Ir al contenido principal

Bajaba el gitano Manolo a primera hora la cuesta de Colón...

* Caricatura realizada por Mescalina.

Bajaba el gitano Manolo a primera hora la cuesta de Colón cuando me crucé con él. Iba cantando con un cigarrito en la mano izquierda y una birrita en la derecha, con su melena revenida empaquetando su cabeza, sonriendo. Y no me pidió nada al cruzarnos [rara circunstancia, pues siempre me arranca, como mínimo, un cigarro del bolsillo].
Manolo pertenece a esa casta de hermosos vencidos [subtipo ‘carpe diem’] que sobreviven en torno a la Plaza Mayor bejarana, entre los que se encuentran una viejita que toma el sol junto a la iglesia con una bata de boatiné de color azul zafiro, otra que lleva turbante y casi siempre va con un café en la mano, la mujer tranquila y gordísima que fuma compulsivamente y se pasa el día recorriendo el mismo tramo de calle, el sostenedor de las columnas de piedra de Los Portales de Pizarro, los cinco o seis piratas de porrito y risas navegando las sombras, la lunática con bufanda blanca, la abuela gitana de negro absoluto y con pañuelo en la cabeza al estilo posguerra, el taxista en su circuito atlético, la deliciosa casta faraona [auténticos ángeles primarios de luz], el inconmensurable ‘Vítor’ Macías con su constante trasiego de cartones y sonrisas, los negocieros… y también un par de camadas de perros y gatos desastrados que viven a su bola feliz entre la gente de verdad que pisa ese territorio mancillado y virgen a la vez.
Y a mí me encanta pertenecer un poco a este barrio perdulario y ocioso, hacerme voz en él, rematar mi sudario entre sus gentes despreocupadas y felices, caminar junto a los críos que lo llenan y lo vacían, habitarlo con mis ojos mejores [los verdes de verdad] y sentirme uno más de todos ellos, bufón falso entre bufones de verdad.
Este barrio es feliz y me hace feliz con sus contrastes y su gente de verdad.


* Autorretrato realizado en el año 1995.



NOTAS AL CALOR DEL BARRIO

• Conocer y conocerse es la sal de la vida.
• El hombre se funda en pensamiento, existencia y voluntad… ¿qué somos cuando nadamos a la vez en el instinto, la desaparición y el azar?
• La verdad es tan retórica como la libertad… Quien utiliza ambos términos con valor absoluto es un hombre fallido.
• La historia hecha es un fracaso de lesa humanidad… la historia por hacer es la justa mentira de hoy.
• Conocer es jugar con ventaja respecto a los demás.
• El idioma es el muro que hemos de sobrepasar para llegar a la idea. Idiomatizar una idea es hacerla parecer imbécil.
• Se rebela quien piensa y razona… por eso al mundo conservador le interesan los espíritus adormecidos [… y al pensador se le prestigia para anularlo llevándole al estado de narcisismo].
• Solo la muerte nos expresa con valor de verdad. El hombre no es definitivo.
• La ciencia y las nuevas tecnologías propiciarán una revolución contemplativa en el futuro: el trabajo consistirá en contemplar cómo producen las máquinas [buen hallazgo el de hoy, coño: la revolución contemplativa].
• El idioma es tan insanamente limitado, que cuando quiero expresar una idea original, solo alcanzo su parodia o, como mucho, una tergiversación burda de lo que otro ya expresó antes.
• No quiero ser lo que hago, quiero ser lo que quiero hacer.


* Retratos realizados por Palacios.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Ése era mi barrio y veo que no ha cambiado casi nada.
    Me gusta que te guste mi barrio de antaño.

    ResponderEliminar
  2. Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…