Ir al contenido principal

Poner énfasis en la mierda para continuar...


Con Josmel comenzó la caída... pero su recuperación física encierra nuestra recuperación en moral, ganas y nuevos proyectos... vamos a ello, coño.



Debo confesar que estoy cansado, que a ratitos siento que no puedo con todo esto y que mi entorno me supera sin que pueda hacer nada... y no es llorar, es solo poner en énfasis que, a pesar de mi empeño y de mis ganas constantes, el mundo que me rodea se va viniendo abajo... y yo con él. Digo esto porque sé a ciencia cierta que si verbalizo mi estado, éste acaba mejorando y yo comienzo a salir de los pozos personales, que vomitando termina uno sintiéndose mejor y comienza a ver algo de luz en lo que venga.
Dicho esto, me niego a que mi mundo se derrumbe, me opongo a ello con todas mis fuerzas pese a quien pese y suceda lo que suceda... seguiré intentando poemas porque en ellos está mi verdad, seguiré insistiendo en los proyectitos SBQ porque creo en ellos, porque me hacen crecer como persona y, fundamentalmente, porque hay mucha gente que necesita de ese trabajo para seguir respirando, comiendo, viviendo... esos proyectos pequeñitos son lo más grande y hermoso que he hecho en mi vida y no voy a detenerme por absurdos circunstanciales... seguiré con mi empresa porque es de lo que comen mis hijos y de lo que viven mis empleados y sus familias, todo a pesar de los golpes diarios de las diversas administraciones, de la ineptitud garrapata de los políticos irresponsables que no me representan (aunque cobran de lo que yo produzco, y lo hacen para joderme mejor), del descaro de quien ha decidido no pagar sus facturas aprovechando la puñetera dinámica y el cartelón de crisis... seguiré con mi forma de pensar sobre el mundo y hasta quizás me radicalice hasta llegar a las manos, no sé...
Me niego a que todo lo que he logrado con mi trabajo personal, con los montones de horas de sueño perdidas, con mi entusiasmo y con todas mis ganas se vaya a la mierda... me niego a ser un esclavo más y a perder mi decidida peripecia vital por uno de esos caprichos de los hijos de la gran puta de la economía y la política.
Seguiré, por tanto, dando guerra aunque me llaméis pesado, aunque os hartéis de mí y aunque cualquier día decidáis poner silencio sobre mi espalda.
Hoy estoy absolutamente decidido a impulsar de nuevo los proyectos de SBQ SOLIDARIO y a dejarme la piel en ellos... para ello he lanzado una campaña en prensa de donación de libros para los mercadillos, voy a pintar hasta donde me lleguen las ganas para sacar mis modestos cuadritos a subasta (aunque os hartéis de esas peticiones subasteras en fbk... quien no quiera aguantarme, que me elimine), voy a mercadillear como un cosaco hasta la doblez de riñones, voy a pedir ayudas como sea y en donde sea (estoy preparando un proyecto para presentar en la AECID en el que llevo ya trabajando dos semanas por las noches)... así pondré al día la contabilidad maltrecha desde nuestra mala suerte hospitalaria de diciembre y comenzaré de nuevo a entregar carritos polleros, materiales a escuelas de los cerros peruanos, becas de estudios y ayudas a familias en situación de pobreza extrema (debo un carrito de Fabio y Fernando de la Flor y será el primer proyectito pequeño en realizarse)... os juro que me voy a currar la obtención de fondos como nunca lo he hecho... pero necesitaré vuestra comprensión y vuestro apoyo de vez en cuando.
Cuando todo se ve más negro, cuando no se encuentra salida, es justo cuando hay que pelear y desmostrarle al mundo y a uno mismo que el valor positivo es lo único que se precisa para tirar adelante... y en ello estoy a pesar de tantas barreras y tantas trampas.
Nos vemos por ahí trabajando por lo que creemos,  colegas.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …