Ir al contenido principal

Tres poetas latinos...

Basilio Belliard, Reinaldo García Ramos y Gabriel Chávez Casazola durante su lectura de poemas.


Ayer tuve la suerte de conocer a tres tipos entrañables gracias a mi participación transversal en el “XV Encuentro de Poetas Hispanoamericanos” haciendo labores de coordinación en uno de sus actos realizado en Béjar... son Basilio Beillard (República Dominicana), Reinaldo García Ramos (Cuba) y Gabriel Chávez Casazola (Bolivia).
Basilio me resultó el menos cercano de los tres a mi gusto poético en lo que fueron versos leídos por él (ya se sabe que no es lo mismo asistir a un recital y escuchar a un poeta por primera vez que leerlo tranquilamente en el sillón de casa... se escapan muchas cosas y el recitado puede hacer que los versos crezcan o se agoten), pero tuve la suerte de que me regalase un librito suyo de relatos breves –“Oficio de arena”– que me dejó fascinado por razones diversas que pienso explicar en una entrada aparte, pues lo merece.
Reinaldo García demostró enseguida ser un poeta hecho, serio y muy formado. Su poesía me pareció excelente y perfectamente trabada, llena de contenido y con un ritmo que se acrecentaba con su hermoso acento cubano. Es un tipo al que tengo que leer con tranquilidad, pues su muestra poética leída me pareció muy interesante.
Gabriel Chávez Casazola fue, sin lugar a dudas, el más brillante de los tres, ofreciéndonos una poesía inteligente, original, llena de imágenes coloristas y de sorpresas bellísimas mezcladas con un delicado humor muy de mi agrado (le abracé fuerte al terminar porque me emocionó). Me regaló su libro “El agua iluminada” (una rara edición trilingüe con vuelcos al portugués y al italiano)... y lo leí de un tirón a media noche, y me gustó aún más, hasta el punto de que terminé leyendo tres veces su poema “La noche americana”, un poema narrativo en tono de cine que me ha acercado mucho a este tipo boliviano que vive en Santa Cruz. Una pasada.

Lo pasé lindo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…