Ir al contenido principal

Sobre esa 'libertad' disparatada.

Hay una libertad disparatada que se entiende por sus usuarios como meta conseguida, cuando la libertad siempre fue el camino, como Ítaca, y no una situación estática. En esa libertad disparatada se asientan los tipos de la comunicación global, del capitalismo feroz o del poder político… Su idea ‘liberal’ de la cosa supone que para conservarla y defenderla es preciso normalizar ciertas situaciones ‘menores’ [según ellos] de sometimiento forzado y forzoso que propicien el bienestar artificial de muchos en detrimento de unos pocos. Su mundo libre es de valor consumista y de contrastes tintados de sonora injusticia, su acto más libre es la competencia [ganar, vencer, derrotar…] y su pasión más ardorosa es convencer a la masa de que se siente cómoda en esa situación y que no luche ni se subleve por conseguir la verdadera libertad, esa que va unida sin medias tintas a la justicia.
Salir de su trampa es prácticamente imposible desde los actuales parámetros sociales, y debe ser labor de los intelectuales hacer saltar una pequeña chispa de compromiso que propicie una revolución contra estos señores empingorotados del poder omnímodo. Ahí tienen ustedes una causa por la que crear, reflexionar, idear y dar el máximo de sus dotadas inteligencias para sentir que han pasado por la vida con un pequeño atisbo de dignidad… dije ‘prácticamente imposible’, que no imposible.
Torres más altas cayeron a lo largo de la Historia y siempre fue gracias a hombres que fueron capaces de mover a las masas a base de entusiasmo y palabras medidas [nunca comedidas].
Ya lo dijo el no violento Mahatma Gandhi: “La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutarla”… justo lo que ahora sucede mientras nos adormecen con historias de niños perdidos, concursos de modelos, partidos de fútbol, juegos de Nintendo, y hasta esta jodida y tangible trampa virtual de internet.
Escribir sin sentir la necesidad de denunciar lo que sucede es absolutamente inmoral… y hacer lo contrario quizás sea perder el tiempo.
Aunque todavía hay clases.
(22:01 horas) Padecí durante todo el día a un cliente complicado y ahora lo estoy pagando con un generoso dolor de riñones. Y lo peor es que en una de las salidas a por tabaco me crucé con A. Riñones, que me saludó sonriente y me dijo de pasada: ‘No te había visto, Felipe, ¿qué tal?’. No le contesté porque la situación era de paso y primaba esa cortesía de dos personas educadas que se cruzan y se saludan, pero me quedé con las ganas de decirle que se quitase el cinismo de encima cuando me viera, que aún recuerdo las graves palabras sobre mi persona de su portavoz femenina pepera en una radio local [imagino que si ella me difamó como portavoz, sería también en su nombre, que para eso es el jefe local de esa centuria… en caso contrario, le pido disculpas al edil opositor y le acepto con naturalidad el saludo]. En fin, tonterías de pueblo chico.
Ya cenadín, me quedé pillado un ratito releyendo ‘Definición de savia’, del inefable Aníbal Núñez, del que tengo trabado un libro a mitad de edición en mis talleres por esas cosas de que a un tipo con representación le resultamos molestos yo y los autores de ese trabajo hermosísimo con inéditos de Aníbal…
Utilizaré versos del poeta que acabo de leer y que vienen al caso: “El nombre de aquello que destruyes / lo menos que debieras saber; y lo bastante / para no destruirlo…”
Con su pan se lo coma.
Y yo, como siempre, haciendo amigos.
De FUMADORAS

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …