Ir al contenido principal

Las soledades que saben agradecer la compañía pequeñita.



Cuando Paquito Ortega me dijo que somos soledades que saben agradecer la compañía pequeñita, ya andaba el concierto Serrat&Sabina con el pirata cojo con pata de palo, con cara de malo… Yo me quedé pensando como colgado entre las palabras sentidas de mi amigo y la letra machacona de la canción… el pirata solo, con cara de malo, sin pata de palo… el pirata cojo, con cara de malo, con pata de solo… el pirata rojo, con cara de solo…
Me divertí como hacía meses, disfruté de mi gente especial, salté, grité, bailé y pillé cierto puntito entre cándido y salvaje… el pirata solo, con cara de raro.

Entre la multitud –que lo era– me topé con un poeta antiguo del que no pude recordar el nombre ni antes [ayer] ni ahora [iba con una moza que se empeñó enseguida en dejarme claro que era la directora de Tribuna… encantado, coño, encantado… y salí pitando, que me da canguelo todo lo que huele a prensa]; achuché a Paco Novelty y a su eternamente bella Marina [una dulzura mágica la de esa mujer], fumé justito junto a Jessica [la argentinita Yess de Paco Ortega que me dice bajito: ‘no bebás, nene’], reí a carcajadas con Ricardito Luis Moral [tocado con un sombrerito hongo de plástico y cantando a voz en grito todos los temas sabinos], me despanzurré de ver a Pedrito Cubino con carita de zurrasparse [las jodidas almejas, Pedrito, las jodidas almejas], gané un ratito Ana y hasta mereció la pena que perdiese la cartera para ver el contraste de su preocupación junto a esa soltura natural que siempre lleva y atrae, me emocioné mirando a mi Mª Ángeles disfrutar como una grupi [se lo merece mi reina, que lleva un tiempo de constantes desolaciones y ya era hora de ver su gozo aflorar por unas horas], encontré cierto azar inexplicable y solitario en mi Julia del alma [me preocupa un poquito verla en su faz cansada y no sé cómo armar una estrategia para que sea lo que siempre fue: la alegría exacta con vocación de eternidad], abracé a mi hijota y la noté vivísima y en el camino [sabe la libertad y la va gestionando… me gusta mi niña, me gusta mucho], abracé varias veces con auténtica fuerza a mi Paquito Ortega [acreedor cada día de mucho más afecto del que yo pueda darle], degusté a la Charito más social [‘el comodín de la llamada’, como la nombra Ricardo con esa hermosa retranca entre zamorana y vasca]… y bebí cervecita, y me comí un bocata, y conduje de noche… y fue todo un recuerdo hermosísimo para guardar entre gasas y seda.
Me gustó el espectáculo a pesar de que yo siempre fui de Lluis Llach y de Bob Dylan…


(17:19 horas) Veo con horror y con cierta extraña esperanza los sucesos que se desarrollan durante estos días en Birmania y no puedo por menos que recordar aquellos duros días del final de Salvador Allende y el principio del asesino Pinochet o las noches incendiarias con los colegas de Frente Sandinista que sobrevivían en la Salamanca estudiantil que yo gocé con 17 años… aquellos hombres tenían en su contra que en sus causas ponía pesas falsas la bicha norteamericana… en esto de Birmania, la verdad, no tengo ni puta idea en dónde se calzan los intereses… pero me aterra ver que el mundo sigue con sus horrores y me emociana que la gente siga sintiendo esa necesidad de conquistar la calle.
Hay un contraste en lo birmano que no existió en lo sudamericano, y no es otro que el poder religioso [la comunidad de monjes budistas] aquí se alía con el necesitado y allí se alió [salvando dignísimas individualidades] con el poder asesino y sojuzgador [la rijosa, piramidal e interesada iglesia católica oficialista].
De aquellos días me queda un rumor de música que toma rostro en Inti Illimani, Mercedes Sosa, Rosa León, Ana María Drak, Lluis Llach, Raimon, Pablo Guerrero, Luis Pastor, Luis Eduardo Aute, Paco Ibáñez, Víctor Jara, el Cuarteto Cedrón, José Afonso, Joaquín Carbonell… siempre mezcladas con aquella otra cosa más lúdica de Bob Dylan, Leonard Cohen, Credence Clearwater Revival, Rolling Stones, Donovan, Carole King…
De todos ellos tengo magníficos recuerdos intensísimos, tristes y alegres… a varios los he llegado a conocer en persona delante de unas copas, a algunos los he podido escuchar en vivo varias veces y a todos los oigo con una frecuencia casi maniática en mi estudio y en mi coche… con ellos recupero días de vino y rosas, amores perdidos y amores recuperados, noches de miedo militante y vietnamita, días de lucha y días de auténtica abulia…
Junto a ellos, que son el justo sonido de mis recuerdos, viven en la misma morada discográfica y afectiva Paolo Conte, Nicola Conte, Madeleine Peyroux, Paco Ortega, Carita Boronska, Jonathan Richman, Zizi Possi, Cássia Séller, Caetano Veloso, Yann Tiersen, Willy DeVille, Umebayashi Shigeru, Tracy Chapman, Manhattan Transfer, Tom Jobim, Toquinho, Vinicius de Morais, Toninho Horta, Skeeter Brandon, Sergio Cammariere, Sarah Vaughan, Ray Charles, Renato Carosone, Patricia Barber Companion, Paloma Berganza, Norah Jones, Mildred Bailey, Lhasa de Sela, John Lee Hooker, Jack Johnson, Fátima Guedes, Etta James, Djavan, Dayna Kurtz… todo un universo de sensaciones en el que crecer o, por lo menos, intentar sobrevivir.
De FUMADORAS

INGLÉS AL DÍA: Smoking he(she) undresses

Comentarios

  1. No soy ni de Serrat ni de Sabina, música ligera. Sólo Serrat antaño, en el instituto.
    Los Creedence los mejores.
    Me apunto a Jonathan Richman y Willy DeVille.
    Dylan (decepcionante el año pasado que le ví) y Hooker dos clásicos.

    ResponderEliminar
  2. Somos de Bs as argentina

    tendrán el blog de sabina o su mail, para haceer felicies a algunos niños de aca con capacidades diferentes

    Cuando llegue el momento de tomar decisiones sobre tus alumnos, sé justo. Piensa en lo que podías haber dado y en lo que realmente diste, en la faz de los conocimientos y como ser humano, y aplica el mismo criterio para evaluar a quienes debes evaluar.

    Cuando debas decidir si un alumno aprueba o no, sé sincero... Examina aquello de lo que es capaz y toma nota de lo que no pudo lograr. Luego pregúntate con honestidad si dependía sólo de él o también de ti aquello que no alcanzó, y si todo lo que podía hacerse fue hecho por todos los que podían...

    Cuando defiendas tu derecho a reclamar y lo ejerzas, recuerda que eres un modelo para tus alumnos, de manera que ellos también tienen ese derecho.

    Cuando te sientas injustamente tratado por tus superiores, recuerda qué tú eres el "superior inmediato" de tus alumnos.

    Sé conciente de cuántas cosas te fueron sugeridas para poner en práctica; de cuántas de ellas realmente te ocupaste; cuántas te dieron resultado... y nota que al menos un porcentaje de lo que sucede a y con tus alumnos también refleja esas magnitudes.

    Si has sido capaz de escuchar, reclama por lo que no fuiste escuchado... sólo si has sido capaz de escuchar.

    Si tu compromiso ha ido más allá de la lección y la instrucción, reclama en la justa medida el reflejo de ello... pero toma en cuenta el enunciado condicional de la primera parte de esta frase.

    Si tu conciencia te dice que puedes tener un sueño tranquilo cada noche en lo que hace a tu desempeño al frente de tus alumnos, trata de seguir teniendo esa paz una vez que los hayas evaluado.

    Juzga por lo que tus alumnos evidencian, no por lo que crees que sabes de ellos. Y dales la oportunidad de evidenciar lo que saben, lo que pueden, lo que intentan... y lo que no saben, no pueden o aún no están seguros de intentar...

    Si no has podido encontrar en el año al menos cinco maneras diferentes de explicar un tema complicado de tu materia, seguramente tus alumnos no podrán desarrollarlo de la única manera posible que estuvo a tu alcance.

    Si no has podido encontrar esas cinco maneras... algo anda mal con tu dominio de tu propia asignatura.

    Si al final del año tus alumnos no "se han corrido un poco hacia adelante" con respecto a tu evaluación diagnóstica inicial, algo falla en alguna evaluación. Y si no tomaste en cuenta tu evaluación diagnóstica inicial a lo largo del año... ¡algo falla en tu manera de evaluar!

    Si entrar a un aula te significa una situación de disgusto... analiza qué les sucede a tus alumnos.

    Si consideras que aún no está dicha la última palabra... vas por el buen camino (pero no dejes de buscarla) (...entre varios es más fácil...)

    Si entiendes que el "dar oportunidades" tiene un límite... ¡defínelo con claridad para todos los implicados!

    Sé tan humano con tus alumnos como con los miembros de tu familia, aunque la relación, indudablemente, sea distinta; reclámales como a tus hijos y prémialos del mismo modo, o al menos como quisieras que otros reclamen y premien a tus hijos.

    La cordialidad no está reñida con la laboriosidad ni con la eficiencia; por el contrario, una sonrisa o un gesto amable a tiempo (es decir, siempre) suelen mejorar la laboriosidad y la eficiencia ajenas, del mismo modo que cuando eres tú quien los recibe, estás mejor predispuesto al esfuerzo.

    Si quieres que tu palabra sea tomada en cuenta, presta atención a quienes te dirigen la palabra.

    Si pretendes cambiar algo en los demás, comienza por predisponerte a tu propio cambio.

    No es la persistencia la mejor estrategia. Sí lo es la perseverancia, pero ésta acepta caminos alternativos y la primera los descarta de plano.






    alejandra www.escuela-inclusiva.com.ar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …