Ir al contenido principal

Chuang Hsin-cheng


A la vez que hago efectivo el pago de mi nuevo coche –no contaba yo ahora con este gasto, pero mi Takuma suena a ventilador viejo–, me comunican del taller que la furgoneta de mi empresa ha gripado su motor y debe ir camino del desgüace... ¡Estoy en puta vena!, pero, en fin, la vida es para vivirla y el dinero para gastarlo –¿o era al revés?–. No le daré muchas más vueltas, estrenaré mi coche y disfrutaré de él lo que pueda.
(22:16 horas) Esta noche he vuelto a leer un poquito después de unas semanas sin poder hacerlo por causa del trabajo y del blues. He retomado la «Meditaciones metafíscas» de don René Descartes en una edición de Vidal Peña-KRK, ese servicio inteligente a la omnipòtencia de un Dios perdulario –qué inocentes y bellas diatribas– o la inseguridad sobre el pensamiento y la existencia... en fin, esas cositas con las que yo disfruto tanto enredando y enredándome.

Mi lectura la cortó una llamada de mi hijo Felipe para contarme llorando de rabia las diferencias con su hermana, y yo me cisco en todo lo que se mueve, pues he intentado siempre enseñar a mis hijos el valor del diálogo y la ventaja de la palabra sobre la agresión, y me consta que en su vida social fuera de casa lo practican con buenos resultados, pero en casa se vuelven monstruos intratables... Y yo no sé cómo solucionar esta jodida distorsión que nos afecta a todos los que convivimos en ese espacio cerrado: la cría, una cría de dieciocho años, anda aún autoafirmándose –manda güevos– y está jodida por su fracaso escolar –un fracaso del que es la única y exclusiva culpable– y las consecuencias que ello le trae (charletas, falta de pelas, inseguridad de futuro, pérdida de colegas que se van a la universidad...), y todo aliñado con un desorden físico y mental en el que no sé poner ni una puta coma... Todo se traduce en posturas defensivas absurdas y en una violencia verbal (especialmente hacia su madre y su hermano) que a veces me saca de mis casillas y me lleva a su puñetero terreno... al final, la moza se transforma en pura ingratitud hacia los que la sostenemos y es incapaz de procesar lo que debe poner en la balanza para que todo se haga estabilidad y calma.
Lo que más me duele es que la moza reúne valores importantes y se está jodiendo la vida ella sola, entrando en una espiral que no sé cuánto tiempo podre aguantar como padre –¡qué jodido es ser padre de una eterna adolescente!

El mozo, mi Felipe, está en el justo tono de su edad, con las hormonas hirviendo y con una interminable fase escatológica que agota. A todo eso –que ya parece bastante– se suma un puntito de hiperactividad que cabrea... Con esa mochilita de lujos choca de frente con su hermana y los choques son violentos de cojones... Y él es generoso, todo corazón, listo como los ratones coloraos y tan claro como el agua cristalina... Una bomba.
Y Ángeles, Guillermo y yo padecemos su guerra de guerrillas al punto de la locura, sin saber cómo poner solución a lo que tiene todos los apellidos de un fracaso que me tomo como personal, mi fracaso como padre. Y me dan unas ganas enormes de mandarlo todo a tomar por el culo... pero no puedo, porque son mis hijos, son mi responsabilidad, son mi miedo eterno... y el amor que les tengo me lacera hasta dar golpes a las paredes en solitario y hasta morderme la lengua para no decirles con dureza todo lo que me pide el cuerpo.
El amor es cabrón a veces... y los hijos también... porque nos destruyen, nos pisan, nos degradan, nos vejan, nos dejan sin aire y sin esperanza.
Mi felicidad son mis hijos, sí... y también mi desgracia.

Comentarios

  1. ¡Qué duro es ser padres! ¡Qué duro es ser hijos! ¡Qué duro es ser todo!
    Voy a imprimir esto y a ponerlo con un imán en la puerta de la nevera a ver si hay suerte y lo lee alguien.
    Mientras tanto un abrazo para la adolescente genial y el chavalote bravío y por supuesto a la madre que os sufre a todos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …