Ir al contenido principal

Bajaba el gitano Manolo a primera hora la cuesta de Colón...

* Caricatura realizada por Mescalina.

Bajaba el gitano Manolo a primera hora la cuesta de Colón cuando me crucé con él. Iba cantando con un cigarrito en la mano izquierda y una birrita en la derecha, con su melena revenida empaquetando su cabeza, sonriendo. Y no me pidió nada al cruzarnos [rara circunstancia, pues siempre me arranca, como mínimo, un cigarro del bolsillo].
Manolo pertenece a esa casta de hermosos vencidos [subtipo ‘carpe diem’] que sobreviven en torno a la Plaza Mayor bejarana, entre los que se encuentran una viejita que toma el sol junto a la iglesia con una bata de boatiné de color azul zafiro, otra que lleva turbante y casi siempre va con un café en la mano, la mujer tranquila y gordísima que fuma compulsivamente y se pasa el día recorriendo el mismo tramo de calle, el sostenedor de las columnas de piedra de Los Portales de Pizarro, los cinco o seis piratas de porrito y risas navegando las sombras, la lunática con bufanda blanca, la abuela gitana de negro absoluto y con pañuelo en la cabeza al estilo posguerra, el taxista en su circuito atlético, la deliciosa casta faraona [auténticos ángeles primarios de luz], el inconmensurable ‘Vítor’ Macías con su constante trasiego de cartones y sonrisas, los negocieros… y también un par de camadas de perros y gatos desastrados que viven a su bola feliz entre la gente de verdad que pisa ese territorio mancillado y virgen a la vez.
Y a mí me encanta pertenecer un poco a este barrio perdulario y ocioso, hacerme voz en él, rematar mi sudario entre sus gentes despreocupadas y felices, caminar junto a los críos que lo llenan y lo vacían, habitarlo con mis ojos mejores [los verdes de verdad] y sentirme uno más de todos ellos, bufón falso entre bufones de verdad.
Este barrio es feliz y me hace feliz con sus contrastes y su gente de verdad.


* Autorretrato realizado en el año 1995.



NOTAS AL CALOR DEL BARRIO

• Conocer y conocerse es la sal de la vida.
• El hombre se funda en pensamiento, existencia y voluntad… ¿qué somos cuando nadamos a la vez en el instinto, la desaparición y el azar?
• La verdad es tan retórica como la libertad… Quien utiliza ambos términos con valor absoluto es un hombre fallido.
• La historia hecha es un fracaso de lesa humanidad… la historia por hacer es la justa mentira de hoy.
• Conocer es jugar con ventaja respecto a los demás.
• El idioma es el muro que hemos de sobrepasar para llegar a la idea. Idiomatizar una idea es hacerla parecer imbécil.
• Se rebela quien piensa y razona… por eso al mundo conservador le interesan los espíritus adormecidos [… y al pensador se le prestigia para anularlo llevándole al estado de narcisismo].
• Solo la muerte nos expresa con valor de verdad. El hombre no es definitivo.
• La ciencia y las nuevas tecnologías propiciarán una revolución contemplativa en el futuro: el trabajo consistirá en contemplar cómo producen las máquinas [buen hallazgo el de hoy, coño: la revolución contemplativa].
• El idioma es tan insanamente limitado, que cuando quiero expresar una idea original, solo alcanzo su parodia o, como mucho, una tergiversación burda de lo que otro ya expresó antes.
• No quiero ser lo que hago, quiero ser lo que quiero hacer.


* Retratos realizados por Palacios.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Ése era mi barrio y veo que no ha cambiado casi nada.
    Me gusta que te guste mi barrio de antaño.

    ResponderEliminar
  2. Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …