Ir al contenido principal

Despreocuparse es vivir mejor.

El destino es un uso de la mente para procurar descanso a las elucubraciones existenciales, por eso yo no creo en el destino más que como en un placebo capaz de procurarme arreglitos puntuales y sonrisas. Con la tinta me sucede lo mismo, me sirve para dar forma a los pensamientos y sacarme de abismos mínimos, pero en sí misma no contiene más valor que el que pueda salir de mi mano.
El destino y la tinta, dos nadas para llenar el tiempo con despreocupaciones.
(15:43 horas) Siempre nos movemos en un juego de ascenso/descenso, de querer ser y de querer no ser, estar y no estar, parecer y no parecer… de ahí quizás la idea de Dios y el Diablo, el valor de la duda y la dualidad, porque nos complace tanto ser fantásticos como perversos, listos como tontos, perfectos como imperfectos.
(17:59 horas) Como un resplandor, junto a la tormenta de esta tarde, me llegan las tardes don Mariano con su jodido estiramiento de patillas y los capones de nudillo solitario, las tardes de permanencias con castigo ejemplar, los campanazos en la mollera del jodido seglar salesiano que montaba las filas de muchachos para entrar en las aulas, los sonoros cachetes Víctor Lobo, El mear una chapa de Fanta en grupo bajo aquel soniquete de “el que no junta meao come mierda con salvao”, la cruz bajo la bola/canica de porro, los minicares, los indios de plastiquillo, el trompo tuneado con mi nombre y unos rombos de colores [y su cuerda para lanzarlo, con dos reales y un nudo para su mejor control], las trenzas de las crías de las “guérfanas”, el municipal de tráfico con su casco blanquísimo plantado en el centro de La Corredera, el churrero a las ocho, el cisco al puro peso, la lechera y su burro… Y luego las movidas Heliodoro en el pórtico añejo del colegio, el club de san Juan Bosco, los guateques de sábado con luces de colores y rojos sanfranciscos, los bailes agarrados con la mano dispersa buscando blandas cimas, los besos a hurtadillas, las peluchas Maciste, los helados “tresgustos”, los boletos de barra junto a una cocacola, las galletas María, la nata de la leche con azúcar y un bollo, las torrijas de madre, el muñeco de nieve siempre en mi cumpleaños, las tardes de Palé, los días de excursión, las noches de revancha… Y luego la utopía puesta como una marca en nuestras frentes, las manifestaciones con gritos contra el régimen, el miedo en los calzones, las reuniones de noche en el centro Sandino, los mítines cantando, las greñas, mi mochila, el halcón que murió una noche de viento mirándome a los ojos y agotado en mis manos, la jodida Botánica que suspendí seis veces, La Beato puteándome en aquellas históricas clases de Citología [históricas por la coña reinante desde que entraba el bicho], las clases magistrales del profesor Galán con la scheriquia coli, los dondiegos de noche y los pisum sativum; las queimadas de río, el sexo en La Latina, Muriel y el bueno de Iche, Caridad con sus ojos de musa para siempre, los ratos con Adares, la envidia Aníbal Núñez, el concierto Lluis Llach empapado de lágrimas, la muerte entre los ojos que le tocó a Manuel, los cráneos con garbanzos para abrir las suturas, mi cámara de fotos, los frascos con culebras, el herbario y la prensa, el Bonnier de los huevos, las cosas ADN y su aquél citosinaadeninatimina… los días de extranjeras paseando por la Plaza Mayor de Salamanca, la manchada Judío, el Farinato a tientas, el cineclub con novia, la tuna de cuchara, el ardor Montellano, Herráez, El Coleta, las noches de Novelty, los bartolos, las letras Víctor Jara…
Qué buena la tormenta, coño.
De Tontopoemas ©...


* "Wave" de Tom Jobim y Toquinho.

Comentarios

  1. Tu galería de personajes/paisajes comunes no tiene desperdicio. He pasado un rato delicioso leyendo y evocando los rostros del pasado y he ido añadiendo los míos. Esto daba para una novela, la verdad.

    Qué gusto da comprobar que aunque caminamos solos, compartimos un paisaje común que de repente vuelve disfrazado de luces y olores para recordarnos si no quiénes somos sí al menos dónde y cómo crecimos. Sí, sienta bien y hace bien.

    Gracias mil.

    ResponderEliminar
  2. Yo no he compartido esas vivencias, pero la forma de relatarlas,la nostalgia, la melancolia, los recuerdos de tiempos pasados,hacen que mires atras con ganas de aprehender un pasado que no volvera,pero que sigue tan vivo en nosotros que nos hace vibrar,o por lo menos poner una sonrisa en la cara al recordarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …