Ir al contenido principal

Sobre esa 'libertad' disparatada.

Hay una libertad disparatada que se entiende por sus usuarios como meta conseguida, cuando la libertad siempre fue el camino, como Ítaca, y no una situación estática. En esa libertad disparatada se asientan los tipos de la comunicación global, del capitalismo feroz o del poder político… Su idea ‘liberal’ de la cosa supone que para conservarla y defenderla es preciso normalizar ciertas situaciones ‘menores’ [según ellos] de sometimiento forzado y forzoso que propicien el bienestar artificial de muchos en detrimento de unos pocos. Su mundo libre es de valor consumista y de contrastes tintados de sonora injusticia, su acto más libre es la competencia [ganar, vencer, derrotar…] y su pasión más ardorosa es convencer a la masa de que se siente cómoda en esa situación y que no luche ni se subleve por conseguir la verdadera libertad, esa que va unida sin medias tintas a la justicia.
Salir de su trampa es prácticamente imposible desde los actuales parámetros sociales, y debe ser labor de los intelectuales hacer saltar una pequeña chispa de compromiso que propicie una revolución contra estos señores empingorotados del poder omnímodo. Ahí tienen ustedes una causa por la que crear, reflexionar, idear y dar el máximo de sus dotadas inteligencias para sentir que han pasado por la vida con un pequeño atisbo de dignidad… dije ‘prácticamente imposible’, que no imposible.
Torres más altas cayeron a lo largo de la Historia y siempre fue gracias a hombres que fueron capaces de mover a las masas a base de entusiasmo y palabras medidas [nunca comedidas].
Ya lo dijo el no violento Mahatma Gandhi: “La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutarla”… justo lo que ahora sucede mientras nos adormecen con historias de niños perdidos, concursos de modelos, partidos de fútbol, juegos de Nintendo, y hasta esta jodida y tangible trampa virtual de internet.
Escribir sin sentir la necesidad de denunciar lo que sucede es absolutamente inmoral… y hacer lo contrario quizás sea perder el tiempo.
Aunque todavía hay clases.
(22:01 horas) Padecí durante todo el día a un cliente complicado y ahora lo estoy pagando con un generoso dolor de riñones. Y lo peor es que en una de las salidas a por tabaco me crucé con A. Riñones, que me saludó sonriente y me dijo de pasada: ‘No te había visto, Felipe, ¿qué tal?’. No le contesté porque la situación era de paso y primaba esa cortesía de dos personas educadas que se cruzan y se saludan, pero me quedé con las ganas de decirle que se quitase el cinismo de encima cuando me viera, que aún recuerdo las graves palabras sobre mi persona de su portavoz femenina pepera en una radio local [imagino que si ella me difamó como portavoz, sería también en su nombre, que para eso es el jefe local de esa centuria… en caso contrario, le pido disculpas al edil opositor y le acepto con naturalidad el saludo]. En fin, tonterías de pueblo chico.
Ya cenadín, me quedé pillado un ratito releyendo ‘Definición de savia’, del inefable Aníbal Núñez, del que tengo trabado un libro a mitad de edición en mis talleres por esas cosas de que a un tipo con representación le resultamos molestos yo y los autores de ese trabajo hermosísimo con inéditos de Aníbal…
Utilizaré versos del poeta que acabo de leer y que vienen al caso: “El nombre de aquello que destruyes / lo menos que debieras saber; y lo bastante / para no destruirlo…”
Con su pan se lo coma.
Y yo, como siempre, haciendo amigos.
De FUMADORAS

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…