Ir al contenido principal

He vuelto a saber del gris otra vez esta mañana.


Me sorprendió el día con su cosita nubosa, su ratinín de goterones y su vientecillo fresco. Siempre hay un oasis en los veranos de este tiempo cambioclimático mediático, un oasis en el que pillar unas bocanas de aire y salir al mundo como en otoño, y mirar de nuevo el carmín y los volúmenes, las curvas y el erizado correr hasta un refugio cercano.
Simplemente feliz me está dejando este día extraño, entre otras cosas, porque he vuelto a ponerme calcetines [ya me habían hecho un principio de heridita en el interdedo las sandalias nuevas], porque he vuelto a saber del gris en medio de la luz y a poder abrir los ojos como platos, porque he vuelto a mirar con buen enfoque las prisas y las pausas y porque me he animado a escribir igual que me animo en los más fríos días del invierno bejarano.
•••
Es curioso cómo las mujeres presentan en su vida –por lo general– dos actitudes muy diferenciadas y distintas sobre la poesía. Cuando son jóvenes, la anudan para sí y se muestran sensibles recibiéndola, buscándole el sentido que apetezca a su estado natural y a ese calambre mágico que es el deseo propio y ajeno… Luego, con la edad, la poesía se torna inútil para ellas, pues vuelcan el valor en lo práctico y las palabras que sugieren terminan siendo muestra de incapacidad de su varón adversario [por supuesto que hablo de poesía en sus acepciones amorosa y pasional]. En palabras simples, cuando llegar a hacer el amor no se maneja como realidad tangible y dimensionada, sino como deseo ambiguo, la poesía funciona en ellas como un detonante lleno de potencial… pero cuando lo de tal circunstancia animal es cosa hecha y manejada, el espiritualismo romántico de un poema no sirve más que para la sonrisa.
Y no es misoginia lo que trae este comentario, sino experiencia de años conociendo a mujeres que pasan de la tensión poética a la abulia [y no estoy hablando de hacer poesía, que hay poetisas divinas y profundamente sensibles andando por nuestras calles, sino de recibirla].
(22:10 horas) La virtud siempre nada en el terreno del entendimiento y en saber manejarse con tino en el entorno. Es virtuoso, por tanto, el inteligente [que no el fundamentalmente bueno], pues la virtud requiere de un ‘otro’ que la valore y la reconozca como bien gestionada. A la virtud se llega por el éxito, camino que no suele ser común de quien transita en la bondad natural. Es por ello que siempre me siento receloso ante la virtud proclamada [no ante la que yo descubro sin que me lleven a ella con pesas falsas] y huyo del virtuoso oficial como del mismo Dios.


(22:42 horas) Carita Boronska es ahora el remate dulcísimo de un día isla tan parecido a ese ‘17 de julio. Lunes’ [1939] en el que Zenobia anotó en su diario: “Para empezar, está demasiado nublado. Confío que llueva y pueda quedar una tarde despejada para merodear por el centro antes de la partida. Llovió a cántaros por la mañana, pero no aclaró por la tarde. J.R. y yo dimos una vuelta a la manzana…”. Tan de la muerte y tan de hoy… tan Zenobia y tan Carita Boronska en su versión del ‘Come together’, tan todo y tan nada de nada como un todo.
De Tontopoemas ©...

Comentarios

  1. Y que ocurre cuando a una edad no temprana, te llega la poesia y te desarma, cuando crees que posees un bagage de experiencia vivida, (seguridad absurda, engañosa), y una simple mirada te convierte en una timida quinceañera que corre a esconderse, a huir de algo que produce descontrol y duele.

    ResponderEliminar
  2. Las generalizaciones no suelen servir para nada, salvo para simplificar... Las mujeres, la poesía... ¡¡¡anda que no hay tipos y casos y matices!!!
    También yo podría decir (por experiencia propia) que sólo los hombres que escriben poesía la entienden, pero sería injusta y sobre todo, tal comentario sería mentira de puro simple.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón. Yo generalizo demasiadas veces, pero no importa mucho... para lo que sirve.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…