Ir al contenido principal

Las guerras olvidadas.


Se nos metió el día en agua y me abrigué para salir al mundo pequeño bejarano, casi un mundo de ultratumba cuando ya no hay verano que sumar ni ha llegado la nieve todavía [aquí vivimos de los espejismos que propician las agradables temperaturas del verano –sobre todo del fresquito nocturno– y del azaroso espejismo de la nieve]. Paseé por Colón y no me encontré un alma [eran las 10:15 horas], lo que me pareció magnífico, pues mi ciudad me gusta así, sola, como abandonada de la gente, tendida para mí solo. Tal circunstancia logró que demorase mi paso para intentar hacerlo eterno.
Al llegar a mi estudio miré el orden del día [la prensa en internet] y vi que Alonso ya dejó de ser rival y Hamilton sonríe, que el Barça goleó, que San Suu Kyi podrá hablar con un tipo de la ONU por gracia del fascio birmano, que hay un ‘acta de Crawford’ que delata a los perros de la guerra Bush y Aznar, que el rey anda quemado por las calles y que Wayne Wang gana la Concha de Oro del Festival de Cine de San Sebastián… lo de casi siempre y como casi siempre, sólo la longitud mediática de lo birmano pone una breve corona en la frente de los informativos, pero junto a esa breve corona está la mierda olvidada: La muerte por uranio, petróleo y diamantes en Angola [ya pasó del millón de muertos], con su Jonás Savimbi desaparecido para respiro de unos y tristeza negra de otros, con cientos de miles de desplazados… una guerra que viene del año 1975 y que jamás salé en los mentideros de papel que nos elaboran las verdades diarias.

El desastre sanguinario de Burundi, sí, aquella cosa posmoderna de hutus y de tutsis que estalló con el asesinato de Melchior Ndadaye en 1993 y que trajo a nuestros ojos cráneos partidos a machete, miembros cercenados a dolor vivo y ojos tristes… hoy están detenidas la negociaciones de paz y Burundi ocupa el lugar del tercer país más pobre del mundo… y nada de nada en los medios mediáticos. Los eternos conflictos de la República Democrática del Congo, con irreconciliables odios étnicos que maquillan los asquerosos intereses económicos extranjeros [diamantes, oro, petroleo, uranio… y la mortal ambición por el coltán –columbita y tantalita– tan solicitado en las nuevas tecnologías para sus componentes]… el saldo de casi dos millones de desplazados y casi cien mil muertos… todo propiciado por la ambición de países tan castos y puros como EEUU, Alemania o Bélgica… y el drama de los niños soldado… poco cuentan los medios, ¿verdad?

El drama de Chechenia, con un 10% de su población muerta o desaparecida en los últimos nueve años –250.000 personas–, con más de 200.000 refugiados apretaditos en Ingushia a una media de 20 grados bajo cero… y todo por el jodido petroleo de paso y por las ambiciones de Rusia y EEUU… no vemos a esos refugiados congelados por la tele. El medio millón de desplazados de la Liberia de Charles Taylor y de Sierra Leona a Guinea Conakry… es el paraíso de las violaciones de derechos humanos, y comenzó todo con la ambición de Francia por los yacimientos de bauxita, ¿qué sabemos por la prensa? La pobreza de Nepal, en donde más de 13.000 personas han perdido la vida de forma violenta… La muerte en Nigeria, una muerte negra en la que tienen demasiado que ver Texaco, Shell o Chevron… americanos, coño. La corta historia de Timor Oriental, con más de 200.000 muertos por violencia y 250.000 refugiados bajo la mirada pasota de Portugal… Y Zimbabwe, y Sudán, y Sri Lanka, y Nagorno-Karabaj, y Kosovo, y Filipinas, y Afganistán [de este conflicto nos enteramos algo porque nos tocan muertos], y Corea, y Argelia, y Colombia…

Pero es más importante que gane o pierda el Barça, que Alonso plastifique su bólido en una curva y que Hamilton sonría… La prensa solo sirve para no comprarla, para no leerla, porque ‘sirve’ siempre a su señor con descaro y con humillación… decide las noticias maquillándolas para modelar nuestra opinión, crea confictos ridículos para ocultar conflictos grandes y ciertos, hace bueno al malo y malo al regular… envenena, vicia, miente y manipula.

(18:33 horas) Siempre sonreí cuando escuché decir o vi escribir a alguien ‘la manito’ en vez de ‘la manita’, pero hoy me tomé en serio buscarle la historia a tal expresión del diminutivo. Después de bucear en internet un ratillo, pues en mis diccionarios y gramáticas no encontré nada, pillé un magnífico artículo de Ángel Rosenblat en el que se da razón al asunto: me descubre Ángel que tanto los términos ‘mano’ como ‘día’ han mantenido desde su origen latino su género a pesar de la terminación, siendo ambos dos casos anómalos en el sistema de la lengua… El caso es que en la mayor parte de España [exceptuendo algunas zonas de Andalucía –mi amigo onubense Diego Mesa dice ‘la manito’, que se lo escuché dos veces durate su última vita a Béjar–] se ha aplicado el sistema general de que los sustantivos femeninos terminan en ‘a’; sin embargo, en la mayor parte de América se utiliza ‘la manito’ manteniendo el origen irregular de ‘mano’, usando el sistema particular de tal anomalía lingüística.
Propugna Ángel que nos detrengamos en el ‘juego armónico’ de las dos fuerzas y no nos dejemos llevar ni por los analogistas que defienden ‘la manita’, ni por los anomalistas que defienden ‘la manito’.
Ambos usos son correctos y abundan en el juego de la lengua.
Y me he quedado satisfecho, coño.
De FUMADORAS

INGLÉS AL DÍA: The one who does do the war?

Comentarios

  1. Se puede decir mas alto, pero no mas claro.Sobran los comentarios.

    ResponderEliminar
  2. Hablando de otoño, los periódicos lo representan, fuente de imágenes, de colores, de collages....
    Estamos en otoño y aquí no hay guerra.

    ResponderEliminar
  3. Luego de la lectura me quedo en silencio, reflexionando...es un honor que pases por mi casa virtual ...
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  4. Además, la prensa, desde el uso de las nuevas tintas, ya no sirve para envolver el bocadillo de sardinas: tiene productos químicos contaminantes.
    La lengua es sabia, nosotros olvidadizos.

    ResponderEliminar
  5. Desde mi despacho sentada cómodamente, tomado mi café y recién retocado mi maquillaje, menos mal te leo, no se me olvide que si mi vida es un coñazo la de muchos otros es una puta pesadilla donde la muerte, violaciones, hambre, humillaciones, dolor y locura es tan real como mi café caliente y mi maquillaje de marca.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …