los tiburones para apretar más las cadenas que nos tienen ya sin aire... pero su error puede llegar con el ahogo total, que siempre es punto de partida para algo nuevo, un punto de partida sin miedos a perder [pues todo está ya perdido]... y un hombre acorralado sí que es peligroso.
Ya veremos qué cojones pasa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …