Ir al contenido principal

Mao Dun


Acabó el blues y Béjar ha dejado de pronto de ser Chicago para volver a su cosita ibérica de miserias políticas y paro a ciencia cierta, de calles oliendo a alquitrán electoralista y cerdos chillando en el matadero ilegal de Palomares un olor infecto a muerte y a sangre podrida, de especulación urbanística menor (comparada con Marbella) y de pueblo/pueblín con ínfulas y madrileños por las cuatro esquinas. Agosto es perro en Béjar porque lo hacen perro los políticos gobernantes con sus obras a destiempo y los turistas de baratillo con su ocupación masiva y destructora. Pero a mí no me importa, pues persevero en mi soledad y me encierro hasta el olvido –sólo me joden el café y alguna cena prevista que no se puede realizar por «comedor completo».
Ayer, sin ir más lejos, con la voluntad de invitar a cenar a Mar y a Antonio Orihuela –que se vinieron desde Helmántica a ver el festival de blues–, tuvimos que conformarnos con unos bocatas de pollo con pimientos, pues no hubo forma humana de encontrar mesa libre. Menos mal que son colegas comprensivos y vieron el percal consumista veraniego y la falta de servicios que padecemos en nuestra ciudad estrecha y cusaquiana. Lo mejor fue la visita a Candelario, que se resumió por la parada “y fonda) en La Casa de la Sal con el fin de que la conocieran mis colegas. Josetxo Lamis nos trató de lujo, nos enseñó todo con detalle de guía donosti, nos invitó a unas cervecitas de lujo en su patio/corral/terraza y me regalo una pintura suya de una vista de uno de los puentes de San Sebastián en colores inquietantes que presumen un pasado duro del pintor en aquella tierra Uría y Concha. Un cielo de tipo.

Y con los bocatas nos llegó un golpe de heavy inesperado de la mano de Tea, un grupo desubicado en el festival en lo que a mis gustos se refiere. Pero llegó Big Joe Turner para dejarlo todo en su sitio con ese blues Tenessee que a mí me llega –me encantó el concierto del gordito con sombrero, sí–. Del Scot Henderson pasé, no sé si por agotamiento o porque me resutó un blues duro y muy poco adecuado para mi estado de ánimo final. Me vino bien el despiste, porque me dediqué a observar al gentío, que a ratos se hacía gleba; hasta llegué a fijarme en un motero gilipollas que estaba mamao como un perro y que se enzarzó con Juanito –los imbéciles tienen problemas para procesar con quién se meten– e hizo un amago de tirar la barra de los bocatas (sus colegas moteros subsumieron la violencia en grupo HD y se lo llevaron de allí a dar la barrila a su puta madre). Y fuera de este incidente, Paco Novelty con su eternamente bella Marina, un colega sevillano –el hijo de Mila, una antigua amiga de mi madre– al que abracé con ganas, la pareja Hernández sin niñas y dando ejemplo de lo que es la hermosura tranquila, Luisito con su sonrisa mística que encierra no sé qué siempre, Miguel feliz y agotado, José Antonio Sánchez Paso en una soledad demasiado política, algunas pollardas desubicadas con zapatitos de tacón y gafas Gucci... y los enfermos de siempre, enfermos de soledad, de alcohol, de timidez, de vergüenza, de dinero, de pose... pero pagan entrada, que es lo que realmente importa para poder cerrar las cuentas con cierta holgura.

La sensación general a toro pasado es que hay un montón de pasaítos de rosca que están acelerando hasta el límite del peligro, que aún quedan tipos interesantes –aunque pocos–, que el blues clásico me gusta de verdad y que los experimentos es mejor que se hagan en La Florida, que esta cita bluesera sigue siendo aire fresco para mis pulmones cansados de humo y que animo a Miguelón a seguir tan loco de atar como lo ha estado hasta ahora.
(17:15 horas) Café con Albertito Hernández en La Venta del Bufón con intercambio de cromos (yo puse libros y él puso todas las fotos del festival en 3 CD’s).
Béjar empieza a recuperar el tono cutre de siempre y yo vuelvo a mi encierro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…