Ir al contenido principal

Las cositas del 'valor'.



El mundo del hombre se traza por el ‘valor’, pero no por la realidad tangible de lo valorado, sino por la dimensión especulativa de la valoración... así llegamos a este desastre en el que ardemos, en el que existe una verdad de lo tangible, pues hay lo que hay, y una mentira atroz en la forma de valorarlo... llegando al punto absurdo de que se mercadea con ‘valores/valoraciones’ y no con realidades.
Un medicamento puede ser valorado con los parámetros del exceso que suponen las partidas de sueldos y beneficios de ejecutivos, comisiones legales e ilegales a galenos y farmacéuticos, con el forzado artificial de escasez y acumulación... pero si los gobiernos –como es ahora el caso del nuestro– obligan por ley a recetar específicos sin marca [genéricos], a los industriales de la salud se les caen los palos de sus lujosos sombrajos y se ven obligados a acercar sus precios a los de los genéricos... 
El ejemplo es claro y, creo, puede ser extrapolado a casi todos los campos del comercio y la industria... solo hace falta la disposición gubernamental capaz de producir una bajada de esas falsas valoraciones para que todo empiece a caminar por senderos normales y el enriquecimiento fácil de esos ladrones con corbata termine en hacerlos trabajar a diario, como todos los demás mortales, para ganarse el pan.
Lo más curioso es que a esta dimensión de lo ‘valorativo’ se le ha venido a llamar ‘macroeconomía’, dontándola de un lenguaje complejo e inentendible para hacerla consistentemente eterna. En este punto, debe empezar a correr la voz de que esa ‘macroeconomía’ es una gran mentira creada por tipos inteligentes [listos] y ‘capaces’ de aprovecharse miserablemente del trabajo y del sudor de los demás hombres. Y en el mismo círculo, armarse contra los mercados de ‘valores’, esos palacetes donde el dinero cambia de manos cada día sin que medie la realidad necesaria y, siempre, bajo la sombra de la ambición desmedida, la inmoralidad desatada y el tráfico constante de lo injusto.
Acabar con esas dimensiones del ‘valor’ me parece imprescindible para comenzar a dar forma a un mundo nuevo para el hombre, eliminar el tráfico de moneda privado agotando a impuestos duros a cualquier banca que no dedique sus ganancias a lo público, perseguir al inversor/traficante de silloncito y puro hasta poner sus blandas nalgas en un jergón de trena, minusvalorar pública y profesionalmente al cambista y al jugador de bolsa, expulsar de todos los foros a cualquier sospechoso de usura y controlar al segundo a cada uno de los políticos que han de ser la mano ejecutora de esos cambios... nadie más que el ciudadano puede salir beneficiado de este proceso... y todos y cada uno de los que han vivido a remolque de los demás con lujos, fastos y oropeles deben ser despojados de todas sus posesiones para pasar a ser una casta menor, baja y deleznable.
Que el ‘valor’ se acerque a la realidad tangible debe ser el norte a seguir... y me da en la nariz que ni uno de los que se presentan a las elecciones parlamentarias españolas están por esa labor [su labor es más bien asegurarse un sueldo y unas prebendas con la gorrilla de la ‘representación pública’].

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…