Ir al contenido principal

Contestación a Martín Buber.


En el juego de ‘el par de vocablos’ sobre el que se sostiene la filosofía de Martín Buber [véase/léase su obra ‘Yo y tú’] hay algo que me lleva inexorablemente a la sonrisa [y no por el tipo, Dios me libre, que me merece un respeto especial].
Buber engancha una relación y la complica en vez de simplificarla, la exprime con ardor guerrero hasta casi conseguir que se haga críptica… e incluso hasta determinar que solo se puede vivir en el pasado en función del ‘vacío’ alimento de la experiencia en su modo más transitivo. Llega a afirmar que “solo desde el pasado se puede organizar una vida” [estoy de acuerdo si se le quita ese ‘solo’ excluyente] y sugiere que el carpe –vivir el presente– diem “devora la vida”.
Yo, sin embargo –pobre de mí–, entiendo que una vida se puede organizar también desde el justo presente y hasta desde el nebuloso futuro… y siempre, claro, desde esa propuesta relacional de Buber en la que se hacen imprenscindibles el ‘yo’ y el ‘tú’.
La pregunta inmediata a mi afirmación sería: ¿Cómo se puede organizar una vida sobre algo que no se tiene [porque está en proceso o porque aún no existe]?… Pues perfectamente, porque se posee la conciencia del tiempo y la hermosa impronta de ‘la posibilidad’ [lo que es posible, lo que puede ser posible]
Además, me parece mucho más fácil organizar lo que no se tiene aún que lo que ya gastó su cuota de posibilidad y ‘es’… Más fácil y, probablemente, mucho más productivo en parámetros humanistas, pues tal decisión de orden implica voluntad de crecimiento [contra el riesgo de anquilosamiento y conservadurismo que conlleva el orden basado únicamente en el pasado].
Las grandes revoluciones, los cambios fundamentales, llegan siempre de una experiencia del pasado [sí] y precisan una voluntad desde el presente hacia el futuro, con un alto valor en el desarrollo [y por tanto en el orden] de la posibilidad.
Entonces –quede claro– entiendo el pasado como ‘generador de impronta’ [es por ello que resulta imprescindible como propiciador de una voluntad de cambio], pero acuño el presente y el futuro en el orden de lo ‘real’, y no para ser gastado, sino para ser ordenado con voluntad positiva.
Tal visión no es otra que la del hombre lanzado a la vida [lanzado a la muerte], tan distinta y distante a la del estatismo conservador que busca quietud donde hay movimiento. Así las cosas, entiendo que la misión humanista consiste tanto en ‘estar’ como en ‘ser’, hundiéndose en un error quien estime que solo se puede crecer en una de ellas mientras se desdeña la otra.
‘Estar’, por sí mismo, es simplemente fracasar.
‘Ser’ solamente, implica volatilidad y desaparición.
El hombre se hace inexcusablemente desde su pasado, en su presente y hacia su futuro. No sirven las partes sueltas para hacer el ‘uno’.

(12:27 horas) Esta mañana pillé por fin un ratito para leer los intentos literarios de Sandra García Gómez [la hija de mi amigo Javier] y me transporté a un tiempo de barcos de papel y ganas de comerme el mundo, a un tiempo en el que el amor tenía su cosita Cinemascope y todo era divertido en la realidad y dramático en el papel.
Me envía textos escritos desde los doce hasta los dieciséis años que son como espejitos mágicos en los que reconocerme y rebuscarme. Textos blancos, limpios, de justo crecimiento en un intentar hacerse de alguna manera, indagando en una técnica intuitiva que, de seguro, habrá de llegar a un paraíso hermoso de palabras y gestos.
Que Sandra sienta el empujón de la escritura desde tan temprana edad ya es un baluarte importante, un punto de partida fundamental para llegar a donde le apetezca.

PALABRAS PARA SANDRA

Dos cosas importantes convocan la escritura –la buena escritura–, coleguilla:
La primera consiste tan solo en percibir, en estar justo en todo lo que tienes al lado, en notarlo y tomarlo como material de memoria y razón, en sumarlo a la trama de tus cosas de diario y ser consciente de ello [un color, un sabor, una mirada, una espalda, un gesto, el movimiento de alguien que camina delante de ti, un nublado… todo]… y que esas percepciones se conviertan en parte de tu mundo. Es un juego sencillo y divertido, Sandra, ese buscar el detalle imperceptible que le otorga belleza, rudeza, razón, alma… a todo lo que te rodea.
Si eres capaz de montarte ese juego en la cabeza y conseguir que sea constante, ya tendrás un porcentaje altísimo de acierto y un paquetón de cosas que expresar cuando llegue la urgente necesidad de la escritura. Es un trabajo potencial que te hace única.
En resumen: PERCEPCIÓN [de lo interior –ésta ya la tienes, pues se ve en tus escritos– y de lo externo, de todo lo que te rodea].
La segunda es LECTURA. En ella encontrarás las formas y lugares de la escritura, descubrirás las técnicas mientras te quedas boquiabierta o defraudada, pulirás ese estilo que ya asoma e irás sabiendo poco a poco cómo debe ser tu ‘decir’ [tendrás ‘criterio’].
El resto llega solo… puedes quedarte en la lectura, llegar a la poesía sin quererlo o dormir meses enteros en un relato como una fiebre.
Ya te comentaré en privado tus escritos y sabes que me tienes para lo que precises.
Un beso, reina mora.
De LECTORAS

Comentarios

  1. Cuando yo tenía la edad de Sandra, hace... ¡tantos años!, Arsenio Barco, me escribió una poesía, que luego nadie recordó que era mía. Hablaba de mis monedas de oro casi intactas... y de mi aprendizaje. Creo Luís Felipe que tus comentarios son acertados, permítem añadir uno; Sandra, no dejes de escribir nunca, que tus producciones no sean intermitencias del tiempo, perderías, perderiamos tus valiosas palabras. Marina

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por haber encontrado tiempo para leer mis obras e intentare seguir todos tus buenos consejos. Espero verte algun día en persona para que me comentes. Un abrazo
    Sandra

    ResponderEliminar
  3. La tardanza es culpa mía pues esa parte de la entrada no la ví. Ha sido ella la que la ha descubierto, a veces pasan cosas extrañas, era para ella, no para mí.

    ResponderEliminar
  4. Javier y Sandra... qué pareja generacional más chula.
    Sabes, Sandra, sigo tu espacio en internet y veo muy buen material en tu forma de hacer [a pesar de que es un espacio de juegos y de amigos]. No te escribo comentarios porque no sé cómo, aunque lo he intentado varias veces... ya me enseñarás.

    Un abrazote a los dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …