Ir al contenido principal

Zamora de botas altas con cremallera.






Me tomé mi tiempo de viaje buscando un par de horas libres para pasear algunos espacios salmantinos antes de recoger al bueno de Fernando R. De la Flor y al coleguilla Aníbal Lozano… Mirada discreta a la Casa Lys [tan de Aníbal Núñez…], paseo por el puente romano, ratito en el jardín Ibarrola, itinerario del puente modernista y lujuriosas miradas al río Tormes. Y un frío cabrón que se me metía en los huesos y que lo hizo todo más plástico… un café, unos minutos de espera y encuentro con mis amigos para continuar el viaje sobre un asfalto de palabras y recuedos A. N. [con nota emocionada de Aníbal Lozano sobre la última novela de Tomás Sánchez Santiago, con anécdotas deliciosas de A. N., con paradiña meona, con buen rollo y mucha complicidad].
Y Zamora estaba divina, llena de mujeres con botas altas de cremallera y pechos generosos [A. Lozano lo describe como si comiera pastelillos de crema], bañada en una cosa modernista que me traía a los ojos hermosísimas imágenes de Tamara de Lempicka mezcladas con ese paso marcial y estético de los perfiles románicos.

El encuentro con Tomás fue hermoso [le vi algo Tintín y lleno de calidez… me encantó abrazarle después de tanto tiempo]… y charla, y cigarritos, y más charla con la gente del Foro Cívico de Zamora [tipos interesantes todos], además de la satisfacción de volver a sentir muy cerca al gran poeta Máximo Hernández Fernández.
Y comenzó la mesa redonda con escapada ‘lírica’ de las dos representantes municipales justo al sutil toque de corneta antifascista de mis compañeros de mesa [pero no nos dejaron solos, sino muy bien acompañados].
En la charla salió el afecto hacia la figura de A. Núñez, su decisión de anclarse en un tiempo que no consintió la corona de La Transición, los diversos record’s atléticos del poeta, sus salidas de tono, su percepción genial del mundo y del hombre, su calidad mítica [que es capaz de poner sombra sobre su obra magistral] y algunas circunstancias editoriales y familiares que le hicieron aparecer más cercano, todavía vulnerable y mucho más humano.
Al cierre del acto nos obsequiaron a los ponentes con una obra hermosa de José Luis Alonso Coomonte, la escultura de una hogaza de pan que me encanta mirar sobre mis manos.

Y de allí a la manduca en un lugar que fue también espacio ocupado en su tiempo por Aníbal Núñez, un espacio que recogió la hermosa mirada triste de Concha San Francisco [prima del poeta], el hablar pausado de Miguel Bermejo Sotillo y la humanidad impresionantes de Cristoph, un tipo de Baviera al que no pienso perderle la pista, pues me dio una impresión estupenda conocerle y charlar con él.

Del resto: cambio de cromos, viaje de vuelta confesional y divino con Fernando, test de alcoholemia con mirada absorta de guardia civil por dar un cero patatero en el aparato, recogida en Helmántica de Mª Ángeles y Adrián y fin de fiesta con Guille en la cama muerto de miedo por haber visto una peli de terror infantil, que no infantil de terror.

(17:27 horas) Y que a primera hora me llegaron Jesusote Urceloy y su Marisol con un nuevo amigo, Carlos Sánchez Pérez, y que lo hicieron carlados de regalotes, como unos reyesmagos feliperos y divinos: un cartel auténtico de ‘La dolce vita’ Fellini, el ‘Pura anarquía’ de Woody Allen y una curiosidad sabrosona y ‘soviet’ que bajo el título de ‘Literatura soviética’ contiene textos y poemas bien raritos de escritores siberianos [la edición es del año 1980 y contiene textos de Uluro Ado, Ogdo Axionova, Anatoli Chernousov, Semion Danilov, Mijail Kilchichankov, Afanasi Koptlelov, Casimir Lisovski, Alexandr Plitchenko o Elizaveta Stuart… todos absolutos desconocidos para mí y procedentes de lugares tan fríos como los siberianos sitios de Omsk, Novosibirsk, Kemerovo, Abakan, Krasnoyarsk o Bratsk]… una literatura de bajo tono mediatizada por la temible revolución revenida que llama a la compasión y a la vergüenza ajena.




De FUMADORAS

Comentarios

  1. Qué entrada tan llena de nombres admirables y admirados, de fotos magníficas (incluida la fumadora)y de un recuerdo: Pedro, hace mucho que no vas a Zamora. Hay que remediarlo.
    Saludos. Veo que has cambiado de nuevo el formato. Yo también: he girado viaje para volver al inicio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …