Ir al contenido principal

Reflexión de un día sin apenas trabajo...




Aún me quedan tendones y juegan las panteras en mis músculos, aún crece mi cabello a pesar de la lucha contra el blanco de la falta de melanina, aún me sostiene mi esqueleto y el codo atina a apoyarse seguro, aún mis labios ensayan la sonrisa y el asombro, aún mi lengua es capaz del gusto o el beso, aún las uñas reponen lo gastado con queratina nueva, aún se me eriza el vello y las manos saben apretar o acariciar, aún doblo mis rodillas a pesar de ese óxido que la edad suma, aún se sostiene el miembro en posición incasta, aún se curan con tiempo las heridas pequeñas y las grandes, aún se cuecen las lágrimas en mis ojos prebicios, aún respiro y suspiro, aún mantienen mis dientes su calidad de armas, aún mis oídos saben lo que se cuece cerca, aún drena mi vejiga y mis nalgas globulan los bolsillos de atrás, aún mi cabeza pueda regular cada gesto y armar un par de ideas, aún mis bíceps aguantan un par de asaltos más, aún mis pies me encaminan a donde me apetezca, aún mantengo mis ganas como cuando era joven... aún siento frío y me abrigo, calor y me destapo, decepción y me quejo, alegría y sonrío, vergüenza y me sonrojo, tristeza y me retiro, pasión y me engoloso, tensión y me relajo, dolor y no me encojo, rabia y me desabrocho, necesidad y trabajo, seguridad y me crezco, miedo y me espanto...
¿Por qué cojones me va a mi tocar las narices una crisis de mierda?
Si caigo –aunque le joda a muchos–, veréis que me levanto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…