Ir al contenido principal

Ojo, que no somos tan tontos como ustedes creen ni ustedes son tan listos como se ven.

Salió el nuevo periódico de Béjar hecho en Madrid por una empresa llamada La Luna / El Iceberg, y desde el primer número queda claro el asunto, con dos cojones, protagonista masculino de derechas y futuro aproximado de edición hasta finales de mayo. Sólo me jode, ante tanta obviedad, que no haya ni una firma en los salmos que publica. Mis preguntas: ¿Quién paga esto?, pues la publicidad ha sido gratis –me consta– y el papel se ha regalado por todos los buzones de la ciudad... Y... ¿qué pretende conseguir –o ya ha conseguido– además de que la derecha gane las elecciones en Béjar? –que esta tirada electoral la llevan algo chunga los colegas peperos–. Las respuestas las sé desde tres fuentes fiables, pero prefiero que el personal imagine y se desborde, porque el asunto va a traer cola y ya se sabe que hasta el rabo todo es toro.
Sólo me extraña que no escriba el esbirro Losantos... claro, que esta es una plaza chica y aquí sólo se hacen corridas charras.
(15:48 horas) Cuando llegué al café de las tres, todo el periquiteo de barra hablaba de la nueva publicación sosa, pelma y monocolor. Uno dijo que Rajoy lo debe ver muy chungo en Béjar para pagar a unos escudillas de letra chica por hacer propaganda azul, otro se leyó los anuncios y dijo: «lo bueno de esto es que ya sabemos de qué va la gente y en los sitios donde no hay que volver a pisar», el de más allá sonrió y soltó un taco sobre la madre política de no sé quién... Después de unos minutos de calma, entró un albañilito bien currao, se pidió una copa de coñac, pilló sin querer la publicación sin firmas y dijo: «Niño, en la barra no se deja el papel pa limpiarse el culo, que no le da estilo a la casa». Yo pensé que o somos cuatro confundidos y todos tomamos café al mismo tiempo o la papelina preelectoral pepera está mal tirada pensando en que el ciudadano es gilipollas. En fin, que nos partimos el culo de risa de pensar en el que paga esto, y encima sin dejar pelas en Béjar, que ya viene hecho de los madriles/telemadriles. Con su pan se lo coman.

[Noticia de« HOY», el Periódico de Extremadura

'De la luna libros' promueve entre los institutos los textos de La Celestina
JUAN SORIANO/MÉRIDA

La editorial emeritense De la luna libros promueve entre los institutos de la región uno de los hitos de la literatura española, La Celestina, a través de su última publicación.
La firma presentó anoche el número 18 de su revista 'La luna de Mérida', dedicada al mundo del teatro. En esta ocasión, se ha elegido como tema a tratar la obra de Fernando de Rojas, tal como se hizo en las ediciones precedentes con el Quijote y el Lazarillo de Tormes.
El último número de 'La luna de Mérida' se compone de siete textos, de otros tantos autores, cada uno de los cuales ha escogido un personaje de La Celestina y lo ha traído a nuestro tiempo con un lenguaje más actual. Miguel Murillo, Luis Felipe Comendador, Pilar Galán, Luis Miguel González Cruz, Jesús Manchón, Francisco Rodríguez Criado y Marino González firman las obras.

Representaciones
Además de la venta de la revista, estos textos están escritos para ser representados. De la luna libros puso en marcha hace siete años esta iniciativa, que les ha llevado por institutos de la región, ayuntamientos y casas de Extremadura de todo el país.
En el caso de los centros de Secundaria, gracias a un convenio con la Consejería de Educación, se envía la documentación junto con un cuaderno de trabajo para que los alumnos preparen la materia. A continuación, la editorial visita el centro con unos actores para poner en escena los textos.
El pasado año se hicieron 40 representaciones del Lazarillo en institutos de la región.].

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …