Ir al contenido principal

Lava tus trapos sucios en una plaza llena y notarás cómo se vacía.

La historia contemporánea de mi pueblito estrecho cada día se parece más a una película de romanos, pero de romanos de la Roma decadente y de serie B, coño. Y siendo asunto de largo serio, viene haciendo sonreír a todo hijo de vecino que mire con cierta distancia y sin involucrarse [qué término... «invo-lucrarse»]. Corren ya por las calles anónimos de un sospechoso izquierdismo verdezuelo [éstos pegados en paredes y pisados por el suelo], y otros repartidos por repartidor a domicilio con cierto olor a derecha consuetudinaria y distinta de esa otra vieja derecha de ricos... y aún de esa otra esperpéntica de obreros de derechas con mando en plaza. Corren papeles gratuitos a «fondo perdido» y metidos por cojones a fuerza de mancillar los buzones particulares y comunitarios [éstos, todos del mismito jaez y con olor a subvención CE y a apoyo PP]... la derecha es de papeles hoy [que para eso maneja la pasta] y la izquierda de virtualidad mediática internetera y de tarifa plana... Todo un batiburrillo de medios [de medio pelo] liderados por tipos que [casi siempre] antes fueron de otra idea y se cabrearon porque no les hacían caso o porque no les hicieron ricos... Lo casi peor es que los que ponen letra a toda esta piara de panfletos no escriben ni «patrás», pues unos no asistieron a clase el día en que se explicaba cómo colocar las comas [o ponen miles o se las comen todas], otros se pasaron por el forro de sus cojones la semana de los tiempos verbales, otros tuvieron graves padecimientos de anginas y vegetaciones cuando lo de las tildes... en fin, que a la morralla de contenidos hay que sumar el horror de las malas formas sintácticas, ortográficas y expresivas.
Hay que romper una lanza [pequeña, eso sí] por los panfletos de corte rojete, pues parece que en ellos la gente se expresa con más corrección, aunque no con menos inquina.
En fin... que me hartan ya los papeles sucios y me jode un punto el porrón de árboles sacrificados en tan mentecata labor [rompo otra lanza por los rojetes, que han cambiado el papel por lo cíber]. Y todo por y para una mala peli de romanos en la que ni el cartón piedra sabe estar en su sitio.
¿Y la realidad pacata?... El Béjar de diario, el prosaico, es de desanimarse o, como diría un familiar cercano y querido, para mear y no echar gota: el urbanismo a su puta bola bolera y rocambolera, la conciencia social... sólo si me dan algo, el gobierno munícipe en un quedamos pa merendar [y algunas veces las meriendas son de negros], la oposición de espera... que ya nos toca, las representaciones de comerciantes y fabricantes con corbata nueva y gorra de chocho a lo chusquero, los de Madrí empeñados en no dejarnos tomar el café tranquilo los findes... y cada uno a su puta bola en ese jodido «yo soy el mejor... si yo fuera el alcalde... habría que matarlos... ay, si me dejaran...». Y todo se resume en pequeños odios y en inquinas personales, en tevasaenterarcabróndemierda [de boquilla siempre], cuando la miserable realidad es que hay un porcentaje de salidos extraordinario mirando los culos de las camareras de PdeT [un abrazote para esas niñas tiernas y preciosas] que se morirían por ponerle los cuernos a sus prójimas si la ocasión pintase calva y monda... pero no pueden porque no saben... y los que lo intentan van a lo «vox populi» de cabeza y de culo.
Bonita y de novela sería la historia pequeña de este pueblo para un mal «Los gozos y las sombras»: mucho sexo, bastantes malos/malos y un par de desafortunados pillados en pelota sin haber podido llegar al clin que te hace temblar y poner cara de imbécil.
Un pueblo complejo con personajes simples [sustantivícese el «simples», porfa]. Un pueblo como tantos otros, con sus curas, sus coimas, sus damas de hoyo seco, sus prohombres de nada, sus yonquis, sus guripas, sus políticos tuertos, sus funcionarios de itinerancia diaria, sus bancarios cagones, sus locos sin remedio, sus meapilas, sus castas, sus nobles sin un duro, sus nuevos ricos analfabetos, sus periodistas ebrios, sus músicos faltones, sus taberneros viejos, sus emigrantes ricos y sus paisanos muertos.
Un pueblo, amigos, un puto y triste pueblo.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …