Ir al contenido principal

El agua de los ingratos no quita la sed. [ingratitud]

Si me paro a pensarlo detenidamente, quitando a mi familia, los que me han querido de verdad [porque yo lo he sentido así] han sido en su mayoría personas singulares que no encontraban en el mundo más que desprecio. Los otros mil ‘amigos’ siempre han crecido al amor del interés [y yo lo he percibido siempre, que no soy tonto del todo]… buscando la edición, la reseña, la buena crítica, el halago, la recomendación, puertas abiertas, cama, comida, vinos gratis…
Mi ventaja es que he sido capaz de verlos venir y pasar, de darles lo que querían y sentir luego su forzada sonrisa y su vacío… Siempre, y no es autohalago ensimismado, he sido profundamente generoso con quienes se han acercado a mí a pesar de que tenía muy claro su interés y su desprecio escondido. En mi generosidad crezco y eso vale sobradamente mucho más que los desaires en los que esos pequeños malvados no perciben que los que realmente pierden son ellos.
Sí, he dado mil espacios y multitud de bocanadas de oxígeno a esos ingratos aún a sabiendas de que lo eran, y me enorgullezco de ello, porque los he cargado de ese mal de conciencia que los hace más humanos de lo que eran cuando llegaron con intención de engañarme.
Si me paro a pensarlo, gracias a esos ingratos sé mucho más de lo que hubiera imaginado saber… y espero mucho menos de lo que alguna vez pensaba esperar.
Ojo, pero siempre ‘doy’… que no me dejo quitar.
De Tontopoemas ©...


* "Blue moon"

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …