Ir al contenido principal

LIV




La verdad es que no sé si he sido un buen tipo o si le he hecho daño a demasiada gente, pero sí sé que vivo en y por el intento de ser mejor ser humano que el día anterior, que la semana anterior, que el mes anterior y que el año anterior... aunque no sé si lo consigo, pues el terreno está lleno de dificultades y cada día soy menos político en mi expresión y más mordaz en el trámite de mi rabia, que es mucha en estos últimos meses...
Sé que tengo amigos estupendos y que hay gente que me quiere y a la que quiero, por lo que puedo darme por satisfecho en el apartado de los afectos... también sé que aún la edad no me ha enseñado a digerir ciertas cosas y a veces actúo como un crío mimado, y ahí debo empeñarme en aprender a ser más humilde y a limitarme a hacer antes de pararme en sentimientos propios y en golpes absurdos al aire.
De este año puedo decir que he metido en mi mochileta a algunos seres extraordinarios que antes no existían... Hugo, Esther, Javi, Joan... que me he emocionado hasta la flanura con Setxo y Luis, con Lorena y todo su universo peruano, con Aisha y Seidou o con mi Morantón bohodonero... que he vuelto a saber de la mierda de la literatura (con minúsculas) mientras volaba con la lectura de Pavese, Nicanor Parra,  Oliverio o Blanca Varela... que he sentido los largos silencios Gragera (echo yo de menos a ese tipo) y tener que dejar algo apartados a mis amigos lejanos por esta falta de moneda que me tiene en purita resistencia... que he sabido del afecto de la Flor (padre e hijo son dos tipos extraordinarios que siempre se acuerdan de mí para echarme manos salvadoras)... que he dudado de mis convicciones políticas y he intentado y fracasado en mi expresión pública de esas dudas... que he perseverado como un ceporrillo en mi proyecto solidario (y eso me pone felicidad absoluta donde quisieran reinar la tristeza y la desesperación)... que he visto muy cerca la jodida carita de la ruina, esa dama gris que aún me sigue acariciando cada mañana, pero que ya me va resbalando un poco por la purita convicción de que no puedo hacer nada en este navegar al pairo de los acotecimientos.
El resumen es que soy un tipo bastante feliz por comparación con quienes me rodean, que a pesar de que el camino está absolutamente trazado y no hay opción a trochas personales por las que escapar, aún sé tramitar mis caminos paralelos para salir del agobio diario... y que creo con fuerza en la posibilidad... y que lucho por ella como sé y como puedo... y que intento cada día espacios nuevos... y que creo en lo que hago porque me sale de los cojones.
Como todos los años por estas fechas, agradezco encarecidamente el afecto de quienes se acercaron a mí y me olvido sin más de los odios minúsculos que haya podido suscitar, eso sí, pidiendo disculpas a quien se sintiera herido de forma directa o indirecta por mis palabras o por mis hechos... y que estoy aquí para lo que gustéis cuando sea preciso.
Un abrazo fuerte a todos y un ‘¡adelante!’ gritado con entusiasmo.

Comentarios

  1. Y millones de cosas buenas más, que no has dicho, por pudor o por una modestia mal entendida, que eres un tío cojonudo, y que no conozco a nadie que te conozca y que no diga todo lo todo que eres. Te quiero. Desde este norte.

    ResponderEliminar
  2. El que se haya podido sentir ofendido por ninguna de tus acciones, sinceramente, sólo puede ser un necio o un gilipollas.

    ¡Adelante, coño!
    ¡Adelante!

    ResponderEliminar
  3. y qué narices, Luis Felipe, has vivido con ganas y sigues haciéndolo. Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Esta voz del más allá cree que eres un tipo fiable, un tipo jubiloso, un tipo creíble, un tipo al que se le puede confiar un abrazo y saber que será devuelto en una medida mayor. Y uno a este lado de las cosas se siente débil y nota a diario que le flaquea la moral viendo la de oficios que practicas, lo mucho que se da usted, lo poco, por lo general, que se entrega uno. Y ya está, amigo mío. Saludos desde el buen sur

    ResponderEliminar
  5. Desde mi desconocimiento hacia tu persona te digo que, creo firmemente que eres alguien a quien emular.

    ResponderEliminar
  6. ...A mí me gusta darte un besito en tu suave barba... Yo no beso a nadie que no sea buena persona.
    Besosos gordos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …