Ir al contenido principal

Khabiria


¿Existiría ETA si los medios no se ocupasen de ella? Es muy probable que no, como apenas existen en calidad de hampa pequeña Terra Lliure o el GRAPO.
La prensa es cínica sobre todas las cosas, pero lo peor no es eso, lo peor es que termina siendo metiche y ‘creando’ manantiales de noticias donde no existen para llenarse de pelas allí donde amargan los pepinos…
Llevo unos días leyendo con auténtico entusiasmo a Khabiria, una magnífica periodista caraqueña [http://unaperiodista.blogspot.com], y siento que en ella anidan los valores que le faltan a miles de juntaletras españoles: valiente, inteligente, atrevida en el contrastado país de Chávez, sincera con sus lectores y consigo misma, fiera en sus opiniones, mordaz y absolutamente nítida en la elección de los temas a tratar.
Os invito a leer en su blog, por ejemplo, la entrada ‘Europa: ¿Cínica?’, o esa otra especialmente interesante que lleva por título ‘¿Sudaca y qué?’… o ‘Periodismo Preventivo’, que viene magníficamente traído a mi intención de hoy.
España se debate en una guerra mediática de fuerzas económicas [la Iglesia Católica es una de esas fuerzas, y de las peores] que pretenden violar los espacios de libertad con su constante bombardeo de necedades y libelos para intentar modificar la opinión de los ciudadanos ‘imbéciles’ y, así, llevarse el gato al agua de sus piscinas particulares.
España, en lo referente a sus medios de comunicación, es una bomba a punto de estallar y destrozarlo todo: el sistema, su bases y sus principios.
Contamos por aquí con auténticos delincuentes de la palabra escrita y hablada [Jiménez Losantos y Pedro J. Ramírez son de los más notables] que respiran involunción en el tratamiento de cada una de las noticias que comentan y ensucian [cuando no se las inventan, que es lo más frecuente]. Esta clase de aves ‘depresas’ debieran ser sometidos al juicio sumarísimo de la sociedad y desterrados… pero, ¡ah!, se mantienen con el apoyo indefinible de la Iglesia Católica y con el abrazo eterno de la derecha más radical y desafortunada que ha sufrido este país desde la muerte del necrófilo Generalísimo de todas las españas… Una espantada de obispos, fascistas recalcitrantes, ladrones de guante gris y comisionistas urbanísticos aúpan a políticos y periodistas sin más valor que su oscura rabia para llegar hasta eso que tanto le repatea al colega A. G. Turrión: ese ‘vamos a ganar’ que ya utiliza la derechona española como temible slogan, un eslogan al que le falta su final… ‘como sea, que no nos importan las formas ni la gente’.
Y faltan periodistas independientes [los de ‘El País’ y los de la ‘Cadena SER’ tampoco lo son] que se atrevan a plantear una nueva manera de informar y de opinar que esté fuera de la influencia de los grandes y graves aparatos económicos que deciden el sentido de la vida de la gente por sus fueros.
Enhorabuena y gracias, Khabiria, por tu trabajo encomiable.
•••
Hoy vi a Guadalupe, que iba a comer con J. L. R. Antúnez en PdT, y me alegré un montón, porque es una mujer que me da siempre buenas vibraciones con su sonrisa dulcísima y sus ánimos. Un beso, hermosa.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Me encanta la manera en la que Khabi maneja el blog. Cómo provoca y la gente entra al trapo. El verdadero blog se lo hacen los comentarios de muchos Valdanos sudamericanos, que pico les sobra un rato. Habría que ver los hechos. No tiene nada que ver con éste.

    ResponderEliminar
  2. No creo en santos que mean ni en periodistas honestos... pero pasaré por las letras de esta chica, puede que sea diferente...

    un abrazo.

    pd. si usted me permite, me gustaría enviarle una foto de "fumadoras" para adornar un post o bien para su galería)
    mis cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias poeta, ¡vaya piropazos! Me encanta que mi aparición haya sido entre cosas de letras, aunque no tanto estar al lado de ese señor en la etiqueta... Respecto al periodismo, el otro día comentaba con JL que hacerse "objetor de prensa" engrasa la máquina de producir ideas propias y mejora notablemente la calidad de vida.
    Un beso a ti también, sonetero mayor del reino.

    ResponderEliminar
  4. Pero vaya por Dios!!
    Me quedé sin palabras!
    Yo solo escribo, y siempre he creído que quienes me leen saben mas que yo ... gracias por dibujarme una sonrisa en esta calurosa tarde...
    (Insertar cachetes sonrojados)
    Abrazos
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado el post, el resto no tiene mala pinta.

    Seguiré leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto, ¿Kabiria no era el nombre de Julietta Massina (no sé si está bien escrito) en la película de Fellini del mismo nombre? De las primeras, blanco y negro, fantástica, ella genial, actriz de clown como la definió él.
    Creo que me he puesto pedante, perdón.

    ResponderEliminar
  7. Aunque quisieras, Guadalupe, tú no podrías ser jamás pedante.
    La peli a la que te refieres es 'Las noches de Cabiria', una monstruosidad del cine felliniano [es mi dire favorito].

    Besos, guapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …