Ir al contenido principal

Mao Dun


Acabó el blues y Béjar ha dejado de pronto de ser Chicago para volver a su cosita ibérica de miserias políticas y paro a ciencia cierta, de calles oliendo a alquitrán electoralista y cerdos chillando en el matadero ilegal de Palomares un olor infecto a muerte y a sangre podrida, de especulación urbanística menor (comparada con Marbella) y de pueblo/pueblín con ínfulas y madrileños por las cuatro esquinas. Agosto es perro en Béjar porque lo hacen perro los políticos gobernantes con sus obras a destiempo y los turistas de baratillo con su ocupación masiva y destructora. Pero a mí no me importa, pues persevero en mi soledad y me encierro hasta el olvido –sólo me joden el café y alguna cena prevista que no se puede realizar por «comedor completo».
Ayer, sin ir más lejos, con la voluntad de invitar a cenar a Mar y a Antonio Orihuela –que se vinieron desde Helmántica a ver el festival de blues–, tuvimos que conformarnos con unos bocatas de pollo con pimientos, pues no hubo forma humana de encontrar mesa libre. Menos mal que son colegas comprensivos y vieron el percal consumista veraniego y la falta de servicios que padecemos en nuestra ciudad estrecha y cusaquiana. Lo mejor fue la visita a Candelario, que se resumió por la parada “y fonda) en La Casa de la Sal con el fin de que la conocieran mis colegas. Josetxo Lamis nos trató de lujo, nos enseñó todo con detalle de guía donosti, nos invitó a unas cervecitas de lujo en su patio/corral/terraza y me regalo una pintura suya de una vista de uno de los puentes de San Sebastián en colores inquietantes que presumen un pasado duro del pintor en aquella tierra Uría y Concha. Un cielo de tipo.

Y con los bocatas nos llegó un golpe de heavy inesperado de la mano de Tea, un grupo desubicado en el festival en lo que a mis gustos se refiere. Pero llegó Big Joe Turner para dejarlo todo en su sitio con ese blues Tenessee que a mí me llega –me encantó el concierto del gordito con sombrero, sí–. Del Scot Henderson pasé, no sé si por agotamiento o porque me resutó un blues duro y muy poco adecuado para mi estado de ánimo final. Me vino bien el despiste, porque me dediqué a observar al gentío, que a ratos se hacía gleba; hasta llegué a fijarme en un motero gilipollas que estaba mamao como un perro y que se enzarzó con Juanito –los imbéciles tienen problemas para procesar con quién se meten– e hizo un amago de tirar la barra de los bocatas (sus colegas moteros subsumieron la violencia en grupo HD y se lo llevaron de allí a dar la barrila a su puta madre). Y fuera de este incidente, Paco Novelty con su eternamente bella Marina, un colega sevillano –el hijo de Mila, una antigua amiga de mi madre– al que abracé con ganas, la pareja Hernández sin niñas y dando ejemplo de lo que es la hermosura tranquila, Luisito con su sonrisa mística que encierra no sé qué siempre, Miguel feliz y agotado, José Antonio Sánchez Paso en una soledad demasiado política, algunas pollardas desubicadas con zapatitos de tacón y gafas Gucci... y los enfermos de siempre, enfermos de soledad, de alcohol, de timidez, de vergüenza, de dinero, de pose... pero pagan entrada, que es lo que realmente importa para poder cerrar las cuentas con cierta holgura.

La sensación general a toro pasado es que hay un montón de pasaítos de rosca que están acelerando hasta el límite del peligro, que aún quedan tipos interesantes –aunque pocos–, que el blues clásico me gusta de verdad y que los experimentos es mejor que se hagan en La Florida, que esta cita bluesera sigue siendo aire fresco para mis pulmones cansados de humo y que animo a Miguelón a seguir tan loco de atar como lo ha estado hasta ahora.
(17:15 horas) Café con Albertito Hernández en La Venta del Bufón con intercambio de cromos (yo puse libros y él puso todas las fotos del festival en 3 CD’s).
Béjar empieza a recuperar el tono cutre de siempre y yo vuelvo a mi encierro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…