Ir al contenido principal

Las gárgolas mochicas de Salaverry




Mi suerte siempre fue más de arándanos que de monedas, pues jamás me tocó una lotería ni algo parecido que no me hubiese trabajado antes, pero siempre tuve una suerte muy especial para los tesoros que la mayoría no ven como tales.
Paseando por Salaverry acompañado por los bomberitos voluntarios del lugar, llegamos a la plaza de armas, que está coronada por una iglesia limpia de corte español... y me dio curiosidad por ver el templo (cosa que pocas veces me sucede)... lo bomberitos me acompañaron en la visita... una iglesia llena de luz y exenta de lujos, con sus virgencitas vestidas como para una fiesta... de pronto, uno de los bomberitos, con formación en historia del Arte, me dijo que hacía poco tiempo habían descubierto unas gárgolas mochicas en el tejado del templo... y me entró la curiosidad... ‘Nadie las conoce, porque no se pueden ver desde la plaza y tampoco está permitido el acceso al tejado, pero si usted quiere, subimos...’... y claro que subimos... dos enormes saurios mochicas en perfecto estado de conservación se acodaban detrás de la cúpula del templo... y los miré con auténtico placer, y los toqué con mis manos blancas y les hice un par de fotos... todo a pesar de que me golpeé dos veces en la cabeza al atravesar los accesos pequeñitos que llevaban al tejado y aún me duelen los chichones. Mis ojos acababan de ver lo que la mayoría de los habitantes de Salaverry no conocen... y me sentí como si me hubiese tocado el gordo de Navidad por haber tenido ese privilegio.
¿A que tengo suerte?


Comentarios

  1. Además tienen esa expresión Lacoste que me suena de algo ;) A veces las coincidencias son reencuentros.

    ResponderEliminar
  2. Nunca ocurre nada por casualidad...tus ojos debían verlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…