Ir al contenido principal

29 de diciembre


Así acabé y comencé el año.



29 de diciembre de 2011
Me levanto de la cama al amanecer y ya me siento al pairo por la vida, sometido a las decisiones de la política nacional e internacional, machacado por el cambio del dólar con el euro, roto por las bofetadas de los ladrones egregios (que además son ladrones de esperanza)... y todo va a los ácidos del cuerpo, a hacerlos bullir y crear espantos en las tripas que, a su vez, no me dejan pasar los días tranquilos entre los hijos de puta menores, esos de andar por casa que son especialistas en sumar amargura gratuita a todo lo amargo... y sueño con huir como Roger O. Thornhill, sin saber de qué, ni por qué, ni hacia dónde... o simplemente con subirme a la Noria del Prater de Viena y mirar al gentío con mirada Harry Lime [‘... piensa que son como hormigas... ¿dudarías en pisarlos si supieras que cada vez que lo haces obtendrías una buena ganancia?’]... a veces pienso que algunos hombres no se merecen ni una tumba, y menos la conmiseración... ni siquiera mi odio, que ya es mucho decir...
Y luego notar a poquitos cómo te haces viejo, un viejo gruñón y cabreado con el mundo, con todo y con todos... y es que la incapacidad le vuelve a uno gruñón... porque ya no soy capaz de casi nada, coño, de casi nada... porque estoy atrapado en una estructura hermética, ficticia y hermética... un enredo del que no podré salir jamás, un enredo hecho de tedebos y medebes, de tequitaré si no sigues el camino dirigido que te hemos puesto hasta el final... y no sé si merece la pena estar así, sentirme tan amarrado como me siento, cuando sé a ciencia cierta que todo es fácil, que simplemente he de decir basta y arrancar de nuevo como me salga de los cojones... pero las cargas pesan... la familia (vaya estructura, amigos, una puta losa llena de trampas), el trabajo con cada uno de mis empleados como una de esas pesas de mil kilos que intentaban levantar en el diecinueve dos forzudos con bigote, las derramas sociales hechas de falsa moral y afectos inexistentes... y la tierra, este cabrón apego a la tierra irracional de uno, este quedarse siempre en el mismo lugar con un ancla oxidada clavada a cien metros de profundidad, inamovible... Sí, viejo y gruñón, que es lo que me queda, gruñir, quejarme como una niña meona y echar pestes por la boca como único método de gastar la adrenalina inútil...
Hoy, tomando el café de la mañana, uno de mis contertulios cafeteros contaba que se va cuatro días a cazar a la Pampa o a archivar monos al Brasil, que igual da que da lo  mismo, y los demás nos reíamos de él como si fuera una locura infantil, pero la verdad es que se va el tipo... a cazar gansos... cuatro días a cazar gansos a la Pampa... es la vida de los triunfadores, de los neoliberales que más que personas son tramitas Letraset, pero jodidas tramitas... lo que podría hacer yo con el coste de ese viaje (y los gansos seguirían volando libres, coño)... veis, me pierdo siempre en lo particular, y es por eso que estoy reviejo, por perderme en lo particular. Stalin o Reagan no andaban perdiendo el tiempo en lo particular, eran grandes hijos de la chingada, pero sabían cómo ser hijos de esa marronosa chingada... jodiendo al mundo entero y teniendo funerales pimporros... en fin.... que yo no puedo ser ni un diez por ciento de mí, y eso me mata, me ahoga y me mata.
Y me afeito la barba y queda mal, queda fatal (el pelo mal cortao, a los dos días está igualao), pero es un gesto estético hacia todo y hacia mí mismo... peladito.

Comentarios

  1. Hugo Izarra ha dejado un nuevo comentario en su entrada "29 de diciembre":

    Cada vez que a uno de estos cazagansos les explota el rifle en la puta cara
    soy el hombre más feliz del mundo.

    Afeitarse es un mal cíclico y necesario. Pero es verdad que renegar de la
    barba es una traición de todo hombre. Como afeitarse las cejas, la cabeza o
    el pecho. O las pelotas.

    La excusa de la comodidad no me vale. Es una traición, como la
    metrosexualidad. Como la caza neoliberal de gansoflautas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …