Ir al contenido principal

Un cajoncito blanco...





Un cajoncito blanco para Mayte Lucero y algunas flores para dolerse de una vida que no pudo ser... pero somos de una pasta especial y podemos diferenciarnos de otros seres vivos en que podemos usar la imaginación y crear mundos. Yo, esta mañana de Reyes imaginaba a ese lucerito apagado sonriendo entre sus juguetes, corriendo por los cerros radicales del Perú más duro, sin nada, pero con una vida saltando en su pecho para cualquier posibilidad... pero también pensaba en que no es justo que en muchos rincones del mundo mueran niños por enfermedades que en Occidente son pura anécdota... no era necesaria esta desaparición bajo ningún concepto, ni desde el de los hombres (que contamos con medios para evitarla), ni desde el de ese Dios inexistente que tantos tienen como falso norte... no es justo que una vida se trunque inútilmente justo cuando está empezando, como no es justa esta abulia general hacia los demás que reina entre nosotros... aquí, con la dura crisis que padecemos y todos sus añadidos, durante las últimas tres semanas nos hemos gastado en vinos, nimiedades y absurdas celebraciones el exacto dinero que habría servido para salvar miles de vidas como la de Mayte Lucero, pero no pasa nada, seguimos con los ojos deslumbrados por los neones y vemos el futuro (que nunca existe ni existirá) como una certeza capaz de ocultar con sus promesas falsas cualquier tragedia... Mayte no tenía ni idea del cambio del dólar o de los tipos de interés, no sabía nada de los conflictos armados ni de las nuevas estrategias de mercado de las grandes multinacionales, pero era capaz de vida, pues tenía un cuerpo lindo para tramitarla... pero el mundo es torcido y no sabe valorar el don del latido vital comparado con esos jodidos asuntos artificiales del bienestar, el ocio o el dinero... ella tenía un hálito con el que salir adelante como fuera, tenia la potencia intacta para caminar, comer, amar, llorar, reír, ser lo que le apeteciese en función de su esfuerzo y sus decisiones... pero a nosotros no nos importa eso, que no tiene valor si no se pierde, porque es moneda de uso irreflexivo y ya no sabemos sentirnos felices por poder caminar, por poder sonreír, por poder llorar o compartir algo bueno o malo con los demás... poder ir a orinar y hacerlo no suele hacer feliz a casi nadie, porque no somos capaces de sentir el valor de esos actos que ya se han hecho reflejos en nosotros... nos alegramos por ganar dinero, por tener un coche o por llevar un anillo en el dedo, pero no sentimos felicidad por saciar nuestra sed con un vaso de agua o por sentir que alguien te mira los ojos con afecto.
Mayte Lucero ya tiene algo suyo: un cajoncito blanco de madera. Es triste.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…