Ir al contenido principal

El mercado secundario...


Una mujer salía llorando de la oficina de una caja que ahora es banco... iba agarrada del brazo de su padre mientras le decía sin creérselo... ‘no te preocupes, papá, que esto se arreglará’.  Al lado, justo a la puerta de la oficina, dos señores con los setenta bien cumplidos lanzaban improperios en voz alta mientras otro que salía de allí dijo... ‘habría que quemar los bancos y a los banqueros dentro’.
Yo acababa de hacer en la misma oficina un ingreso pequeñito para SBQ y estaba perplejo con el lío, con los comentarios, con la cola tan poco normal que había en y con la puerta de la dirección cerrada a cal y canto y con las persianas bien bajadas –circunstancias que no me había encontrado nunca allí–... y me acerqué a otra oficina bancaria próxima para hacer unas operaciones de mi empresa y tomar un café con uno de los bancarios con el que me llevo de perlas.
Después de mis gestiones de caja, fuimos al por el cafetín y le pregunté a mi amigo que qué sucedía... ‘nada y mucho, Felipe, y parece que nadie, entre comillas, tiene la culpa... resulta que todos los bancos hemos tenido libertad durante mucho tiempo para trabajar con productos en el mercado secundario y hemos podido ofrecer condiciones ventajosas a nuestros clientes vistiendo el asunto de plazo fijo con posibilidad de recuperación del dinero en 48 horas, y a los clientes se les hacían (?) unos test para los contratos que prácticamente se autorrellenaban sin leerlos y se ponían a la firma, porque ya sabes que en los pueblinos la gente se fía de los bancarios a los que conoce de casi toda la vida... pues ahora, de pronto, han cerrado esa opción de mercado secundario y han parado todas las operaciones mientras se investigan, con el consecuente que de los capitales puestos a plazo solo puede recuperarse un 15% en tres meses, otro 15% en un año y el resto cuando pasen diez años... y los clientes han comenzado a saberlo y se están poniendo muy nerviosos, pues generalmente son personas mayores y esos son todos los ahorros de sus vidas...’ , y yo flipaba mientras me tomaba el café... gente que, sin conocimiento del riesgo que corría su dinero, lo han puesto todo en las barriguitas banqueras para que en ellas se maldigiera con historias oscuras y que ahora tienen una enorme y grave dificultad para poder acceder a ese dinero que siempre fue suyo... y le dije a mi amigo... ‘¿no será esto el principio de un corralito?’... ‘pues quizás’, me contestó como quien unta un churro en el chocolate caliente para llevárselo golosamente a la boca.... y le volví a preguntar... ‘¿y quién tiene la culpa de esto?’... pues una parte de ella la tienen los clientes por no informarse bien y no leer la letra pequeña, otra culpa mayor la tienen los cargos intermedios de banca que han seguido y han hecho seguir las directivas de venta de un producto de mucho riesgo bajo el engaño de un plazo fijo ventajoso y seguro... y otra parte de culpa la tienen quienes controlan el mercado de valores, que de pronto lo han paralizado todo de golpe para eliminar el mercado secundario y van a crear un colapso en cualquier momento... porque imagina que todos los que han firmado este tipo de operaciones en cualquier banco, que todos las han contratado, se presentan el mismo día a reclamar su dinero (que es lo que ahora está sucediendo)... el riesgo de colapsar la banca es alto, aunque esto parece que no puede decirse, como cuando un enfermo tiene cáncer y a todos se les ruega un silencio cómplice’... 
Me despedí de mi amigo bancario y, de camino a mi empresa, volví a pasar por la oficina de las colas, los llantos y los improperios... había más gente esperando con cara de preocupación... y hoy, que he vuelto a pasar, más de lo mismo.
Y yo pensaba en que si esto ya sucede en un pueblecito del culo del mundo en el que vivimos cuatro almas, ¿qué será en el resto del orbe hispano?... y me mosqueé, porque ya todo tiene obligatorio paso por la banca... las nóminas, las pensiones, los recibos domiciliados de todo, los pagos y los adeudos privados... todo... y llegué a casa y me encontré con una cartita muy educada de CD en la que me indican que, con el nuevo año, mantener una cuenta costará 35 euracos de nada y que cobrarán 0,35 euros por cada apunte que hagan en ella, todo a mayores de que te cobran cada comunicación por correo (que te las envían aunque tú no las quieras recibir) y hasta el más pequeño movimiento de dinero... eso por no andar contando que por un aviso de descubierto te trajinan 30 euros (solo por el aviso) y por tener tarjetas te sangran como galenos medievales. Esto es usura desde mi punto de vista, que es miope, pero no tonto.
¿Qué hacer?... pues desde mi simpleza no se me ocurre otra cosa que intervenir la banca y llevar a todos sus responsables, uno a uno, a los juzgados para que se las vean con ley... y con ellos llevarse por delante de una puñetera vez a los cientos y cientos de políticos corruptos que han propiciado este estado de las cosas, por acción o por omisión imbécil o interesada... y tomar de una vez las riendas de nuestro futuro para llevar a cabo decisiones valientes capaces de quitarnos de en medio a toda esta piara de ladrones y egoístas que actúan más por las leyes de la piratería que por las de los estados democráticos... habrá que fijarse un poquito en Finlandia y en lo que sucedió allí a partir de 2008 para darnos cuenta de que es posible... el problema es que allí las víctimas (justas) han sido los banqueros y los políticos corruptos... y eso es una rémora, más con el gobierno que se nos ha echado encima.
Pero a mí, mira tú, me queda aún un puntito de esperanza.

Comentarios

  1. Pues sería buena idea crear una plataforma para empezar a actuar judicialmente contra estos hiperabusos. CD me envió la misma cartita, en hojas tamaño 10 x 21 cm. y con tipo a punto 6.. y no entendí ni J. Me cagué en sus muertos, eso sí.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …