Ir al contenido principal

Notas de mi cuaderno de octubre



  • Si la gente habla el lenguaje vulgar... ¿para quién escriben los académicos?
  • La actualidad está repleta de gente que no actúa.
  • Con gritos y sin criterio no vamos a parte alguna... y quizás con criterio y sin gritos, tampoco.
  • El hombre es un ser vivo con muy malas intenciones.
  • Un rebelde termina rico o termina muerto.
  • Economizar consiste en ser miserable con lo que tienes.
  • En el último siglo hemos pasado de ser parias a ser peatones.
  • Se bañaba siempre con unas gotitas de Fairy y no podía entender cómo no bajaba de peso.
  • ¿Por qué me hacen sentir siempre lo que digo?
  • Lo malo de la libertad es que solo pueden ser libres algunos.
  • Ahora todos se niegan a pagar por adelantado... antes, también.
  • Ya venden compresas con balas... por lo que se avecina.
  • Vienen tiempos de políticos incorruptos de Santa Teresa... ¿o eran brazos?
  • ‘Un hombre no merece la pena’... así piensan ellos.
  • Vivimos en una matemática de números complejos y nada imaginarios.
  • ¿La unión entre conjuntos es amor o sexo?... ¿y la intersección de dos circunferencias?
  • ¿Y si fuera cierto que no importa el tamaño?
  • Según los chinos, el mundo comienza a caer hacia arriba.
  • Cada género es un número en esta gramatemática económica.
  • Cuando cojea el monarca... algo suyo se quema.
  • Habrá que hacer psicologaritmos y esperar a ver qué sucede.
  • Los impuestos me dejan expuesto.
  • La moda doma.
  • ¿Por qué hay tantos perros que comen mejor que muchos hombres?... ¿De quién son?... ¿Por qué un perro tiene que ser de alguien?... ¿Por qué un hombre tiene que ser de alguien?... ¿Por qué el dueño de un hombre no le da bien de comer?
  • Ya va llegando el turno de los funcionarios... ¿quién lo iba a decir?... y eso es malo.
  • La conciencia es la muerte de la ciencia... ¿No sería mejor ‘sinciencia’?
  • ¿Dios es católico?
  • El domador vive en Manhattan.
  • Un día me dijo un cura: ‘Soy tu padre’... y yo le contesté: ‘Vamos a dejarlo en párroco’.
  • Mira que le doy vueltas... y no entiendo por qué se le ha ocurrido a alguien poner el Polo Sur abajo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …