Ir al contenido principal

Una idea solo puede quemarse con otra.

Cafetín vespertino con Ricardo, Juan Marañón y Francisco Montero… todo entre serio y relajado… asuntos pendientes y naderías… trabajo, proyectos y cuitas… el gobierno, la oposición, las dos españas… todo negro [que a veces es mejor que todo gris] y a ver cómo nos trata el tiempo meteorológico, que necesitamos nieve.
Hay una voluntad práctica y positiva de la vida que me interesa, y esa voluntad tiene un claro ejemplo en Paco… Hoy me ha gustado mucho que sacara el tema de la amistad, sosteniendo que el amigo debe empujar siempre y apoyar ese empuje en el tiempo con una mezcla de severidad y afecto [siempre en clave simbiótica, por supuesto]. El tipo es un puro chorro verbal y resulta difícil meter morcillas en su conversación, pero el chorro es siempre interesante y bastante didáctico.
(10:37 horas) Poesía de ser y estar, para ser y estar. ¿Para ser qué y para estar dónde?
Son tiempos de venenoso verdín en esta España tirada a su suerte, como un par de dados. Alguien escribió no sé dónde que José Luis Rodríguez Zapatero podría haber sido un buen vendedor de calzado, pero se le olvidó decir que José María Aznar no habría servido ni para eso… sí su marioneta, el gris Rajoy.
No está España en manos fiables [y me refiero fundamentalmente a la mediocridad general del gobierno y a la mala baba fascista de la oposición]. En tal circunstancia todo iría bien si hubiera una oposición lúcida, responsable y negociadora…
¿Cómo escribir en este tiempo, de qué?
Yo decidí hace ya un par de años escribir de la memoria, de esa memoria pequeña y común que nos hace distintos siendo iguales.
También decidí no escribir de política, pero hay una fiera que me devora por dentro y me obliga a escupir.
Prefiero mil joseluiseszapateros a uno solo de esos recelosos señoritos cabreados que han hecho del odio ideología y hambre. Suya es la responsabilidad terrible de la destrucción del tejido social, suya la sensación de fracaso en todo, suya la inquina, suya la rabia [no niego que algunos políticos socialistas son tan poco afortunados como lentos de coco… véase un tal Blanco], suya la nueva sensación de dos españas, suya la utilización de la “víctima” con ardor involucionista.
Y nos la estamos jugando todos a una carta fiera, y eso sin ponernos en lo peor. Si esto acaba quedándose en que se envalentone un grupo de extremistas de derecha y empiecen a quemar portales socialistas y a pegar a la gente por la calle con sus porras de miedo y sus puños metálicos… no habrá sido nada. O sí… que la derecha habrá acabado de perder todos sus papeles.
(15:26 horas) Lo veía venir desde hace tiempo y en mi entrada de esta mañana parece que me adelanté a los acontecimientos: He comido viendo a Zapatero con bulla pepera [son absolutamente impresentables] en el Senado y a las juventudes del PP de no sé qué localidad gritando agresivamente “¡España, España!” al ya mentado [infumable, que lo es] José Blanco, que huía del lugar en coche bajo la protección policial. De esto a lo que se va a preparar no falta nada, pues empezaron utilizando a las ‘víctimas’, luego la bandera, después el himno nacional [su versión es nazional] y ahora van a por los símbolos antiviolencia… el lazo azul [como sus podridas almas]… utilizándolos para agredir, ojo.
De la agresión verbal a la sangre hay un paso… y habrá sangre [siento decirlo, pero la habrá]. Necesitan un muerto, aunque sólo sea uno, y si no les hace el favor ETA se lo harán ellos solos.
Lo que no han pensado todavía es que en este país hay muchas más víctimas que las que ellos manejan… somos los hijos y los nietos de la revuelta fascista del General –que fue otra suerte de terrorismo mayor y peor–. La lista de muertos de aquella infamia es incontable [yo tomé la memoria de uno y la llevo puesta siempre: mi abuelo Felipe]. Entre aquella jauría de perros rabiosos y asesinos estaban muchos familiares de los que hoy se rasgan las vestiduras en la calle, en los medios y en los foros políticos… Y nosotros, los que aguantamos la infamia de verlos regodearse de su riqueza obtenida a costa de sangre cercana, supimos mantener la calma y aceptar el reto de un ‘olvido’ que nos trajese la paz social.
Ellos nos deben explicaciones, se las deben a mi abuela Antonia, a mi madre, a todos mis tíos y a sus hijos… nos deben respeto… nos deben, aunque sea, una pose de humildad… pero no, están crecidos por el hambre de poder y por nuestra pretendida calidad de pobres indefensos… son las dos Españas, sí… y lo serán siempre: la suya [bañada de sangre y poder en todas sus definiciones posibles] y la nuestra [empapada de tragedia y drama, de tragar saliva y mantener silencio].
Si alguien en este país ha hecho un generoso sacrificio, ha sido el colectivo de familias con asesinados por el golpe militar franquista. A ellos se debe la paz y la prosperidad del periodo democrático y por su ejemplo y su memoria solo cabría un respetuoso silencio de esa nueva derecha [perra y voraz] heredera genética de aquella otra que nos destrozó la vida y los sueños.
Habrá sangre… que la fiera tiene sed.
De Tontopoemas ©...

••• •••
RECREACIONES CON HURTOS DE PAPEL (9)
Después de leer una edición del diario “El Mundo” que le llevé a su domicilio, Iván Turguenev, que andaba engolfado en la escritura de una novela que titularía “Víspera”, decidió sumar a la misma un personaje que fuera todo lo contrario de la representación de un político medio español según ese diario cavernario y conservador. Creó así a Dmitri Nikanorovich Insarov, un hombre de voluntad incomparable, gran perseverancia, cumplida decisión y un alto dominio de sí mismo con un perfecto añadido de honradez y sinceridad.
Pasaron unos meses y volví a visitar al maestro con cierta curiosidad por conocer a ese personaje del que fui de alguna manera detonante.
Saludé al Turguenev cuando me abrió la puerta de su casa y, cuando se me presentó la ocasión, le pregunté por Insarov.
”Un completo fracaso –me respondió–, Insarov era tan vulgar y anodino que sólo me sirvió para hacer una crítica velada de la nueva generación rusa… pero nunca para conseguir cierta altura literaria”.
Soreí levemente y le entregué la grabación de un programa de radio dirigido por Federico Jiménez Losantos.
La escuchó y se le encendieron los ojos.
“Esto, amigo, no admite literatura… es ya literatura”.
••• •••

MÚSICA: CASSIA ELLER

Comentarios

  1. Muy lúcida tu disertación, Felipe. Acabo de estar en una rueda de prensa del ex ministro del PP Arias Cañete. Inicialmente estaba convocada para hablar de la remolacha y de los afectados de Forum y Afinsa, pero llegué un pelín tarde y le sorprendí en el pasillo de la sede del PP hablando con Julián Lanzarote, quien le indicaba que hablase sobre esos temas pero, sobre todo, le exhortaba a que metiese leña al fuego para las movilizaciones que tienen preparadas contra el Gobierno para el próximo fin de semana. 'Nihil obstat' a las movilizaciones ni a que quienes las promueven procuren que tengan el mayor éxito posible, pero lamento profundamente el cinismo de este PP que vocifera agresivamente para acusar de crispación a los demás, que exige una unidad democrática que sólo acepta si es para adherirse a sus posiciones, que pervierte los símbolos como ese lazo azul que tantos llevamos en la fe inocente de que serviría para liberar a dos personas secuestradas, que se considera el único garante de la democracia cuando es el primero que la agrede, que se escuda en el atentado que sufrió Aznar para justificar su politica, que dice (eso sí, dejándolo caer, sin mencionarlo directamente, porque son conscientes de la mentira que es) que este Gobierno incumple la ley al cambiar el status de un preso y que dice (ídem de lo anterior) que este Gobierno prescinde de practicar detenciones a terroristas. ¿Qué podemos hacer? O, mejor, ¿qué es lo mejor que podemos hacer?

    ResponderEliminar
  2. Amigo César, podemos hacer exactamente lo que estamos haciendo: decirlo, denunciarlo, gritarlo.

    Qué mundo, tío.

    Besotes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …