Ir al contenido principal

La vida es como vomitar e irse de bareta.

Sigue mi Felipe en plan pimporro, con la tripa dolorida y con el camino abierto a cualquier servicio que se preste. A mí me tiene destrozado, sin dormir y sin poder reposar.
A primera hora lo llevé a casa de los abuelos para poder ir a trabajar [mejor haberme quedado en casa]. Llamé a eso de las diez para ver cómo andaba el chaval… “Oye, este niño vomita y se va de bareta”. Claro, coño, si no vomitase y no se fuese de bareta estaría en el colegio dándole toda la guerra del mundo al profe de música, al de dibujo y a la de tecnología… “Ya, pero vomita y se va de bareta”… Que sí, que ya lo sé, que es normal estar así cuando se tiene una gastroenteritis de caballo… “pero hay que ir al médico con él, que vomita y se va…” … Vale, déjalo estar, que se tranquilice y vea un ratillo la tele sentado en el sillón, que ya estuvimos ayer en urgencias y nos dijeron que es cuestión de un par de días, agua con limón y una dieta blanda.
A la media hora me llama mi Mª Ángeles: “Felipe, llama al médico para que te den hora, que he llamado a casa de los abuelos y dicen que el niño vomita y se va de bareta”… Joder, que es normal, que ya nos lo dijo el médico de urgencias… “tú llama para pedir hora y aunque sea dejo las clases para ir con él”… ¡Me cago en todo!…
Llamé al centro de salud como 27 veces y nadie me cogió el teléfono… me cabreé como nunca y, en un arrebato, pillé el Korando y me puse en el centro de salud en dos minutos… La cola era jodidamente moscovita… media hora esperando para lo del número y se me coló una señora jubilada… con el cabreo que llevaba, agarré a la jubilada por el abrigo y la puse sin más al final de la fila [todavía me miró mal y farfulló no sé qué sobre la educación]. Cuando me tocó el turno, el funcionario, muy amable, habló con el médico y me dijo que recibiría al niño ya.
Me bajé a buscarlo a casa de los abuelos y le puse el abrigo mientras me decían: “el niño vomita y se va de bareta”. Vale, bien, venga.
Ya en el consultorio, nos recibieron de inmediato:
Médico: ¿La cartilla?
Yo: Se me ha olvidado.
Médico: No importa.
Yo: Perdone.
Médico: ¿Nombre del chaval?
Yo: Luis Felipe Comendador García
Médico: ¿Está seguro de que el chaval me tiene como médico de cabecera?
Yo: Sí, nos enviaron una carta indicándonoslo hace un par de meses.
Médico: Bien, bien, bien… y ¿qué te pasa, majo?
Yo: Vómitos, fiebre, mareos, diarrea…
Médico: ¿Cuántos días?
Yo: desde el viernes
Médico: Es una gastroenteritis. Nada, un par de días y tan fresco.
Yo: Fuimos ayer a urgencias y…
Médico: Ya… Bien, que se tome un par de litros diarios de agua con estos sobres que le indico en la receta y una dieta blanda según el papel que le adjunto hasta que se le pasen los síntomas.
Yo: Gracias.
Médico: Nada, hombre. Que se mejore.
Yo: Gracias.
Felipe: Gracias.
Médico: Hala.
Y nos fuimos a recoger a Guille, que salía del cole, a comprar el pan y un kilo de limones… y a casa… Hice un agua de limón con azúcar y sal para Felipe [Guille dijo que también quería… Venga, otro vaso para ti], un gallo con cebollita templadito, sopa de cocido y salchichas… y comimos los tres como tres almas en pena. Luego, hice las camas [4], fregué los cacharros y me senté a cagarme en todos los símbolos del mundo hasta que llegó madre.
Agotado y sin trabajar.
No me jodas… que vomita y se va de bareta… pues normal, coño, normal.
•••
Tengo que hacer una muerte
antes de desayunar,
porque por no tener suerte
tengo que ir a trabajar.
•••
(22:39 horas) Nunca mejor un pueblo como el nuestro para buscar reveses de mil tramas, cervantes fallecidos, curas clásicos, coimas venidas de Indias, mayordomos, tirillas de cartón, moritas bizcas, alcaldes de recebo, brujas lánguidas, caraculos con traje, cacatúas, mojicones de letra con patatas, jardineros letrados, vivastodo, leguaraces ricinos, ministrados, cocoricós de barra, camelletes, chinos de gato y soja, lameculos, cantautores con mitra, verduleros, horteras de Ribera, pieldetoros, santas que vieron Virgen, muertos cándidos, negros senegaleses, cojitrancos, lazarillos sin Tormes, vendehilos, periodistas sin VOX, cagamandurrias, velocistas bicíclopes, cetrinos, projudíos católicos, santones de taberna, carniceros, amantes de impostura contrastada, hijos propredilectos, beatas de desguace y lavapiés, mentirosos sin mácula, filfones, defraudadores tiesos, cachopanes, tontosdelculo a ratos, buena gente, filósofos de calle, pintorzuelos, casineros de sábado y julepe, bancarios estirados con Yllera, capitanes que un día fueron a Rusia, viudas galgas, ladronzuelos, gitanos de anteayer con mono y todo, actores de películas cagonas, truhanes musitarras, tenderillos, revenidos a más por no ser menos… todo un elenco chulo de novela o de obra de teatro en dos mil actos. Me gusta, en fin, mi pueblo con sus tipos diarios, entrañables, malos y buenos todos, tristes de ver a veces… y otras para partirse de una risa tan blanca como un día de nieve de hace años.
Vivo entre ellos… soy cada uno y soy todos.
De Tontopoemas ©...


* "¿Dónde se habrá metido esta mujer?" de Javier Krahe.

Comentarios

  1. Siento mucho tu mal dia,pero me has hecho pasar un buen rato riendome de tu situación y la musiquilla de you tube,y esque es normal,estas agotado y no has hecho nada,pues si, has comprobado la desesperación que supone lo mal que funcionan las cosas mezclado con la imposibilidad de no poder realizar tu trabajo cotidiano(ay..los hijos)espero que se mejore.
    Viniendo de Salamanca a la altura del Cubino,se empezaron a levantar unas nubes bajas que habian descargado lluvia, entraba el sol por ellas y se veian pequeñas porciones de montaña nevada y bosque de un verde fresco, con un colorido tan especial, que volví a sentir de lleno una de las razones que me trajeron aquí,el paisaje. Sentí de lleno el privilegio que tenemos los habitantes de esta ciudad,y creo que nos une a todos los que la ocupamos.
    Luis Felipe, tienes un diario que es una ventana abierta al mundo,somos muchos los que nos paseamos por el,y creo que no tengo derecho a polarizar de una manera unipersonal la conversación, perdoname si he invadido tu espacio vital,no tienes porque contestarme, puedo seguir siendo tu lectora asidua sin más.

    ResponderEliminar
  2. Oye, encantado de contestar a lo que sea, que lo que necesito es contestar, contestar, contestar...

    Un besote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …