Ir al contenido principal

Lava tus trapos sucios en una plaza llena y notarás cómo se vacía.

La historia contemporánea de mi pueblito estrecho cada día se parece más a una película de romanos, pero de romanos de la Roma decadente y de serie B, coño. Y siendo asunto de largo serio, viene haciendo sonreír a todo hijo de vecino que mire con cierta distancia y sin involucrarse [qué término... «invo-lucrarse»]. Corren ya por las calles anónimos de un sospechoso izquierdismo verdezuelo [éstos pegados en paredes y pisados por el suelo], y otros repartidos por repartidor a domicilio con cierto olor a derecha consuetudinaria y distinta de esa otra vieja derecha de ricos... y aún de esa otra esperpéntica de obreros de derechas con mando en plaza. Corren papeles gratuitos a «fondo perdido» y metidos por cojones a fuerza de mancillar los buzones particulares y comunitarios [éstos, todos del mismito jaez y con olor a subvención CE y a apoyo PP]... la derecha es de papeles hoy [que para eso maneja la pasta] y la izquierda de virtualidad mediática internetera y de tarifa plana... Todo un batiburrillo de medios [de medio pelo] liderados por tipos que [casi siempre] antes fueron de otra idea y se cabrearon porque no les hacían caso o porque no les hicieron ricos... Lo casi peor es que los que ponen letra a toda esta piara de panfletos no escriben ni «patrás», pues unos no asistieron a clase el día en que se explicaba cómo colocar las comas [o ponen miles o se las comen todas], otros se pasaron por el forro de sus cojones la semana de los tiempos verbales, otros tuvieron graves padecimientos de anginas y vegetaciones cuando lo de las tildes... en fin, que a la morralla de contenidos hay que sumar el horror de las malas formas sintácticas, ortográficas y expresivas.
Hay que romper una lanza [pequeña, eso sí] por los panfletos de corte rojete, pues parece que en ellos la gente se expresa con más corrección, aunque no con menos inquina.
En fin... que me hartan ya los papeles sucios y me jode un punto el porrón de árboles sacrificados en tan mentecata labor [rompo otra lanza por los rojetes, que han cambiado el papel por lo cíber]. Y todo por y para una mala peli de romanos en la que ni el cartón piedra sabe estar en su sitio.
¿Y la realidad pacata?... El Béjar de diario, el prosaico, es de desanimarse o, como diría un familiar cercano y querido, para mear y no echar gota: el urbanismo a su puta bola bolera y rocambolera, la conciencia social... sólo si me dan algo, el gobierno munícipe en un quedamos pa merendar [y algunas veces las meriendas son de negros], la oposición de espera... que ya nos toca, las representaciones de comerciantes y fabricantes con corbata nueva y gorra de chocho a lo chusquero, los de Madrí empeñados en no dejarnos tomar el café tranquilo los findes... y cada uno a su puta bola en ese jodido «yo soy el mejor... si yo fuera el alcalde... habría que matarlos... ay, si me dejaran...». Y todo se resume en pequeños odios y en inquinas personales, en tevasaenterarcabróndemierda [de boquilla siempre], cuando la miserable realidad es que hay un porcentaje de salidos extraordinario mirando los culos de las camareras de PdeT [un abrazote para esas niñas tiernas y preciosas] que se morirían por ponerle los cuernos a sus prójimas si la ocasión pintase calva y monda... pero no pueden porque no saben... y los que lo intentan van a lo «vox populi» de cabeza y de culo.
Bonita y de novela sería la historia pequeña de este pueblo para un mal «Los gozos y las sombras»: mucho sexo, bastantes malos/malos y un par de desafortunados pillados en pelota sin haber podido llegar al clin que te hace temblar y poner cara de imbécil.
Un pueblo complejo con personajes simples [sustantivícese el «simples», porfa]. Un pueblo como tantos otros, con sus curas, sus coimas, sus damas de hoyo seco, sus prohombres de nada, sus yonquis, sus guripas, sus políticos tuertos, sus funcionarios de itinerancia diaria, sus bancarios cagones, sus locos sin remedio, sus meapilas, sus castas, sus nobles sin un duro, sus nuevos ricos analfabetos, sus periodistas ebrios, sus músicos faltones, sus taberneros viejos, sus emigrantes ricos y sus paisanos muertos.
Un pueblo, amigos, un puto y triste pueblo.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…