Ir al contenido principal

Chuangtze

No creer es complicado, y me refiero a no creer por sistema, pues lo que llevaría un camino de facilidad por el camino de la confianza, se retuerce inexorablemente en un viaje de continuos recelos. Yo decido rápido en el asunto de dar crédito o no a cualquier causa o efecto, a cualquier persona o ente abstracto, pues siempre he entendido que en el camino de la duda –esta clase de duda, por supuesto– se pierde mucho más de lo que se gana. Así pues, un gesto, un color, un reflejo de lus, una sensación... me ponen de inmediato en un campo o en el de enfrente. Y, claro, me equivoco con mucha frecuencia, pero en mi equivocación está la senda por la que discurro, la del «yo» subjetivo. Creo o descreo a primera vista, y eso me da velocidad de respuesta y, por tanto, tiempo.
También he aprendido a rectificar, y lo hago en la misma clave, con velocidad, sin pensar demasiado en las consecuencias. Y no me disgusta.
(11:14 horas) Siento que debo hacer un elogio de la figura de José Luis Morante, pues los últimos acontecimientos sucedidos en la red –la usurpación de mi personalidad por un imbécil para hacerle daño– me han dejado un mal sabor de boca (anoto que puse mis medios para que el asunto se solventara y la web «premiosliterarios.com» ha tenido una buena velocidad de reacción publicando una nota aclaratoria y eliminando los mensajes nefandos. Pues bien, José Luis es una de las mejores personas que conozco, coincidiendo en él altos valores morales, generosidad y una honestidad superlativa. Como amigo, cumple al milímetro los cánones de respeto y entrega, de afecto y riesgo. Como crítico literario, es sereno, muy bien formado y absolutamente ajustado en sus opiniones, teniendo siempre presente en sus escritos consideración de respeto hacia las obras de las que escribe y sus autores y una seriedad casi enfermiza en sus planteamientos. Como poeta, es delicioso mirar su obra con distancia para contemplarla muy bien vertebrada y en constante, pero serena, evolución. Como conversador, es inagotable e interesantísimo.
Yo, ante todo su escaparate de virtudes, me quedo con la amistad que me ha regalado siempre, siendo consciente de que apostar a la buena amistad es mucho más difícil que apostar al buen amor. José Luis Morante es mi mejor amigo por encima de cualquier otra consideración del tipo que se quiera, y sabe demostrarlo cada día con su apoyo, con sus palabras y, sobre todo, con sus silencios. Y yo, Luis Felipe Comendador Sánchez, asumo su voz como la mía, sus hechos como los míos y sus decisiones como las mías... con todas las consecuencias. ¡Con todas las consecuencias! Quien se pone frente a José Luis, se sitúa frente a mí, quien lo insulta, me insulta gravemente y quien lo quiere, me tiene para reforzar el vínculo hasta donde lleguemos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…